Amazon dice tener "demasiado espacio" después de construir de almacenes logísticos de manera masiva durante la pandemia, pero los expertos del sector no están preocupados

Trabajador de amazon
REUTERS/Mike Segar

Amazon tiene demasiados almacenes y no suficientes pedidos, según han explicado recientemente los ejecutivos de la compañía tras la publicación de los últimos resultados trimestrales. El gigante del comercio electrónico registró una pérdida en los primeros tres meses del año de 3.600 millones de euros, la primera desde 2015, y las acciones de Amazon cayeron más de un 12% en la sesión posterior a conocerse esas cifras.

Aunque un factor clave detrás de esa pérdida trimestral fue una pérdida de 7.200 millones de euros en la participación que tiene Amazon en el fabricante de vehículos eléctricos Rivian, el aumento de los gastos de funcionamiento de la enorme red de almacenes de la compañía fue un lastre adicional para los resultados de Amazon.

"Tenemos demasiado espacio en este momento en comparación con nuestros patrones de demanda", ha explicado el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, subrayando que la compañía planea moderar la actividad de arrendamiento de nuevos almacenes. 

Pero los analistas y los expertos explican que la parada de los nuevos almacenes no es una señal de que el gigante del comercio electrónico esté en serios problemas. Y de hecho, el exceso de espacio de Amazon podría convertirse en una ventaja. 

Una trabajadora de un almacén de Amazon muestra en TikTok cómo gana dinero sin “hacer nada”

Con el fin de satisfacer la demanda creada por la pandemia, Amazon duplicó en sólo dos años su red de distribución que había construido durante los 25 años anteriores a 2020, según escribieron los analistas de Morgan Stanley en una nota de investigación enviada a inversores el pasado viernes.

La expansión dio lugar a una carísima red de almacenes que afectó a la rentabilidad de la empresa. Los márgenes de la división de comercio electrónico de Amazon en Norteamérica cayeron en negativo a finales del año pasado, ya que el aumento de los costes superó a las ventas, según el informe trimestral de resultados de la empresa. Amazon dijo que el exceso de capacidad, la pérdida de productividad y la inflación le costaron a la empresa 5.600 millones de euros el pasado trimestre. 

Los analistas de Morgan Stanley y Wells Fargo han anticipado que el aumento de las ventas solucionará el "exceso de capacidad" a finales de año. El músculo logístico extra podría convertirse en una ventaja que impulse la rentabilidad en el próximo cuarto trimestre, el periodo de mayores ventas del año para Amazon.

"Estaremos muy contentos de tener esta capacidad en el tercer trimestre, cuando llegue el Prime Day, porque eso siempre supone un gran aumento tanto de inventario como de pedidos, y desde luego en la temporada de vacaciones navideñas", aseguró Olsavsky tras la presentación de resultados.

Efecto látigo 

Olsavsky ya anticipó el frenazo a nuevos centros de distribución durante una conferencia con inversores el pasado mes de febrero, cuando dijo que las urgencias de la compañía para satisfacer la demanda impulsada por la pandemia y el mantenimiento de las velocidades de entrega a los clientes podría conducir a una "sobreconstrucción", según una transcripción de la llamada de Sentieo. 

El director financiero dijo que la compañía estaría "moderando" los nuevos arrendamientos de centros de distribución en 2022 en esa misma llamada. 

"Nos pusimos literalmente en contacto con todo aquel que pudimos para gestionar el volumen [de demanda] que vimos", explicó Olsavsky el pasado jueves. "No queríamos que el espacio fuera limitante. Incluso con esa intención, tuvimos que esperar hasta el segundo trimestre del año pasado para sentir que teníamos suficiente espacio".

Marc Wulfraat, presidente de la empresa de logística MWPVL International y experto en la red de almacenes de Amazon, ha dicho a Business Insider que la retracción que la empresa detalló ya está en marcha, y es más drástica que en periodos similares del pasado. Pero Amazon todavía está en proceso de añadir al menos 25 millones de metros cuadrados a su red de distribución de Estados Unidos este año.

"Se trata de proyectos plurianuales y la empresa no puede detenerse en un momento dado debido al importante capital que ya está comprometido", explica Wulfraat. 

Amazon invirtió 600 millones en España en 2021, la cifra más alta en los últimos 5 años

Además, el exceso de capacidad podría ser una ventaja para Amazon, según sugiere Wulfraat. La empresa podría "acabar vendiendo su exceso de capacidad para generar ingresos que paguen sus propias operaciones". Los alquileres de los grandes almacenes aumentaron un 16% el año pasado, al tiempo que las cuotas de desocupación se desplomaron, según CBRE, lo que indica una fuerte demanda de espacio para almacenes en general.

Amazon no será la única empresa que descubra que ha construido más capacidad de la que necesita este año, explica Scott Ruffin, fundador de Amazon Air y ahora CEO de la empresa de logística Pandion. 

"Sucede todo el tiempo. Al construir una red que requiere mucho capital y al adaptarla a la demanda, siempre se corre el riesgo de que se produzca el efecto látigo", explica Ruffin. "Es algo así como un adolescente que aprende a conducir un coche. O se pisa el acelerador o se pisa el freno. Retroceden con fuerza y luego vuelven a ir rápido".

Otros artículos interesantes:

Así vive y gasta su dinero Jeff Bezos, el fundador del imperio de Amazon que ahora busca colonizar el espacio con Blue Origin

Amazon invirtió 600 millones en España en 2021, la cifra más alta en los últimos 5 años

Una trabajadora de un almacén de Amazon muestra en TikTok cómo gana dinero sin “hacer nada”

Te recomendamos