Extremidades 'milagro': las personas amputadas pueden controlar este brazo robótico con la mente

Brazo que se controla con la mente

Neuroelectronics Lab/Universidad de Minnesota

Lo que otrora parecía un sueño, hoy es una realidad: la de la posibilidad de que personas amputadas controlen extremidades robóticas solamente con la mente. 

El último grito en brazos robóticos viene de investigadores del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Minnesota y se trata de una prótesis inteligente que puede ser manipulada solo con el pensamiento de su portador, gracias a la ayuda inestimable de la inteligencia artificial.

Tal y como detallan desde el comunicado de prensa, esta tecnología robótica es menos invasiva y tiene una precisión mucho más elevada que otras predecesoras. No precisa sensores musculares sutiles, ni un sistema de cables y arneses controlado por los hombros o el tórax, que además de ser engorrosos, requieren meses de práctica para las personas amputadas.

El nuevo trabajo revisado por pares ha sido publicado en el Journal of Neural Engineering, donde se describe el pequeño dispositivo implantable que se adhiere al nervio periférico del brazo de una persona. 

"Es mucho más intuitivo que cualquier sistema comercial"

Al combinarse con una computadora con IA y un brazo robótico, el aparato es capaz de leer e interpretar señales cerebrales, permitiendo a personas con una extremidad superior amputada controlar la prótesis con la mente.  

Uno de los investigadores, Jules Anh Tuan Nguyen, ha destacado que el brazo robótico inteligente es "mucho más intuitivo que cualquier sistema comercial". Mientras que en otros casos un paciente tiene que activar los músculos del brazo para mover un dedo, en este caso pensar en mover un dedo es lo que activa la prótesis. 

Esta increíble mano robótica puede sostener un huevo sin romperlo, verter bebidas y estrujar latas de cerveza

"Nuestra tecnología interpreta la señal nerviosa directamente y conoce la intención del paciente", explica orgulloso. Una de las principales ventajas es la incorporación de inteligencia artificial, que se sirve de aprendizaje automático para ayudar a interpretar las señales del nervio. La IA analiza los datos y llena los vacíos para saber qué sucede. 

La tecnología no es solamente útil para las personas amputadas de alguna de las extremidades superiores, sino también para pacientes con trastornos neurológicos y dolor crónico. El microchip podría desbancar en el futuro a las cirugías cerebrales invasivas, permitiendo acceder a las señales cerebrales a través del nervio periférico.

Por el momento, el invento requiere cables atravesando la piel para conectarse a la interfaz de IA exterior y al brazo robótico. Si en el futuro pudiese conectarse a un ordenador de forma remota, sería posible aplicar la tecnología a la capacidad de controlar aparatos a distancia con la mente, como un coche o un smartphone.

En los últimos tiempos, otros brazos robóticos nos han sorprendido con el poder de vestir y desvestir a ancianos o personas con movilidad reducida, pasear de la mano de otros o tocar el piano con suavidad a la vez que presume de una fuerza de récord. 

Otros artículos interesantes:

El MIT diseña un brazo robótico que podría ayudar a la gente mayor a vestirse

AiFoam, el futuro de las prótesis: esta espuma inteligente permite a las manos robóticas curarse como la piel humana y reconocer objetos cercanos

Mover exoesqueletos con estímulos mentales ya es una realidad: en Francia un hombre paralítico logra caminar gracias a sensores implantados en el cerebro

Te recomendamos