La primera mujer española en volar al espacio con Virgin Galactic es una emprendedora que compró su billete hace 13 años: "Habrá precios más asequibles cuando se democraticen los viajes espaciales"

Ana Bru.
Ana Bru.
Sintetia
  • A escasos días para la llegada de Richard Branson al espacio, Ana Bru, una de las primeras compradoras de un billete de Virgin Galactic, y emprendedora que vende dichos pasajes en España y Andorra, repasa los pormenores de este tipo de viajes comerciales a las estrellas.
  • La dueña de una agencia de viajes de lujo cree que debido al interés de las compañías privadas por democratizar el espacio, los precios acabarán siendo más asequibles. "Seguirán habiendo experiencias caras y exclusivas, pero también llegarán ofertas".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Compañías privadas como Blue Origin, SpaceX o Virgin Galactic llevan años allanando el camino para la existencia de vuelos espaciales comerciales. Si todo va bien, este domingo 11 de julio sobre las 3 de la tarde (horario español), será precisamente Virgin Galactic la primera en dar un avance importante en este objetivo: despegará la nave espacial VSS Unity llevando en su interior al fundador de la compañía, Richard Branson, junto con otros 3 empleados de la compañía.

Entre muchos hitos, el lanzamiento será el largamente esperado primer vuelo del empresario multimillonario Branson al espacio, un anhelo que no ha dejado de recordar en sus últimas entrevistas. 

No es la única persona sin formación profesional para ello que sueña con viajar al espacio. Más allá de otros emprendedores como Jeff Bezos (que realizará su primer periplo espacial el 20 de julio) o Elon Musk, ya hay gente que ha comprado billetes para los primeros vuelos espaciales comerciales.

Una de estas primeras compradoras es Ana Bru. Si se habla de tiempos de espera, el suyo es extensísimo: compró su billete para volar al espacio con Virgin Galactic hace 13 años, y calcula que aún debe tener paciencia al menos durante un año y medio más antes de que llegue su turno. Cuando ocurra, se convertirá en la primera mujer española en volar al espacio.

En una entrevista reciente para el programa Islàndia, de la emisora Rac1, Bru explica el motivo principal por el que adquirió su billete hace 13 años tras pagar unos 170.000 euros: "Si voy a vender mis propios billetes al espacio, necesito saber cómo es la experiencia, tener conocimiento de ella".

Y es que además la agencia de viajes de esta emprendedora, BRU&BRU Exclusive Travel Designer, es la única representante de Virgin Galactic en España y en Andorra. Bru explica que su empresa fue elegida expresamente por Branson para vender sus billetes hace precisamente 13 años, y ese fue el detonante para que ella decidiera ser una pasajera espacial más. 

La agencia de viajes de Bru, especializada tanto en experiencias como en clientela elitista, ya ha vendido 15 billetes hacia las estrellas. Cuando se le pregunta si algún turista espacial ha decidido darse de baja tras tanto tiempo de espera, la emprendedora asegura que ha habido 2 casos y que ambos han ocurrido por motivos médicos. El tiempo pasa, y no perdona.

Durante más de una década de espera, Bru ha realizado numerosas pruebas en simuladores de Virgin Galactic para prepararse para el viaje. "En casos como estos es mejor realizar la experiencia sabiendo cómo será", explica. Ya ha visto su futuro traje espacial, ha podido tocar la nave VSS Unity y se sabe al dedillo cómo irá la operación de este domingo y las próximas.

"La nave despegará junto con un cohete auxiliar en el centro de operaciones de la compañía, en Nuevo México. Cuando se encuentre a 10 kilómetros de altura, el cohete se separará y entonces la nave recorrerá aproximadamente 90 kilómetros en solo 90 segundos, yendo a más a 4.000 kilómetros por hora".

El centro de operaciones de Virgin Galactic.
El centro de operaciones de Virgin Galactic.
Virgin Galactic

Virgin Galactic

"En ese momento habremos llegado a la estratosfera. No es la órbita, ni la luna. Es la distancia máxima permitida por las regulaciones de los Estados Unidos, pero desde allí puedes notar los efectos de la ingravidez y ver la curvatura del planeta. En los primeros viajes, los turistas podrán desabrocharse los cinturones, ver la Tierra desde las 12 ventanas disponibles o disfrutar de la ausencia de gravedad".

5 minutos después, toca volver a los asientos, abrocharse los cinturones y experimentar un descenso vertiginoso hasta los 10 kilómetros de altura que Bru describe "como descender dentro de un ascensor veloz durante otros 90 segundos. Lo sé por las simulaciones". De regreso al cielo terrestre, la nave estará unos 40-56 minutos en el aire para que los clientes puedan volver a habituarse a las leyes de la física de toda la vida.

Tras leer este resumen de cómo serán estos vuelos espaciales de Virgin Galactic, puede que estés pensando que son 5 minutos breves y caros, al haber costado 170.000 euros. Bru no lo ve de esa forma: "Quiero volar al espacio porque adoro las experiencias nuevas y he heredado las ganas de mi padre, empresario también, de ser la primera en llegar a nuevos lugares".

La dueña de BRU&BRU Exclusive Travel Designer aclara que sus primeros clientes tienen sueños similares: "Muchos de ellos son personas que llevan desde pequeñas soñando con llegar a las estrellas, pero que, por desgracia, jamás han podido formarse como astronautas".

De todas formas, ella cree que inevitablemente los precios bajarán una vez se democratice el viaje al espacio. "Será inevitable que haya ofertas, vuelos más baratos (y otros más exclusivos y caros todavía, claro). Virgin no es la única empresa con este objetivo. En unos años tendremos un vuelo por semana, luego 2, luego 3, luego uno diario...2. Tendremos vuelos como el que he contado, pero también habrá lanzamientos verticales…".

Precisamente Bru adelanta que Branson tiene novedades al respecto; encomienda a los que sigan el vuelo en directo (a través de la página oficial de Virgin Galactic) a que se queden después de la experiencia o estén atentos a los titulares que vendrán después, "ya que Branson tiene un anuncio importante que hacer sobre nuevas posibilidades y oportunidades para más personas".

En cuanto a las críticas hacia Virgin y compañía por querer "ocupar" el espacio, la emprendedora española prefiere centrarse en lo positivo. "Estos vuelos comerciales también significarán grandes avances para la ciencia. Las naves de Branson por ejemplo acabarán llevando satélites instalados, y estos pueden detectar tsunamis u otros desastres naturales con mayor antelación que los satélites normales. Es solo un ejemplo de lo que está por llegar".

Otros artículos interesantes:

Virgin Orbit se adelanta a SpaceX y hace historia al poner un satélite en órbita desde un avión

Richard Branson, el millonario que se perdió el primer viaje espacial con tripulantes de su empresa para organizar un concierto por la ayuda humanitaria en Venezuela

El multimillonario Richard Branson pretende hacer un vuelo al borde del espacio el próximo 11 de julio, batiendo los planes de Jeff Bezos

Te recomendamos

Y además