Llevo 2 semanas usando BeReal, la app que quiere acabar con el postureo y triunfa entre la generación Z, pero hay algo que no me convence

Interfaz de BeReal. Una foto al día. Ni memes ni influencers.
Interfaz de BeReal. Una foto al día. Ni memes ni influencers.
BeReal

Si no has oído hablar de BeReal hasta ahora, quizá no eres tan joven como pensabas. 

Incluso para mí, que me paso el día leyendo y escribiendo sobre tecnología y plataformas digitales, y se a qué se refieren los chavales cuando dicen "grindear", me ha pillado con el pie cambiado. 

Antes de escribir este artículo los boomers me hacían gracia, ahora ya no tanto. Al principio de descargarme la app todo fue bien, era algo nuevo y divertido. Luego se ha acabado convirtiendo en una auténtica condena. 

Esta es mi experiencia de 2 semanas probando la red social de la que todo el mundo habla.

¿Qué es BeReal?

BeReal es la app anti redes sociales. Su lógica va en contra de todo lo que hacen el resto de aplicaciones como Facebook, Instagram o Twitter. 

Dentro de ella no hay un mar infinito de fotos y vídeos. No hay postureo, ni memes, ni influencers, ni paisajes espectaculares, ni recetas, ni siquiera criptobros intentando venderte la última estafa piramidal o un curso online de inversión. Solo están tus amigos y un fragmento aleatorio de su día a día. 

Eso sí, la adicción que genera y el FOMO (Fear of missing out) es brutal. Para mí, casi peor que el resto de sus competidoras. 

En un artículo de Buzzfeed una chica comparte que gracias a esta red social se dio cuenta de que sus amigas quedaban sin ella. Doloroso, aunque tampoco va a venir BeReal a contarte cosas que no sepas. 

Esta aplicación nació en 2019 en Francia, pero en los últimos meses ha vivido un auténtico aluvión de descargas en todo el mundo y se ha convertido en un fenómeno social, sobre todo entre la generación Z, por su apuesta por la autenticidad.

¿Cómo funciona?

La dinámica es muy sencilla: Cada día, en un momento aleatorio, recibes una notificación en tu móvil con un límite de tiempo de 2 minutos para que captures una foto de lo que tienes delante, y otra de tu cara (un selfie). Si estás recién levantado, pues foto recién levantado. Así de fácil. No hay más.

Puedes repetir tu BeReal tantas veces como quieras durante la cuenta atrás de 2 minutos, pero una vez que le das a publicar, solo podrás borrarlo y repetirlo una vez. 

Durante estas 2 semanas he intentado ser lo más real posible.

¿Qué pasa si subo la foto más tarde?

No pasa nada, pero entonces no serás un auténtico "real".

Si esperas a estar tomándote una cerveza con tus amigos para enseñar que eres muy sociable, o levantando pesas en el gimnasio, no tiene gracia. No eres real. Lo suyo es recibir notificación y pam, foto con lo que estás haciendo.

Una vez que has subido tu foto, esta se queda colgada en un feed durante todo el día. Tus amigos pueden comentar y darle a una especie de like. Tras 24 horas, esas fotos desaparecen. Tú puedes volver a ver tu catálogo, pero tus amigos no.

Problema: si quieres estar en BeReal tienes que participar. Si no subes tu foto diaria, no puedes ver las del resto de tus amigos. 

Me ha pasado que me daba mucha pereza subir una foto, pero estaba viendo las imágenes de mis amigos difuminadas ahí en el feed, y algo dentro de mí me empujaba a hacerme un selfie rápido para poder ver qué pasaba. La Caja de Skinner, los ratones, su cámara de condicionamiento operante, el chute de dopamina y todo eso tiene algo que ver. Si no sabes de qué hablo, pincha aquí.

Cosas que me han gustado

A veces, he recibido la notificación en la calle. Ser real es una actitud.

Lo principal es que BeReal es gracioso. Por lo que he podido ver la gente se lo toma bastante en serio y sube fotos de cualquier manera. Eso hace que la aplicación guarde su espíritu "antipostureo". Si los usuarios no tienen vergüenza, la app tiene sentido. 

Además, el hecho de tener pequeños círculos de amigos —aunque seguramente hay gente añade a todo el mundo— hace que sea más gracioso todavía. Supongo que en confianza todos nos mostramos como realmente somos, y BeReal va un poco de eso. 

¿Por qué no podría pasar esto en todas las redes sociales? No lo sé. Aunque me alegro de que LinkedIn todavía siga siendo solo LinkedIn, por mucho que otros se empeñen en otras cosas.

Pero es pronto para elaborar ninguna teoría. Quien le iba a decir a Mark Zuckerberg, que montó Facebook para puntuar por su físico a las chicas del campus universitario donde estudiaba, que esa página web acabaría influyendo en las elecciones de Estados Unidos.

También me ha gustado que puedes saber qué está pasando en el mundo en ese mismo momento. Algo parecido a esa escena de Amèlie en los tejados de París cuando se pregunta cosas idiotas. Microfragmentos de la vida de las personas. No es algo nuevo, pero es curioso.

En BeReal tampoco hay filtros. Esto seguramente haya gente que no le haga mucha gracia. En mi Instagram hay auténticos devotos por el filtro Valencia, ese que te hace más moreno, pero ya es hora de ir acabando con eso. Bien por BeReal ahí.

¿Por qué no me convence?

¿Qué pasó con HouseParty?

Lo decía al principio, BeReal se ha acabado convirtiendo en una especie de condena. 

He sentido la presión de tener que subir una foto cada día y eso no me ha gustado. No soy una persona muy activa en las redes sociales, me gusta mirar —sí, soy un stalker— y compartir cosas por privado, pero me da pereza contar todo lo que pasa en mi vida. 

Por eso, BeReal me ha generado una sensación de FOMO bastante grande. Algo está pasando y tú no formas parte de ello. Además, el hecho de que me saltara constantemente la alerta para subir foto mientras estaba trabajando delante del ordenador y luego me encontrara gente a la misma hora subiendo fotos tomando el sol, acabó por irritarme un poco.

Cada vez que alguien sube una foto, te llega una notificación. Poco más que añadir.

La aplicación te vende esa idea de que nunca podrás caer por el agujero del conejo, esa sensación que se usa para referirse a cuando nos sumergimos en cualquier red social y perdemos la noción del tiempo. Como cuando te pasas una hora haciendo scroll infinito hacia abajo y desconectas del mundo.

Sin embargo, eso no es del todo cierto. La función discovery es una locura. Puedes ver las fotos de otras personas sin la necesidad de que sean tus amigos. Es como saber en tiempo real que está sucediendo en el mundo. 

Fotos random de gente random en lugares random. Maravilloso para perder el tiempo.

¿Seguiré usando BeReal? Si, hasta que se pase la moda como ha sucedido siempre. Pasó con Tuenti, pasó con Snapchat y probablemente no te acuerdes ya de HouseParty, pero en la pandemia vivió su momento de gloria.

Como me dijo un amigo al que incité a descargarse BeReal mientras realizaba este experimento: ¿Otra red social más?

Otros artículos interesantes:

Instagram ha hecho mucho más difícil que algunos 'influencers' ganen dinero por publicar Reels

El explosivo crecimiento de los ingresos publicitarios de TikTok superará a YouTube en 2024, y su próximo objetivo es Facebook

No, nadie te va a regalar un iPhone en Instagram: qué debes saber sobre la estafa de moda

Te recomendamos