Pasar al contenido principal

Un analista ve cómo se está acabando el tiempo para el mercado de deuda en tipos negativos: este es el escenario que está esperando antes de apretar el gatillo

Una bandera gigante de Alemania.
REUTERS/Hannibal Hanschke
  • El analista de mercado Kevin Muir de la firma East West Investment Management considera que los precios que se están viendo en el mercado de deuda europea es "absolutamente ridículo". 

  • Además considera que los tipos negativos de las deuda alemana pueden acabar una vez que el Gobierno comience a estimular la economía mediante el aumento del gasto. 

  • Descubre más historias en Business Insider España.

En un mundo con la deuda soberana con intereses negativos, el consenso de mercado todavía no se ha puesto de acuerdo sobre cuándo va a acabar este experimento.

Algunos economistas consideran que es necesario que prenda la inflación y el crecimiento, mientras que otros rechazan la premisa de que la alquimia financiera vaya a terminar con una fuerte caída en los mercados. 

La tesis de Kevin Muir, un estratega de mercado de East West Investment Management, se alinea con este última parte de la argumentación. 

"Si observamos con cuidado el mercado de bonos europeos —el bono alemán está en negativo en alrededor de los 60 puntos básicos — y el epítome de lo que es una burbuja, entonces está garantizado que sufras una pérdida de dinero en base a criterios reales y nominales a no ser que encuentres una forma de venderlo a un tipo negativo mayor", asegura Mur en un podcast de inversión titulado Behind the Markets

"Es absolutamente ridículo lo que está ocurriendo", señala el analista. 

Vamos a analizar esto.

La rentabilidad del bono alemán a diez años está en el -0,67%, lo que efectivamente significa que si un inversor hace una compra, el inversor tiene garantizado perder dinero si se queda con este activo hasta la fecha de vencimiento. Así que solamente hay una manera de tener retornos positivos y es que la rentabilidad del bono caiga todavía más, algo que está lejos de estar garantizado que vaya a ocurrir. 

Leer más: Intereses negativos: cómo funcionan y qué significan exactamente para tu hipoteca o ahorros

En el mundo hay más de 16 billones de deuda soberana que se está negociando con tipos negativos, los inversores alemanas no están solos Gobiernos extranjeros de todo el mundo están emitiendo deuda a tipos negativos, en una forma desesperada de lograr crecimiento y hacer prender la inflación. 

Pero no es tan simple. En vez de hacer aumentar los precios y la prosperidad, Muir considera que estos bancos centrales están creando una nueva burbuja.

Para él, este comportamiento es irracionales, considera que los inversores están extrapolando el actual mercado alcista de bonos que lleva dándose durante 38 años a un horizonte futuro demasiado lejano. Después de todo, solo porque estemos viviendo un el mercado alcista no quiere decir que esta tendencia vaya a continuar en el futuro. 

"Tuvimos la burbuja de las puntos com a finales de los 90, la burbuja del crédito inmobiliario a mitad de los 2000, y ahora considero que estamos viviendo la burbuja de la deuda soberana en los últimos años de la década de los 2010", asegura.

¿Pero que está llevando a que la burbuja pueda explotar?

A ojos de Muir, esto podrá comenzar cuando estos países rompan con el monetarismo extremo y empiecen a gastar. Una vez que el gasto empiece a surgir, este va a llevar a un recorte de los bonos alemanes como si no hubiera un mañana. 

Considera que la relación es simple. El gasto del gobierno finalmente encenderá la chispa de la inflación que presionará a los bancos centrales que están esperándola desesperadamente y la inflación es la archienemiga de los inversores de renta fija. Esto debería llevar a una venta masiva de los inversores con deuda a tipos negativos puesto que esa situación esperarán que suban los tipos a largo plazo. 

Pero hasta que se vea una evidencia concreta del estímulo para comience a dar sus frutos, él no tiraría del gatillo. "He estado esperando a que los alemanes indiquen que tienen deseos de gasta, y cuando ellos lo hagan creen que el bono alemán tendrá los días contados", concluye. 

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además