Pasar al contenido principal

Fridman saca ventaja en DIA: dos casas de análisis optan por Letterone

El inversor ruso-ucraniano-israelí Mikhail Fridman
El presidente de Letterone, Mikhail Fridman Reuters
  • El futuro de DIA está en juego y hay dos planes enfrentados para reflotar a la cadena de supermercados.
  • Letterone quiere convencer a los accionistas de que opten por su fórmula y rechacen la ampliación de capital. 
  • Los accionistas están divididos y Letterone necesita más votos a pesar de que Corporance y Haitong Research aconsejan aceptar la opa. 

Con los dos planes para reflotar DIA enfrentados y sobre la mesa, el consejo de administración y Letterone (Mikhail Fridman) buscan avales para ganarse los votos antes de la junta de accionistas del 20 de marzo que marcará el futuro de la cadena de supermercados. Pocos días después de que el organo decisorio criticara oficialmente el plan del magnate ruso, que quiere quedarse con la compañía por 296 millones de euros, Letterone exhibe qué casas de análisis están a su favor. 

Corporance y Haitong Research aconsejan a los accionistas de DIA seguir la hoja de ruta de Letterone, es decir, rechazar la ampliación de capital propuesta por el consejo (600 millones en una operación acordeón asegurada por Morgan Stanley) y optar por la fórmula rusa: aceptar la opa de Letterone a 0,67 euros por acción para más tarde acometer una ampliación de capital de 500 millones de euros.

Desde Corporance, analistas especializados en aconsejar a los accionistas qué hacer en una junta de accionistas, se mojan sobre la seguridad que les genera el consejo. “Tenemos serias preocupaciones sobre el equipo directivo de la compañía y sus malas praxis a nivel de Gobierno corporativo”, explican. Creen que la compañía necesita “un cambio sustancial en su cúpula” y que “el visto bueno a la ampliación de capital propuesto por el consejo tiene más riesgos para los accionistas que vender sus acciones en la opa Letterone”.

Completan las críticas los analistas de Haitong Researh. Centran sus reproches en los riesgos que existen en la cancelación de la opa de Letterone y  las dudas en la empresa a nivel de gobierno corporativo, por lo que recomiendan vender sus acciones a Letterone a 0,67 euros, al mismo tiempo que mete prisa a los accionistas, alertando de que un retraso en la opa puede abocar a la compañía al concurso de acreedores.

Leer más: DIA decide suspender el pago del finiquito a su exconsejero delegado por las sospechas de delitos

Letterone necesita más votos

Pero para ello es necesario que Letterone consiga el apoyo de buena parte de los accionistas, que ahora mismo dividen sus votos entre diferentes grupos. Los primeros los necesita en la junta, en la que debe hacerse con una mayoría de los votos presentes o representados (el año pasado el quórum fue del 59%); el segundo espaldarazo sería para la opa, en la que se necesita una aceptación mínima de la mitad del 70,99% de la participación de DIA que aún no controla, es decir, necesita sumar un 35,49% del accionariado. 

Pero ya sabe que hay grupos con los que no podrá contar en la cita clave del 20 de marzo. Uno de los más representativos está entre los minoritarios, entre los que destaca la Asociación de Accionistas Defensores de DIA (AADD), que dice representar el 6% de los votos de los accionistas. Esta asociación, presidida por el empresario Rafael del Castillo junto a otros directivos valencianos, ha reiterado su no a los planes de Fridman. 

Otro grupo destacado es la Sindicatura de Accionistas, lideradas por el heredero de Carrefour, quien compone el tercer grupo en esta disputa y cuya cara visible es el empresario Gregoire Bontoux Halley. El empresario francés tiene más del 3% de las acciones de DIA, pero se ha mostrado discreto hasta el momento, sin desvelar qué posición tomará cuando toque retratarse en la junta de accionistas, aunque mantiene contacto con la AADD, según explicaron fuentes cercanas a Economía Digital. 

Leer más: Quién es Mikhail Fridman, el magnate ruso que se ha convertido en el mayor accionista de DIA

Fridman y el consejo, enzarzados

Las posturas entre Mikhail Fridman y el consejo de administración de DIA parecen más distantes que nunca. Hasta la semana pasada, cada parte presentaba su plan ante analistas e inversores en diferentes road shows para recabar apoyos. Pero el pasado viernes, tras el cierre de mercado, el organo presidido por Borja de la Cierva criticó la hoja de ruta de Letterone de manera oficial.

Según declaró el consejo en un hecho relevante ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el plan de Fridman hace agua por cuatro costados: el aumento de capital de 500 millones no resuelve las necesidades del grupo a corto plazo, está sujeto a incertidumbres, no permite a todos los accionistas participar en la creación de valor en el futuro y, además, les somete a una difícil disyuntiva.

Es por ello que Fridman ha contratacado este lunes, exigiendo al consejo de administración de la cadena de supermercados que publique las condiciones de los acuerdos negociados con Morgan Stanley. Letterone, según ha explicado, quiere  poder evaluar la viabilidad de la propuesta del consejo, a quien ha pedido que sea "transparente".

Las hostilidades, que según fuentes cercanas a ambos grupos seguirán mañana, martes, se han centrado sobre la gestión del consejo de administración. Letterone ha solicitado “información adicional” sobre los motivos que explican la reformulación de las cuentas de la empresa de 2017, cuando se llevaron a cabo ajustes a la baja de sus resultados. 

   

 Artículo Original de Economía Digital

Y además