Pasar al contenido principal

La animación española esquiva la crisis del coronavirus impulsada por el teletrabajo y el aumento de la demanda aunque se congelan proyectos a largo plazo y contrataciones

Las Aventuras de Tadeo Jones (2012)
Las Aventuras de Tadeo Jones (2012)

Lightbox Studios

  • La industria de la animación española ha salvado los muebles ante la crisis del coronavirus: el aumento de la demanda y la posibilidad de teletrabajar han sido sus mejores bazas.
  • No obstante, la pandemia también ha dado al traste con todas las contrataciones planeadas y los proyectos por confirmar.
  • El sector espera rebasar los 1.000 millones de euros de facturación en 2020.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Con los platós acumulando polvo y los rodajes cancelados hasta nuevo aviso, cualquiera diría que el mundo del cine ha cerrado sus puertas hasta nuevo aviso. ¿Todo? No. Un sector poblado por irreductibles animadores resiste todavía al coronavirus con una poción mágica que los hace invencibles: el teletrabajo.

Los estudios de animación españoles no sólo han aguantado el embate del COVID-19 en la industria, sino que este no les ha retrasado lo más mínimo en los plazos de entrega. Un ordenador y una buena conexión a Internet es todo lo que necesita el sector para seguir creando y parece que los estudios nacionales lo están consiguiendo. 

Leer más: Pixar lanza un curso de animación digital gratuito en donde podrás aprender todos sus trucos y secretos

"Esta crisis ha puesto de manifiesto que hay una demanda mundial de contenidos de calidad. Todos estamos más o menos confinados y viendo contenidos en televisión o a través de internet y los niños ven animación y, aunque hay un problema internacional de producción, ha aumentado la demanda de contenidos", sostiene Javier Tostado, presidente de Animat, a EFE.

En el cine patrio, la cuarentena está afectando a más de 200 títulos en el sector cinematográfico, "pero dentro de la producción de ficciones es cierto la animación tiene ahora una ventaja frente a la imagen real", asegura José Nevado, director general de la Asociación Estatal del Cine, a Business Insider España. Así lo demuestran los principales estudios españoles, donde la adaptación a la crisis ha sido mucho más benévola que en el resto de sectores.

Su principal baza, y lo que les permite salvar la situación, es el teletrabajo.

"Estamos acostumbrados a trabajar de manera virtual y deslocalizada, pero es cierto que se echa de menos juntarse en el estudio; se pierde creatividad", indica Nico Matji, presidente de la federación española de estudios de animación (Diboos).

Leer más: Los autocines como solución para disfrutar del séptimo arte en tiempos de coronavirus

El también productor de Las Aventuras de Tadeo Jones, ganadora de 3 Premios Goya, se encuentra en plena preproducción de la tercera película de la saga de la mano del estudio Lightbox Animation Studios y sigue con la vista puesta en 2022 como fecha de estreno. "Nos ha pillado con 37 personas en el equipo, haciendo diseños, editando, picando códigos y desarrollando herramientas informáticas, pero con el teletrabajo nos llevamos bien", señala a Business Insider España.

Es la tónica general en la industria. En The Glow Animation, creadores Buñuel en el Laberinto de las Tortugas (Premio Goya 2020), se han encontrado en medio de una vorágine de proyectos que, por lo pronto, les permite seguir trabajando sin alterar sus planes

Leer más: Hollywood se equivoca: los robos de obras de arte no son en realidad ni la mitad de glamurosos a como los pintan

"Nosotros tenemos un estudio físico, pero hemos enviado a la gente a casa a trabajar en remoto. Por encargo, estamos en fase de desarrollo y preproducción de una película irlandesa y un videojuego, además de varios proyectos propios", señala a su vez José María Fernández de la Vega, director ejecutivo de The Glow. "Se avanza más despacio porque no es lo mismo que estar todos físicamente en el estudio, pero al menos seguimos avanzando", sigue. 

No es así con su compañero en Buñuel y responsable de Hampa Studio, Álex Cervantes, que asegura a Audiovisual451 que lo que les ha "salvado" es, precisamente, su buena conexión a internet.

"Casi todos vamos más o menos igual. El principal problema es el acceso con seguridad a los servidores de la empresa; una vez salvado ese escollo, sólo hace falta compartir pantalla, que lo puedes hacer con Google, y seguir trabajando", complementa Matji.

No es la única manera.

En Ilion Animation Studios, que ha pasado a formar parte del ecosistema de Hollywood tras ser adquirida recientemente por la estadounidense Skydance, el método es bien distinto. La productora responsable de Planet 51 (Premio Goya) y Mortadelo y Filemón (2 Premios Goya) cuenta con más de 250 empleados trabajando con escritorios remotos, esto es, trabajar desde casa a través de los ordenadores de la oficina. Su fundador, Ignacio Pérez Dolset, afirma que el impacto del COVID-19 ha sido mínimo, "pero de cara al futuro necesitamos volver a la normalidad".

Leer más: Hollywood compra los estudios de animación españoles Ilion, responsable de 'Planet 51' y 'Mortadelo y Filemón'

"En esta modalidad de teletrabajo las cosas funcionan por la inercia que llevas, pero en algún momento eso se pierde", agrega el productor. La situación se repite en toda la geografía, con otros estudios como Core Animation, Hampa Studio, Ánima, Zinkia, La Tribu, The SPA Studios, Koyi, Wise Blue Studios, 3 Doubles Producciones o Rokyn Animation, que siguen con sus producciones desde los salones de sus casas.

El retraso respecto al trabajo presencial es mínimo, aunque a veces se nota. "Tardas el tiempo que tarda en descargar el fichero y para eso necesitas un servidor potente y un ordenador capaz de manejarlo", explica Matji. 

Leer más: Las 7 mejores películas de animación de Netflix

¿Y los que no cuentan con equipos propios con la suficiente capacidad?

"La mayoría dispone de esos equipos y sólo hacía falta trasladarles la licencia del software o apañarles algún permiso, pero al resto les hemos permitido que se lleven el ordenador de la oficina a casa... Fíjate si la gente está preparada, que al final creo que los únicos que nos los hemos llevado a casa somos la montadora y yo", ríe el productor. El trabajo "de campo" puede continuar, sí, pero los proyectos a largo plazo y las negociaciones son los que se han visto más afectados.

En el caso de Lightbox, cuenta Matji, y de la mayoría de estudios del panorama: "Con el coronavirus todas las negociaciones, tanto las más como las menos avanzadas, han quedado congeladas hasta nueva orden". Lo mismo sucede con las contrataciones.

Leer más: Cuándo abrirán cines, teatros y museos: la cultura volverá a partir de la primera fase de la desescalada

"Nos ha pillado con el equipo dimensionado acorde a los proyectos, así que no estamos contratando a más gente por el momento", explica José Maria Fernández. "Por el momento se puede tirar, pero los reajustes empezarán una vez acaben los primeros compases de producción".

El problema llegará a medio plazo. "Porque claro, incorporar a gente nueva se vuelve mucho más complicado; además, la definición de nuevos procesos o los cambios son más complejos por no estar todos presentes en un mismo sitio", complementa Pérez Dolset. "Continuar con la inercia es lo fácil pero, si se prolongara esta situación, habrá que tomar nuevas medidas".

Leer más: Una película sobre pandemias y una serie de Amazon Prime desbancan a 'La Casa de Papel' y se convierten en las producciones más vistas en España durante la cuarentena

"Al final es por pura prudencia", dice el director, guionista y animador Enrique Gato, ganador de 7 Premios Goya. "Nosotros hemos tenido suerte porque nos ha pillado en preproducción [de la tercera entrega de Tadeo Jones], pero otros ya estaban en producción con toda la plantilla contratada. Imagina gestionar el día a día de 100 a 200 personas completamente a distancia cuando dependes muchas veces de la coordinación con empresas externas de sonido, música o doblaje que en muchos casos están paradas", recalca.

"Nosotros hemos dejado en suspenso 4 contrataciones hasta después del estado de alarma. Ya veremos cómo está el panorama entonces. Por lo pronto hay que invertir en I+D en animación y pensar en buenas ideas para el futuro", concluye Matji.

El sector español de la animación está compuesto por alrededor de 250 empresas, que en 2017 facturaron 654 millones de euros —en 2020 se espera superar los 1.000 millones, con una tasa de crecimiento media anual del 24%— y dieron empleo a 7.450 personas. Aunque representa solo el 4% del negocio audiovisual, la animación aglutina el 20% del empleo y el 9% de la facturación total de la industria.

Y además