Pasar al contenido principal

El epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, dice que "prácticamente no hay posibilidades" de que el nuevo coronavirus vaya a ser erradicado

El doctor Anthony Fauci, junto a Mike Pence y Donald Trump, vicepresidente y presidente de Estados Unidos respectivamente, en una rueda de prensa en la Casa Blanca.
El doctor Anthony Fauci, junto a Mike Pence y Donald Trump, vicepresidente y presidente de Estados Unidos respectivamente, en una rueda de prensa en la Casa Blanca. Associated Press
  • Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, cree que hay pocas probabilidades de que el nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, sea erradicado, según sus declaraciones a NBC Sports este sábado.
  • "Con los viajes globales diarios de literalmente cientos de miles de personas que llegan a los Estados Unidos de todas partes del mundo, no hay ninguna posibilidad de que estemos libres del virus", apunta Fauci.
  • Asimismo, alega a que el brote de SARS de 2002, causado por otro tipo de coronavirus, fue contenido en gran parte porque no se propagó tan rápidamente como el SARS-CoV-2.
  • "[El nuevo coronavirus] es tan transmisible, y está tan extendido por todo el mundo, que incluso si nuestros brotes se controlasen bien y se redujesen drásticamente durante el verano, no hay prácticamente ninguna posibilidad de que sea erradicado", sentencia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y miembro del grupo de investigación sobre el coronavirus en Estados Unidos, cree que "prácticamente no hay posibilidades" de que el virus, que causa la enfermedad COVID-19, sea erradicado, según sus declaraciones al columnista de NBC Sports, Peter King, este sábado.

Aunque muchos aficionados al deporte tienen la esperanza de que el virus esté lo suficientemente controlado como para volver a celebrar partidos de fútbol en otoño, Fauci ha recalcado que dado lo contagioso que es el virus y lo fácil que puede propagarse entre personas sin síntomas, los impedimentos logísticos para celebrar cualquier tipo de evento deportivo en equipo a gran escala serían inmensos.

Para ello, el principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, contrastó la nueva pandemia de coronavirus con el brote de SARS de 2002, que fue provocado por otro coronavirus que es genéticamente similar al SARS-CoV-2, pero que se propagó con menos rapidez.

"Es muy diferente al virus SARS de 2002, con el cual tuvimos un brote de unas 8.000 personas y cerca de 800 fallecidos, pero que conseguimos debilitar gracias a las buenas medidas de salud pública, por la simple razón de que no se transmitió de manera tan eficiente o efectiva de una persona a otra", explica Fauci.

Leer más: La otra cara del desarrollo de la vacuna contra el coronavirus: qué sucederá con la patente y cómo puede España garantizar su acceso a toda la población

Hasta el lunes, había más de 4 millones de casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo.

Sólo en Estados Unidos, 1,3 millones de casos y cerca de 80.000 víctimas mortales. Y, mientras algunas partes del país han visto disminuir el número de casos, la mayoría de los estados no están haciendo pruebas a suficientes personas por día para considerar la reapertura segura de los negocios, según las estimaciones del Instituto de Salud Global de Harvard.

"Es tan transmisible, y está tan extendido por todo el mundo, que incluso si nuestras infecciones se controlasen bien y se redujesen dramáticamente durante el verano, no hay prácticamente ninguna posibilidad de que sea erradicado", sentencia Fauci sobre el nuevo coronavirus.

Asimismo, reconoció a la NBC, que incluso si Estados Unidos consiguiera controlar el número de casos y adoptara medidas de prevención eficaces, sería muy complicado controlar el virus una vez se empiecen a reanudar los viajes internacionales.

"Habrá infecciones en el hemisferio sur, en Sudáfrica, en Argentina, en lugares así", dice Fauci. "Y con los viajes, los viajes globales, cada día, de literalmente cientos de miles de personas que llegan a Estados Unidos de todas partes, no hay ninguna posibilidad de que estemos libres del virus".

Leer más: 7 formas en las que los aeropuertos vacíos se están adaptando durante la pandemia: autocines, morgues y hasta en una sala de conciertos individuales

El nuevo coronavirus es más contagioso y más mortal que otros virus como el SARS o los que causan la gripe estacional, y es casi seguro que no habrá una vacuna contra el COVID-19 cuando llegue la temporada de gripe —que se espera para dentro de 12 a 18 meses, según las estimaciones más optimistas.

Por lo que algunos expertos defienden que, mientras se espera la vacuna, se debería masificar la realización de pruebas de diagnóstico y anticuerpos. Para ello, necesitarían un ejército de rastreadores de contacto para localizar y detener los brotes, y aislar y poner en cuarentena a los infectados.

"Ahora, incluso si el virus se reduce drásticamente en junio, julio y agosto, cuando vuelva en otoño, sería una vergüenza que no tengamos todos los mecanismos para evitar que se propague de nuevo, en mi opinión", lamenta Fauci.

Leer más: Test privados de coronavirus: precios, dónde hacerlos y condiciones

"En otras palabras, suficientes pruebas para examinar a todos los que necesitan ser examinados. Suficientes pruebas para que cuando alguien se infecte, se pueda hacer inmediatamente el rastreo de contactos y el aislamiento para evitar que la infección pase de un par de infecciones a cientos de infecciones. Así es como se controla un brote".

No obstante, una de las principales biotecnológicas que producen y comercializan test de diagnóstico y anticuerpos del coronavirus en Estados Unidos, DiaSorin, cree que las pruebas masivas del coronavirus no son una opción realista.

Y además