Pasar al contenido principal

Un estudio demuestra que un anticuerpo de un paciente curado del SARS puede neutralizar el coronavirus, un importante avance para el desarrollo de vacunas y tratamientos eficaces contra la pandemia

Análisis de anticuerpos en Nueva York
Reuters
  • Un anticuerpo identificado en un paciente recuperado de la enfermedad del SARS en 2003 neutraliza el SARS-CoV-2 causante de la enfermedad COVID-19. 
  • No es la única investigación sobre la posible eficacia de los anticuerpos generados por pacientes que han superado SARS contra el SARS-CoV-2.
  • "Estos resultados allanan el camino para el uso de cócteles de anticuerpos para la profilaxis en personas con alto riesgo de exposición o como terapia posterior a la exposición para limitar o tratar enfermedades graves", concluye la investigación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un anticuerpo identificado en un paciente recuperado de la enfermedad del SARS en 2003 neutraliza el SARS-CoV-2 causante de la enfermedad COVID-19según un estudio recién publicado en Nature

El anticuerpo, llamado S309, neutraliza el nuevo coronavirus al interferir en la acción de la proteína S, clave a la hora de permitir la entrada del virus en la célula. 

De hecho, la proteína S suele ser el objetivo de muchos anticuerpos y también está en el centro del desarrollo de muchas de las vacunas que se están fabricando contra el coronavirus.

Detrás de la investigación está Vir Biotechnology, que está desarrollando dos terapias basadas en el anticuerpo en colaboración con el gigante GSK, con la que espera empezar ensayos clínicos en verano. 

La compañía asegura en una nota de prensa que el anticuerpo también ha demostrado su capacidad para reclutar al resto del sistema inmunitario y acabar con las células que ya estén infectadas. 

No es la única investigación sobre la posible eficacia de los anticuerpos generados por pacientes que han superado SARS contra el SARS-CoV-2. 

El laboratorio Wilson del Scripps Research recuperó un anticuerpo procedente de un superviviente del brote epidémico de 2003 gracias al cual encontraron un punto débil del nuevo coronavirussegún un estudio publicado la revista Science. 

Leer más: "Seguimos siendo muy vulnerables": Margarita del Val, la viróloga que coordina 150 equipos de investigación en el CSIC, asegura que la inmunización natural no es viable y aboga por una app de rastreo

Los autores del estudio aseguraron que el descubrimiento puede guiar el desarrollo de vacunas contra el coronavirus o de terapias con anticuerpos. 

"Estos resultados allanan el camino para el uso de cócteles de anticuerpos para la profilaxis en personas con alto riesgo de exposición o como terapia posterior a la exposición para limitar o tratar enfermedades graves", concluye también la investigación publicada hoy en Nature.  

Las grandes farmacéuticas ya están apostando por las terapias con anticuerpos como tratamientos prometedores para el COVID-19, aunque advierten de que no podrán sustituir a las vacunas y reconocen que la incertidumbre sobre la inmunidad contra el nuevo coronavirus arroja dudas sobre su eficacia. 

Y además