Los anticuerpos de las llamas pueden neutralizar al coronavirus, según un nuevo estudio

Una llama.

Wikimedia Commons/Johann "nojhan" Dréo

  • Científicos del Instituto Rosalind Franklin han demostrado que 2 pequeñas variantes de anticuerpos de las llamas pueden neutralizar el coronavirus, lo cual supone un buen punto de partida de cara a tratarlo en terapias.
  • Los estudios con llamas y otros camélidos para tratar estas infecciones se remontan a hace años, cuando laboratorios de todo el mundo se lanzaron a buscar vías de bloqueo del SAR-CoV-1, el hermano mayor del actual SARS-CoV-2 que causa el COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La mayoría de llamas de criadero están destinadas a la industria textil, pero científicos del Instituto Rosalind Franklin del Reino Unido han encontrado en ellas un recurso incluso más preciado que su lana: sus anticuerpos.

Según recoge un estudio de la revista Nature Structural & Molecular Biology, dos nanoanticuerpos de estos animales pueden prevenir la infección del COVID-19 y bloquear la interacción del virus con la proteína ACE2, que usa como puerta de entrada para entrar en el organismo e infectar a los humanos.

Este proceso, conocido como 'inmunización pasiva', consiste en administrar a un paciente un agente neutralizador del virus, ya sea de curados o de anticuerpos a modo de vacuna, para evitar la infección a posteriori. 

Los anticuerpos humanos, como los de la mayoría de los mamíferos, tienen dos cadenas, la pesada y la ligera, pero los de los camélidos, como las llamas, poseen una variante adicional de anticuerpo de cadena pesada —conocidos como nanoanticuerpos o anticuerpos VHH— que pueden bloquear la interacción del SARS-CoV-2 con el organismo.

Leer más: El coronavirus podría estar mutando, un hecho que podría poner en peligro las vacunas más avanzadas para luchar contra él

Normalmente, este tipo de anticuerpo se utilizan como alternativa a los anticuerpos convencionales para investigar, ya que son pequeños, estables y fáciles de producir, por lo que emplearlos en una situación terapéutica no es para nada descabellado. Estos dos nanoanticuerpos, llamados H11-H4 y H11-D4, apuntan a una región de la proteína "adyacente y ligeramente superpuesta a la región de unión de la ACE2".

De acuerdo con el estudio, ambos neutralizan el SARS-CoV-2. El H11-H4, particularmente, muestra una potencia particularmente alta y una neutralización aditiva con un anticuerpo humano: con estas dos armas biológicas en su poder, ya sea solas o en combinación con otros anticuerpos, los científicos pueden abrir un camino hacia inmunización pasiva de pacientes con COVID-19.

Dado que los anticuerpos derivados de camélidos están muy conservados con sus homólogos humanos y que todavía no hay demasiada información al respecto, el estudio deja claro que éstos generan "respuestas inmunes bajas" en los humanos, pero que es buen punto de partida

Leer más: Bill Gates advierte que la vacuna contra el COVID-19 debería ser distribuida entre los más necesitados para evitar una pandemia "más larga, más injusta y más mortal"

Las llamas, el mejor amigo del hombre contra el coronavirus

Además de las inmunoglobulinas normales (Ig) presentes en todos los mamíferos, "los camélidos, como las llamas, camellos y alpacas, producen un tipo especial que son mucho menos de la mitad del tamaño de los anticuerpos convencionales", explica a National Geographic Daniel Wrapp, investigador en la Universidad de Texas, que realizó un estudio similar hace unos meses

Es una tendencia bastante extendida en algunos laboratorios, que llevan investigando el potencial de los nanocomponentes de las llamas desde hace años. Este estudio, en concreto, comenzó su andadura en 2016, 3 años antes del descubrimiento del COVID-19, anticipando que los coronavirus "tienen un historial de saltos de animales a humanos y generan enfermedades graves"

Gracias a trabajos anteriores, los investigadores sabían que el nanocuerpo para el SARS-CoV-1 (el hermano mayor del actual SARS-CoV-2) se unía, aunque de forma muy leve, con la misma proteína ACE2 que el COVID-19. Tras varias intentonas, lograron probar —en cultivo— que el anticuerpo impedía que el virus infectara las células.

LEER TAMBIÉN: Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

LEER TAMBIÉN: La inmunidad adquirida frente a otros coronavirus podría proteger frente al COVID-19, según nuevos estudios que abren también otras vías para el desarrollo de vacunas

LEER TAMBIÉN: 15 mapas que explican el efecto de los movimientos anti-vacuna en la salud mundial

VER AHORA: Instagram incorpora las pestañas de Reels y Tienda en su nuevo diseño