Los anticuerpos 'traidores' son los culpables del empeoramiento del 10% de los casos graves de COVID-19

Una extracción de sangre para detectar anticuerpos del coronavirus
REUTERS/Susana Vera
  • El 10% de pacientes graves de COVID-19 tiene anticuerpos que se ceban con el propio sistema inmunitario y que empeoran la enfermedad, según los científicos.
  • Al menos otro 3,5% son portadores de mutaciones genéticas que afectan su propia respuesta inmunitaria.
  • Estos hallazgos también explican por qué la enfermedad afecta más a hombres que mujeres: el 94% de los pacientes que presentaron anticuerpos "rebeldes" eran hombres.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Por fin, los científicos han encontrado la explicación de por qué algunos pacientes de coronavirus desarrollan una infección mucho más grave que otros con las mismas características. La culpa la tienen los anticuerpos 'traidores' o 'rebeldes', conocidos por los científicos como autoanticuerpos; es decir, proteínas que atacan al propio sistema inmunitario y que, por ello, empeoran el desarrollo de la enfermedad en personas con determinadas propiedades genéticas.

Así lo demuestran 2 artículos publicados esta semana en la revista científica Science, que "revelan que en una minoría significativa de pacientes con COVID-19 grave, la respuesta al interferón se ha visto afectada por defectos genéticos o por anticuerpos rebeldes que atacan al propio interferón [el sistema de respuesta del cuerpo a diversos patógenos]", explica la citada publicación, que celebra que se desvele uno de los mayores enigmas de la pandemia.

Los científicos descubrieron que más del 10% de los pacientes graves de coronavirus tienen estos anticuerpos 'rebeldes' y al menos otro 3,5% son portadores de mutaciones genéticas que afectan su propia respuesta inmunitaria, ha explicado Europa Press. Es decir, estos estudios explican casi un 14% de los casos más graves de COVID-19 que hasta ahora abochornaba a los investigadores, que no se explicaban la gran brecha de efectos de la pandemia.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) participaron en la investigación. Anna Planas, investigadora del CSIC del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, ha detallado que "los resultados demuestran que diferencias genéticas que existen en la población pueden explicar por qué personas sanas sin enfermedades previas que se infectan con SARS-CoV-2 pueden llegar a desarrollar el COVID-19 muy grave".

Leer más: "No serán vacaciones si no se puede salir de casa", una sentencia reconoce el derecho a recuperar los días libres no disfrutados por el confinamiento

"Que más del 10% de pacientes de COVID-19 grave tenga anticuerpos neutralizantes significa que el propio organismo está bloqueando una importante vía de respuesta contra el virus", ha apostillado Planas. Isabelle Meyts, inmunóloga pediátrica del Hospital UZ Leuven (Bélgica), ha añadido que "nunca ha habido ninguna enfermedad infecciosa explicada a este nivel por un factor en el cuerpo humano" y subraya que el estudio se hizo con pacientes de todo el mundo.

Estos hallazgos también explican por qué la enfermedad afecta más a hombres que mujeres: el 94% de los pacientes que presentaron anticuerpos 'rebeldes' eran hombres. “Nuestra hipótesis favorita es que se trata de un rasgo recesivo ligado al cromosoma X”, dice otro de los investigadores, Jean-Laurent Casanova, genetista de enfermedades infecciosas en la Universidad Rockefeller. "Las mujeres con 2 cromosomas X están protegidas y los hombres, con uno, no".

Sistemas inmunes más susceptibles al COVID-19

Estos anticuerpos 'rebeldes' ya los tenían los pacientes analizados desde antes de contagiarse de coronavirus. Esto implica que estas personas tienen un bloqueo automático en la respuesta viral y, por lo tanto, sus sistemas inmunes son mucho más susceptibles de no solo contraer el COVID-19, sino de que la enfermedad se agrave. Son sistemas inmunes con menor capacidad para hacer frente a la infección.

Los hallazgos pueden tener consecuencias inmediatas en la lucha contra la pandemia a nivel mundial. Para empezar, los médicos y sanitarios podrían usar interferones sintéticos como ya se hace ante otras enfermedades. También hay terapias para eliminar los anticuerpos que actúan como villanos. "Un tipo común de prueba de anticuerpos podría desarrollarse fácilmente y arrojar respuestas en horas", explica Science.

Los resultados de las pruebas de anticuerpos podrían distinguir a los pacientes más regulares de los que tendrían alto riesgo de desarrollar COVID-19 grave, y por lo tanto se podrían ampliar las precauciones a este colectivo para evitar la exposición y también para que sean prioritarios cuando empiece la vacunación, ha afirmado la inmunóloga de la Universidad de California en San Diego, Elina Zúñiga.

Artículo original de Economía Digital

LEER TAMBIÉN: Los fabricantes de vacunas todavía no han incluido a niños en sus ensayos clínicos, lo que demuestra que no son la prioridad y que tardarán más en recibir una posible inyección

LEER TAMBIÉN: Científicos que analizan casos de COVID-19 dan con la clave del paso de grave a mortal del nuevo coronavirus

LEER TAMBIÉN: La estrategia de Finlandia para capear el coronavirus sin contagios y con una economía saneada

VER AHORA: Hay mundo más allá de los perfiles tecnológicos: estas son las habilidades más demandadas ahora mismo, según el CEO de LinkedIn España

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Salud
  3. Ciencia