Apeteat, la startup acelerada por el dueño de Mercadona que quiere que dejes los sándwiches y comas sano tanto en la oficina como en casa, deja atrás lo peor de la pandemia

Fundadores de Apeteat

Apeteat

  • Apeteat es una startup que se encarga de elaborar y repartir comida saludable a las empresas como un beneficio para los empleados.
  • El éxito de su modelo de negocio pasa por la minimización de los costes logísticos con mucha densidad de pedidos por cada punto de entrega, ahora dañado debido al teletrabajo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La alimentación es muy importante, pero eso se suele olvidar cuando se está en el trabajo o se tiene poco tiempo para comer o preparar la comida.

Las jornadas laborales, las tareas del hogar, el cuidado de mayores y niños, entre otros, hacen que en muchas ocasiones se tire de precocinados, se picotee cualquier cosa o se salten comidas.

Apeteat, una startup fundada en 2015, quiere acabar con ese olvido que sufre a veces la salud de los trabajadores y, para hacerlo realidad, ellos mismos reparten a las empresas comida fresca y lista para comer.

"Es como si la comida, que es tan importante en nuestra vida, pasase a un segundo plano mientras se está trabajando, como si fuera un gesto obligatorio que tenemos que hacer para continuar con el día", cuenta Pablo Samaranch, CEO y cofundador de la compañía en una entrevista con Business Insider España

7 soluciones tecnológicas españolas que harán la vida más fácil a bares y restaurantes durante el coronavirus: desde camareros humanoides que reconocen a los clientes habituales hasta robots que tiran cañas

Apeteat está dirigida a las compañías medianas y grandes a las que no les es rentable contar con una cantina. La startup ha implementado un modelo B2B2C, con lo que llega a acuerdos y negocia los precios con las empresas que quieren ofrecer sus servicios, incluso les hacen una web personalizada con un registro único, en tanto que mantiene el contacto con el consumidor final, el trabajador. 

Con los repartos a compañías, la startup ha sido capaz de minimizar los costes logísticos gracias a la densidad de pedidos por cada punto de entrega y eso ha hecho, a su vez, que les sea posible no cobrar adicionalmente por ese servicio.

La startup ofrece menús y medios menús, así como packs de varios platos y menús de plato único con precios a partir de 6,95 euros con postre y pan incluidos. Si los empleados piden la comida antes de las 11 de la mañana, la pueden recibir a las 14 lista para comer. Los platos cambian cada semana.

Esto es lo que les diferencia de sus competidores, según Samaranch: la inmediatez y la posibilidad de ofrecer alimentos frescos

Apeteat

Elegidos por Google Residency y Lanzadera

Pablo Samaranch y Eduardo Liviano, actual COO, fundaron Apeteat en noviembre de 2015 con 50.000 euros de recursos propios después de que el primero ayudase a su primo, David Samaranch, a crear otra startup del sector, FELIX. Samaranch explica que Apeteat nace fruto de un cambio en los hábitos de consumo y en el mundo laboral y de la voluntad de los consumidores de llevar una vida más sana.

Empezaron a operar en septiembre de 2016 y calculan que han probado sus servicios entre 25.000 y 30.000 personas de más de 3.000 empresas distintas, si bien cada día el número aproximado de menús que preparaban era de entre 1.200 y 1.300 antes de la pandemia.

Cuando el negocio se consolidó en Madrid y quisieron dar el salto a Barcelona a principios de este año, adquirieron FELIX y David Samaranch se incorporó al equipo como CPO.

"Él tenía un conocimiento importante de proveedores, de procesos, de cómo funcionaba todo, y nosotros teníamos experiencia en el modelo, marketing y operaciones. Hubo muchas sinergias", explica Pablo Samaranch. 

Ahora, Apeteat está disponible en toda la Comunidad de Madrid y la provincia de Barcelona.

De Mercamadrid a tu sartén en solo unas horas: foodStories, la startup de recetas para 'realfooders'

La startup fue, además, seleccionada por Google para su programa Residency en 2019, en el que han colaborado con el equipo de Google For Startups, así como por Lanzadera, la aceleradora de Juan Roig, el dueño de Mercadona. "Aprovechamos mucho el modelo de calidad incorporado por Mercadona", explica. "Avanzamos mucho desde el punto de vista corporativo".

El siguiente paso es abrir en otras ciudades: quieren empezar a operar en Valencia y en otras ciudades europeas como Lisboa, Milán o París.

La pandemia ha dañado su modelo de negocio

El teletrabajo debido a la situación sanitaria que vive el mundo ha dañado el modelo de negocio de la compañía, ya que no les permite aprovecharse de la alta densidad de pedidos por cada entrega. 

Por eso, no se habían planteado entregar a domicilio hasta el confinamiento de marzo, aunque no les detuvo.

El miércoles siguiente a la declaración del estado de alarma Apeteat ya estaba ofreciendo entregas a domicilio. La manera que tuvieron de reducir los costes en ese momento fue entregar comida para varios días, de ahí la idea de los packs de varios platos. También tuvieron que enfrentarse al cierre por parte de proveedores que vendían, principalmente, a bares y restaurantes.

Apeteat

El fundador ve esta segunda ola como una "bofetada", aunque en septiembre cerraron el mejor mes desde que hay una pandemia y octubre va camino de superarlo.

De no haber habido pandemia, la previsión era cerrar este año con una facturación de entre 2,5 y 3 millones de euros y de entre 8 y 10 millones dentro de 3 años.

Sostenibilidad y solidaridad como valores corporativos

El packaging ha sido una de las grandes apuestas de la compañía, que cambió todo su embalaje de plástico por otro 100% ecológico, biodegradable y compostable hecho de almidón de maíz y papel de bosques responsables.

Además de esta apuesta por la sostenibilidad, Apeteat tiene un fuerte compromiso con los menos favorecidos y dona todas las mermas a organizaciones como Hogar Sí y Social Fooding, en Madrid y Barcelona, respectivamente. "Se tiran decenas de miles de toneladas por parte de los hogares en España. Es altamente vergonzoso cuando hay gente que realmente pasa hambre en España", explica Samaranch.

De la sal sin microplásticos al paté vegetal sin soja: dos jóvenes españoles crean una startup que quiere frenar el cambio climático cambiando lo que comes

Bamba es otra de las organizaciones con las que Apeteat colabora, habilitando la opción al consumidor de hacer una donación. El dinero se destina a un orfanato de Kenia y a un proyecto para mujeres con riesgo de exclusión social.

La compañía vende botellas de agua de Auara, una empresa que invierte el 100% de sus dividendos en llevar agua potable a personas que no tienen acceso a ella y que trabaja para reducir el impacto ambiental. Sus botellas son de plástico reciclado.

Nannyfy y Auara, ganadoras de Insider Pitch: son las startups españolas que más han aportado a la sociedad durante el confinamiento

Estas políticas de responsabilidad social corporativa no se frenaron durante la pandemia: todo lo contrario: nació Apeteat Help, una plataforma a través de la cual centenares de personas han hecho donaciones para ayudar al personal sanitario, que se suman a la comida que les dona la empresa.

"Hemos hecho una apuesta enorme por todo esto", explica Samaranch, que reitera que el fin de la compañía no es solo ganar dinero: se han autoimpuesto la obligación de ayudar a los menos desfavorecidos y regular el planeta.

LEER TAMBIÉN: Naifactory Lab, la startup española que crea lámparas y juguetes creativos con algo que tú tiras siempre a la basura: los huesos de aceituna

LEER TAMBIÉN: La economía de la formación: 7 compañías que invierten millones en formar a trabajadores para que encuentren mejores empleos

LEER TAMBIÉN: The Holistic Concept, el Netflix del bienestar emocional creado en España que gestiona el estrés de los empleados

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Better Capitalism
  2. Startups
  3. Alimentación
  4. sostenibilidad