Pasar al contenido principal

La app de La Liga usa el micrófono del móvil para detectar bares con fútbol pirata

La Liga

La abogada experta en Nuevas Tecnologías Esther Estrella ha descubierto que la app oficial de la La Liga de fútbol española utiliza el micro y la geolocalización del usuario para detectar bares que emiten fútbol pirata.

Supuestamente, la app de La Liga activa el micro cuando la usas para detectar si estás en un bar, y comprueba si están emitiendo fútbol, para descubrir si se trata de una emisión pirata, gracias a la geolocalización.

Hay que aclarar que la app pide permiso para activar el micrófono y la localización, pero hemos encontrado dos motivos muy diferentes en la letra pequeña.

En los términos del servicio que aparecen en la web de la Liga, indican claramente que la activación del micrófono y la geolocalización es para detectar fraudes en establecimientos públicos (bares):

"Sólo en el caso de que nos des tu consentimiento expreso y específico mediante la marcación una casilla habilitada al efecto, te solicitaremos la activación de tu micrófono y geoposicionamiento, así como el nombre de la red a la que estás conectado y la mac de tu wifi, con el objeto de obtener información desde qué lugares se ven partidos de equipos que integran LaLiga y detectar posibles utilizaciones que infrinjan los derechos de propiedad intelectual de LaLiga por parte de establecimientos públicos".

Sin embargo, en la Política de Privacidad de la app de la Liga, en Google Play, se puede leer que el micro y el geoposicionamiento se usan para "realizar estudios de mercado de audiencias de consumo de fútbol":

App La Liga

Dejando a un lado el hecho de que se puedan realizar (o no) audiencias de mercado con el micro de un móvil, sorprende esta excusa tan diferente en la web de La Liga y en Google Play. ¿Tiene algo que ver la aprobación del nuevo Reglamento de Protección de Datos o GDPR, que está sacando a la luz todo tipo de usos peculiares de los datos privados?

Independientemente de las cuestiones legales, La Liga debería plantearse si es ético usar a sus clientes para espiar a los bares con el objetivo de localizar emisiones piratas. Aunque los clientes den su consentimiento.

Te puede interesar