Pasar al contenido principal

Esta app que te permitirá saber el estado de las playas en tiempo real está recogiendo datos durante el confinamiento para saber el impacto del ser humano en las costas

Sea Water Analytics.
Javier Colmenarejo y Javier Moya, fundadores de Sea Water Analytics, con una de las boyas inteligentes. Sea Water Analytics.
  • Sea Water Analytics es una startup con foco en ofrecer un servicio que aporte información sobre la calidad y sostenibilidad de las playas.
  • Mediante el despliegue de un sistema propio de boyas inteligentes, capturan información esencial sobre el estado de las playas a través de una app.
  • Los fundadores buscan contribuir a un turismo sostenible en detrimento del turismo de masas.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Si hay que buscarle el lado positivo a la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, ha sido la recuperación ambiental gracias a las medidas de confinamiento decretadas por los diferentes gobiernos del mundo. Esta reducción del impacto humano en el medio ambiente ha conllevado una notable mejora de la calidad del aire y las aguas.

Para medir este impacto ha nacido Sea Water Analytics, una startup que mediante el despliegue de un sistema propio de boyas inteligentes, capturan parámetros fsicoquímicos (como la turbidez, el pH o el oxígeno disuelto ) que suponen información esencial para conocer el estado de las playas. 

Leer más: Estos investigadores chilenos quieren monitorizar los residuos en las playas mediante satélites

A través de una app, puedes conocer datos relevantes sobre las playas que visitas como la presencia de medusas, la bandera, el oleaje, las mareas o la predicción meteorológica. Los turistas también pueden aportar información a cerca de la ocupación de la playa o si hay cualquier tipo de incidencia. Toda esta información estará disponible en tiempo real.

App Sea Water Analytics.
Sea Water Analytics

Sus fundadores, Javier Colmenarejo y Javier Moya Maier, buscan proporcionar a la población información útil y a los ayuntamientos la implantación de la tecnología IoT en la creación de smart cities con un fin último: contribuir a un turismo sostenible en detrimento del turismo de masas.

Se podrán obtener datos que no hubieran sido recogidos de no haber sido por el estado de alarma

Sea Water Analytics cuenta con un sistema propio de medición de la calidad del agua gracias al cual podrán obtener datos que nunca hubieran sido recogidos de no haber sido por el estado de alarma.

Leer más: Así podrían ser las playas después del coronavirus: cubículos transparentes para mantener el distanciamiento social y evitar contagios

El tiempo de confinamiento pondrá de manifiesto cómo afecta la presencia humana a las playas. La posibilidad de medir dicho impacto permitirá que en un futuro se tomen medidas para la mejora de la limpieza y salubridad de las aguas.

Va a ser posible medir cómo es ese mundo en el que los humanos casi no interferimos, para poder comparar a futuro cuando la actividad humana recupere la normalidad. Desde Sea Water Analytics vamos a medir esos valores de referencia nunca antes registrados con los equipos que desplegaremos en cuanto nos lo permitan las medidas de confinamiento”, apunta Colmenarejo a Business Insider España.

La crisis sanitaria supone, contra todo pronóstico, un impulso adicional para la empresa

La startup se constituyó tras haber finalizado un proyecto piloto en las playas de Jávea (Alicante) que requirió una inversión de 500.000 euros y que cofinanció el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación (CDTi).

"Confiamos en empezar a ser rentables a partir de 2021, si no antes, ya que la situación generada con el coronavirus, pese a lo que podríamos suponer, está suponiendo un impulso adicional, tanto por la motivación extra del equipo para sacar adelante el proyecto, como la concienciación que se ha generado en lo que respecta al medio ambiente y el impacto que tiene la actividad humana sobre él", señala Colmenarejo. La startup espera poder llegar a facturar entre 500.000 y 750.000 euros en los próximos 18 meses.   

El coste, explican, varía en función de los servicios a prestar: qué datos se quieren tomar, el análisis de los datos recopilados, la generación de los informes y la consultoría de ingeniería civil que prestamos a raíz de las conclusiones extraídas. "La horquilla sería de entre 30.000 y 90.000 euros anuales", señalan.

La startup busca en este momento una primera inyección de capital externo para seguir creciendo y mejorando.

Y además