Pasar al contenido principal

Existe un motivo de peso por el que Apple debería comprar Sonos: es un sector donde se está quedando atrás

Apple CEO Tim Cook at the HomePod's unveiling during the company's annual WWDC conference.
Tim Cook, CEO de Apple, en la presentación de HomePod en la conferencia anual WWDC de la compañía. Justin Sullivan/Getty
  • Algunos analistas creen que la compra de Sonos, fabricante de altavoces, por parte de Apple sería un movimiento muy inteligente ya que podría ayudar a la compañía de Cupertino a alcanzar a rivales como Amazon o Google. 
  • El altavoz HomePod con Siri de Apple se ha quedado atrás, sobre todo si lo comparamos con Echo, que domina el mercado. 
  • Teniendo en cuenta que una de las grandes características de Sonos es el diseño, el analista D.A. Davidson cree que podría ser una buena alianza para los de Cupertino. 
  • La expansión hacia el mercado del hogar inteligente es importante para Apple, ya que busca compensar la deseleración de las ventas de iPhone. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Wall Street tiene muchas ideas sobre cómo debería gastarse su dinero Apple, y ahora mismo existe una tendencia generalizada que cree que lo mejor para la compañía de Cupertino puede ser la compra de la marca de altavoces premium Sonos

La medida podría darle a Apple una presencia más potente en el mercado del hogar conectado y en el negocio de audio de alta gama, un sector en el que la organización está más rezagada respecto a Amazon y Google

Tom Forte, un analista de investigación senior en D.A. Davidson, es el último en sugerir esta idea. En una nueva nota fechada el pasado 6 de noviembre, expuso que Sonos sería un objetivo ideal para Apple porque las compañías comparten tres similitudes clave: calidad, diseño y percepción premium

"Del mismo modo que Fitbit llena un vacío de Google en lo que respecta a los datos relacionados con la atención médica, la compra de Sonos podría ayudar a Apple a mejorar en el mercado del hogar conectado, un área en la que creemos que necesita mejoras tal y como demostro su producto HomePod que fue una decepción", apunta la nota. 

De todas formas, Forte no es el primero en sugerir esta idea. Samik Chatterjee, de J.P. Morgan, escribió a principios de año que debería considerarse la compra de Sonos ya que "daría a Apple acceso a hogares con altos ingreos y así podría ponerse a la par de Amazon y Google", tal y como informa MarketWatch.

There's a strong case being made for why Apple should buy Sonos, and it highlights a major area where Apple is falling behind
Justin Sullivan/Getty Images

Leer más: Por qué Apple, Google y Facebook se van a gastar más de 4.500 millones de dólares para pinchar la burbuja inmobiliaria de Silicon Valley

Solo se llevó una pequeña cuota de mercado

Para aquellos que han prestado mucha atención a los lanzamientos de Apple, así como a la de sus rivales en los últimos años, está claro que la compra de Sonos daría muchos beneficios. Echo y Alexa, de Amazon, han estado dominando el mercado, mientras que HomePod apenas ha impactado en el sector.

El gigante minorista en línea reclama tiene el 70% del mercado de activación por voz en los Estados Unidos según el informe de agosto de Consumer Intelligence Research Partners. Google ocupó el segundo puesto con una cuota del 25% de mercado, mientras que Apple solo se llevó el 5%.

Un informe anterior de Voicebot.ai and Voicify publicado a principios de 2019 también encontró resultados similares. Según la encuesta, Echo representa el 61,1% de la cuota de mercado de altavoces inteligentes en Estados Unidos, mientras que Google se llevaba el 23,9%. No hay datos de Apple, pero el estudio tiene una categoría llamada "Otros" que representa el 15% restante. 

El HomePod también recibió malas críticas cuando se lanzó en 2018, principalmente por la funcionalidad limitada que tenía Siri en comparación con Alexa de Amazon y el asistente de Google. Cuando la organización lanzó HomePod quería llevarse una porción del sector. Muchas compañías lanzaron sus altavoces inteligentes con comandos de voz que funcionaban realmente bien en este punto, pero ofrecían una calidad de audio mediocre. 

Apple vio una oportunidad al intentar darle mucha importante al audio. 

El problema es que era mucho más caro cuando salió al público, 350 dólares, frente a sus competidores. Amazon por ejemplo acaba de lanzar por 200 dólares su Echo Studio, un altavoz inteligente premium con buenos altavoces que admiten Dolby Atmos. Esto podría hacer aún más difícil la entrada de HomePod a este mercado.

A Sonos Play 1 speaker
Jesse Grant/Getty

Clave para compensar la desaceleración de ventas de iPhone

Expandirse a nuevas áreas como el audio es más importante que nunca para Apple, ya que busca compensar la desaceleración de ventas de iPhone. La división de wearables, home y accesorios — que incluye productos como el Apple Watch, AirPods y HomePod — marcó un buen cuarto trimestre fiscal. Los ingresos aumentaron a 6,5 millones de dólares que en números es algo tan grande como el negocio del Mac. Esto es crítico para Apple ya que está tratando de disminuir su dependencia del iPhone.

La adquisición de Sonos traería a la cartera de productos de la compañía altavoces tan populares como el Sonos One, lo que expandiría la línea de Apple a otro mercado y dándole una base sólida desde la que poder desarrollar sus propios productos de auido futuros. Y tal y como apunta Forte, el enfasis de Sonos por el diseño de alta calidad podría encajar a la perfección en Apple, algo que podría dar a la compañía de Cupertino lo necesario para poder competir de tú a tú con Amazon y Google. 

Incluso si la compra de Apple parece ser un movimiento inteligente para Apple, es probable que desencadene una mala reacción por las crecientes preocupaciones antimonopolio que rodean a Silicon Valley en los últimos meses. Compañías como Apple, Amazon, Google y Facebook han estado bajo un mayor escrutinio en los últimos meses sobre si su tamaño e influencia están perjudicando la innovación, por lo que la compra de Sonos solo alimentaría esa sensación.

Y además