Apple podría estrenar el primer iPhone con 1 TB de almacenamiento interno, según los últimos rumores

Un hombre pasea con unos iPhone detrás

Reuters

Desde hace ya bastantes años, uno de los puntos flacos de los dispositivos de Apple es que no apuestan demasiado por la memoria interna y la configuración se puede quedar corta para muchos usuarios. 

Ahora, tal y como apunta el analista Ming-Chi Kuo, según recoge The Verge, parece que ese problema se va a terminar —al menos en los modelos de iPhone 13 Pro e iPhone 13 Pro Max—, ya que podrían contar con una opción de hasta 1 TB de memoria

Además, en cuanto a los modelos más básicos —iPhone 13 y el posible iPhone 13 mini— la configuración de memoria interna será de 128 GB, 256 GB y 512 GB y parece que Apple se despedirá de la opción de 64 GB. 

Queda ya muy poco para salir de dudas, ya que la conferencia de Apple tiene lugar el próximo 14 de septiembre a las 19 de la tarde, aunque en esta ocasión parece que ya se le han filtrado muchas cosas a la compañía de Cupertino. 

Desde el posible precio de los dispositivos y su fecha de lanzamiento, hasta cuál será el comportamiento del iPhone con el nuevo chip A15, entre otras cosas. 

Más allá de los iPhone, el analista también espera que Apple revele los AirPods 3, aunque dice Apple mantendrá los AirPods 2 en el mercado. De todas formas, es una de las apuestas menos seguras.

Donde apuntan realmente los rumores es hacia el Apple Watch Series 7 que tendría una pantalla más grande, biseles planos y esferas exclusivas, aunque parece que tendrá una tirada muy corta y limitada por los posibles problemas de fabricación a los que se están enfrentando las tecnológicas. 

Otros artículos interesantes:

Apple alerta sobre el uso de iPhone y las motocicletas: las vibraciones podrían degradar el sistema de las cámaras en algunos modelos

35 nominaciones a los Emmy, el estreno de 'Fundación' y una nueva entrega de 'The Morning Show': la espectacular vuelta al cole de Apple TV+

Qué hace Siri después de escucharte: nuevas demandas contra Apple y Google reabren el debate sobre el posible espionaje de los asistentes de voz