Pasar al contenido principal

Apple reforzará la seguridad de sus iPhone para evitar cualquier posible acceso de terceros, incluso de la policía

RE El CEO de Apple, Tim Cook.
El CEO de Apple, Tim Cook.

AP Images / J. Scott Applewhite

  • Apple está arreglando un fallo de seguridad que impedirá que la policía acceda a los iPhones
  • Apple está cambiando la configuración predeterminada de los iPhones, impidiendo que la gente aproveche un fallo de seguridad para acceder a los dispositivos a través del puerto de carga.
  • La policía a veces lo utiliza para entrar en algunos móviles.
  • En 2016, la compañía se negó a ayudar al FBI a acceder al teléfono del tirador de San Bernardino.

Apple está cambiando la configuración predeterminada de los iPhones para cortar cualquier acceso a teléfonos bloqueados a través del puerto de la carga, según han informado algunos medios.

La actualización de software, publicada por The New York Times, desactivará el puerto Lightning del iPhone una hora después de que el teléfono esté bloqueado. Después de eso, el usuario podrá cargar el teléfono, pero no podrá transferir ningún dato desde o hacia el iPhone a menos que introduzca la contraseña.

La actualización bloqueará a cualquiera que utilice un dispositivo GrayKey, herramienta que puede ser usada para hackear iPhones a través del puerto Lightning.  El uso de estos dispositivos para acceder de manera forzosa a los teléfonos de Apple ha sido una de las controversias que han rodeado a la compañía desde que el FBI pusiera en práctica estos métodos tras la negativa de la empresa liderada por Tim Cook de facilitar el acceso al mismo en el caso de San Bernardino.

Pero Apple insiste en que no está intentando complicar que se aplique la ley

"Estamos reforzando constantemente las protecciones de seguridad en todos los productos de Apple para ayudar a los clientes a defenderse de los piratas informáticos, los ladrones de identidad y las intrusiones en sus datos personales", ha declarado Fred Sainz, portavoz de Apple, en un correo electrónico citado por el New York Times. "Respetamos mucho a las fuerzas de seguridad, y no diseñamos nuestras mejoras de seguridad para perjudicar sus esfuerzos (de la policía) por hacer su trabajo."

Chuck Cohen, un oficial de policía que dirige un grupo de trabajo de la Policía del Estado de Indiana sobre crímenes por Internet contra niños, ha señalado al New York Times: "Si volvemos a la situación en la que de nuevo no tenemos acceso, ahora sabemos directamente todas las pruebas que hemos perdido y todos los niños que no podemos poner en una posición de seguridad".

El experto en ciberseguridad Alan Woodward, profesor visitante de la Universidad de Surrey, se ha mostrado escéptico ante la idea de que los dispositivos GrayKey puedan utilizarse para la vigilancia masiva por parte de la policía.

"El gasto y la necesidad de tener acceso físico al teléfono significa que esto no es algo que se va a utilizar para la vigilancia masiva", ha apuntado a Business Insider. "Es una herramienta forense destinada a buscar pruebas después de un suceso."

Leer más: Estas son todas las novedades que Apple ha presentado en la WWDC 2018

Sin embargo, el blogger de seguridad Graham Cluley ha considerado que la actualización es positiva. "Los ingenieros de seguridad de Apple han trabajado incansablemente durante años", ha señalado a Business Insider, "reforzando el sistema operativo iOS de los hackers. Sería un error reducir la seguridad y la privacidad de cientos de millones de usuarios de iPhone sólo para ayudar a los organismos encargados de hacer cumplir la ley, a los regímenes autoritarios y a los hackers patrocinados por el Estado a descifrar unos pocos teléfonos móviles".

Apple ha chocado en ocasiones con las fuerzas del orden acerca del tema de desbloquear iPhones. En 2016, Apple se negó a cooperar con una solicitud del FBI para desbloquear el teléfono de un hombre armado que, junto con su esposa, mató a 14 personas en San Bernardino en 2015.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, escribió una carta abierta explicando la negativa de la compañía a proporcionar una "puerta trasera" de seguridad para las fuerzas del orden. Finalmente, el FBI pagó a un tercero 900.000 dólares para hackear el teléfono.

"Al tomar esta medida", ha apuntado el profesor Woodward, "Apple ha cambiado la situación a favor de impedir el acceso a los iPhones, pero no durará para siempre".

Business Insider se ha puesto en contacto con Apple para tener su versión de la historia.

Te puede interesar