La fórmula secreta para aprobar los exámenes tipo test: la clave está en cuántas respuestas marcas, y así puedes calcularlas

Examen tipo test

Nguyen Dang Hoang Nhu/Unsplash

  • Si los exámenes tipo test te traen por el camino de la amargura, existe una fórmula secreta que te ayudará a superarlos con mayor facilidad.
  • El truco reside en la cantidad de respuestas que marcas, una cifra relevante que puede marcar la diferencia entre el aprobado y el suspenso. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

A la hora de enfrentarte a un examen tipo test es probable que te coman los nervios, especialmente si las respuestas incorrectas restan o se trata de un formato de preguntas de opción múltiple, lo que complica todavía más la cosa. 

Si aún por encima te encuentras con respuestas del estilo "todas las anteriores son correctas" o "todas las anteriores son falsas" es posible que tu cerebro colapse y des por sentado el temido suspenso.

No te preocupes ni tampoco lo des todo por perdido: existe una sencilla pero efectiva técnica para aprobar exámenes tipo test. 

La clave reside en cuántas respuestas marcas

Para aprobar un examen, el número de respuestas que marcas importa a la hora de minimizar la posibilidad de suspender

Desde la plataforma de recursos educativos para estudiantes y profesores carlospes.com desvelan esta fórmula para superar un tipo test en cualquier tipo de nivel educativo, desde oposiciones a un máster, estudios universitarios, ciclos o bachillerato.  

Primer ejemplo 

Presta atención a este ejemplo para poner en práctica la fórmula para aprobar un examen tipo test.

Te enfrentas a un examen de 20 preguntas, en el que cada respuesta correcta suma 0,5 puntos y cada respuesta incorrecta resta 0,125. Las respuestas en blanco no puntúan. Pues bien, en este caso deberías responder o bien a 15 preguntas o a 20,  jamás otro número. Dicho de otro modo, no deberías contestar a una cantidad de preguntas superior a 15, ni tampoco a 16, 17, 18 o 19; es o 15 o 20. 

Estos son los motivos. En primer lugar, es indispensable contestar a 10 preguntas para aprobar: 0,5 x 10 equivale a 5, la nota necesaria para aprobar. No obstante, respondiendo solo 10 te arriesgas mucho, ya que el margen de error es mínimo, y fallando una estarías suspenso.

Algo similar sucede si contestas a 11: 10 preguntas correctas x 0,5 equivale a un 5, y restándole un 0,125 por fallo tendrías un 4,875, que no bastaría para aprobar. 

Bien, es preciso contestar entonces a un mínimo de 12 preguntas para tener mayor seguridad. Pero, ¿por qué es mejor contestar a 15 preguntas que a 14 o 13? La clave consiste en que cada vez puedes permitirte errar en más preguntas. 

Es decir, que si respondes a 12 puedes fallar una, si respondes a 13 puedes fallar 2, y si respondes a 14 puedes fallar 3. En cambio, si respondes a 15 puedes fallar 4. En realidad, es pura matemática. 

Con 15 preguntas: 11 bien x 0,5 es un 5,5. El cálculo es el siguiente: 4 respuestas mal x 0,125 equivale a 0,5. 5,5 menos 0,5 equivale a 5, permitiéndote obtener un aprobado raspado.

Y si nos vamos al exceso en lugar de al defecto, es mejor responder 15 que 16,17,18 o 19 porque precisas tener al menos 12 respuestas correctas, pero también puedes fallar más a medida que contestas a una mayor cantidad.

Fórmula para calcular el número total de preguntas

Independientemente del formato, puedes calcular la cantidad de preguntas a responder para asegurar el aprobado con la siguiente fórmula: (N/2) + 1 +1 = número óptimo de preguntas a las que responder

Es decir, tienes que dividir entre 2 el número total de preguntas (N) y sumarle 1, más el número de preguntas que mal respondidas restan una bien. 

Por ejemplo, en el caso anterior sería así: (20/2) +1 + 4 (número de preguntas que respondidas mal restan una bien) = 15. Esta sería la cantidad ideal de preguntas para aprobar. 

Si sumas 1 al número óptimo quedaría así: 1 +4 + 15 =  20. La otra alternativa ideal serían, entonces, 20 preguntas. 

Segundo ejemplo

Trasladando el truco para aprobar exámenes tipo test a una prueba de oposición, así se aplicaría la fórmula. Pongamos que el examen tiene 100 preguntas, cada pregunta bien suma 0,1 y cada respuesta mal resta la tercera parte, un 0,033.

La fórmula sería la siguiente: (100(número total de preguntas) /2) + 1 + 3 (número de preguntas incorrectas que restarían una pregunta correcta) = 54.

Es decir, el número óptimo a responder son 54. Es posible conocer el resto de números óptimos a responder sumando 1+3: 58, 62, 66, 70, etc.

Tercer ejemplo

Otro ejemplo para finalizar: con un test de 40 preguntas en el que cada pregunta correcta suma 0,25 y cada pregunta incorrecta resta la quinta parte, 0,05, ¿cuántas preguntas te harían falta para aprobar? 

(40/2) +1 + 5= 26; 1+ 5 + 26= 32; 1 + 5 + 32= 38.

De este modo, deberías contestar a 26, 32 o 38 para aproximarte lo más posible a un aprobado seguro.

LEER TAMBIÉN: Cuántas horas debes estudiar cada día para tener éxito en el examen (y consejos para que tus estudios cundan)

LEER TAMBIÉN: Estas son las 13 categorías de funcionarios del Estado que menos plazas cubren por oposición

LEER TAMBIÉN: Estos consejos te ayudarán a entrenar tu memoria, según los expertos

VER AHORA: Los 10 vídeos más vistos en Youtube en España este año 2020