Pasar al contenido principal

Una consultora inmobiliaria global está usando los datos de sus edificios para disparar la rentabilidad de las empresas y rebajar su impacto medioambiental

Oficina CBRE
CBRE
  • Las compañías que puedan analizar grandes cantidades de datos y extraer valor de ellos serán las que sobrevivan en la economía digital. 
  • CBRE, una consultora inmobiliaria global que el año pasado ingresó más de 20.000 millones de dólares, descubrió que podía usar la información que se generaba en sus edificios para mejorar la productividad de los empleados. 
  • Mike Gedye, director general de servicios corporativos de CBRE para EMEA, ha explicado a Business Insider España cómo se ha aprovechado el potencial de los datos para ofrecer soluciones tecnológicas y los desafíos que han surgido en el proceso. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El mundo se dirige cada vez más hacia una economía basada en los datos, por lo que las compañías que sobrevivan serán aquellas capaces de recolectar, analizar y extraer valor de enormes cantidades de información.

Y eso es justo lo que está haciendo la consultora inmobiliaria CBRE, según ha explicado Mike Gedye, director general de servicios corporativos de CBRE para EMEA, en el encuentro organizado por Microsoft en sus oficinas de Milán para discutir el futuro del trabajo. 

Mike Gedye de CBRE
CBRE

CBRE, con sede central en Los Ángeles, es una compañía de consultoría y servicios inmobiliarios líder a nivel internacional. El año pasado el grupo facturó más de 20.000 millones de dólares, cuenta con más de 80.000 profesionales en 111 países y tiene presencia en España desde 1973. 

La compañía ha recibido numerosos reconocimientos nacionales e internacionales que distinguen tanto el diseño de sus espacios como su fuerza de trabajo. 

El directivo explica que CBRE descubrió que, gracias a la tecnología, podía recopilar una enorme cantidad de información de sus edificios y de la actividad que se realizaban en ellos para mejorar la productividad de los empleados e incluso la eficiencia energética de las estructuras. 

Gedye ha hablado con Business Insider España para explicar cómo CBRE ha aprovechado el potencial de los datos para ofrecer soluciones tecnológicas que han hecho que la compañía ofrezca una nueva dimensión al rol tradicional de la consultoría en el sector inmobiliario. 

Leer más: Las inmobiliarias digitales españolas están captando la atención de los inversores extranjeros, una tendencia que puede revolucionar el mercado

Aprovechar los datos: de gestionar un edificio a centrarse en la productividad 

"No nos consideramos una empresa de tecnología", señala Mike Gedye. "Seguimos haciendo lo mismo que antes pero aprovechando la tecnología para mejorar nuestros servicios", concluye. 

"Vemos las tecnologías como una manera de mejorar nuestra forma de tomar las decisiones", asegura. "El papel que creemos que jugamos ahora es el de desbloquear el rendimiento humano, en vez de simplemente construir un espacio". 

"Antes éramos muy técnicos: construíamos cosas y las gestionábamos", explica Gedye. "Ahora vemos los datos que podemos recolectar del entorno y de la manera en la que la gente trabaja y podemos usarla", señala. 

Según la mentalidad de CBRE, el edificio está allí para servir a una necesidad del negocio y admite que ha cambiado la manera en la que evalúan los propios resultados de la empresa.

"Nuestras métricas solían girar en torno al precio: coste por metro cuadrado", recuerda el directivo. Sin embargo, ahora CBRE mide toda una serie de parámetros que indican si su edificio está sirviendo a la productividad de los empleados: "medimos cosas como si los empleados colaboran entre ellos, la retención de talento o las ausencias en el trabajo". 

Leer más: Google se suma a la ola inmobiliaria e invertirá 13.000 millones de dólares en edificios y nuevos centros de datos

El potencial de la información: optimización de recursos, aumento del rendimiento y reducción del impacto medioambiental 

Los datos que se recogen del comportamiento en un edificio tienen infinitas aplicaciones.

Una de ellas es la distribución más eficiente de los recursos: "puedes descubrir que hay unos baños que no se usan un viernes, ¿para qué dedicar un equipo de limpieza en esa zona ese día?", ejemplifica Mike Gedye. 

También se puede optimizar mejor el espacio que se asigna a cada tarea en una oficina. "No sirve de nada tener una mesa de reuniones de seis personas si los datos muestran que solo se juntan un máximo de tres, sería mejor dividir esa zona", señala. 

Desde CBRE aseguran que consiguen una reducción del 20% de los gastos gracias a la optimización del espacio y de los recursos. En uno de sus casos de éxito en España, el edificio de Alta Diagonal que cuenta ahora con la máxima certificación energética, la compañía asegura haber logrado una reducción de los gastos comunes del 18% y un incremento de las rentas desde 2002 del 20%. 

Sin embargo, el mayor potencial está en utilizar los datos para mejorar el rendimiento humano en el espacio de trabajo. "El empleado ahora es visto como un consumidor y nuestro trabajo es gestionar su experiencia en el espacio de trabajo para que sea lo más satisfactoria posible", explica el experto. 

Esto está directamente relacionado con la productividad y la creatividad de la compañía. En un estudio experimental elaborado con la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, la compañía analiza el impacto de la aplicación de medidas de bienestar mediante la transformación de los espacios de trabajo en el rendimiento de los trabajadores.

La conclusión es que las oficinas más optimizadas con medidas de bienestar —que en el experimento incluían formación en gestión de los cambios y ejercicio físico— suponen un aumento del 60% en la creatividad y de más del 100% en la productividad de los empleados. 

Leer más: Una empresa está probando una jornada laboral de sólo 5 horas a cambio de que los empleados no usen el móvil y mantengan las mínimas conversaciones

Las soluciones tecnológicas de  CBRE también incluyen medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios. "Utilizamos la capacidad predictiva de los datos para adelantarnos a las condiciones externas y adaptar la respuesta del edificio, por ejemplo, bajando o subiendo su temperatura", explica Gedye.

También se controla la luz en el interior, que se adapta a la luz natural que entre del exterior o directamente se apaga si perciben que ya no hay movimiento en el edificio. "La factura se reduce y disminuyen radicalmente las emisiones de CO2 generadas", señala. 

Las cifras de la compañía recogen apoyo a más de 100 clientes del espacio EMEA que, en conjunto, suponen "la gestión de 1.000 millones de euros en gastos de servicios públicos, un ahorro de 23 millones de euros y la reducción de 70 millones de kg de CO2". 

De cara al futuro, la compañía está trabajando en cómo crear espacios personalizados para los distintos tipos de perfiles. "No trabaja igual un profesional analítico que otro más orientado a lo comercial", explica Mike Gedye. 

El espacio de trabajo del futuro contará con una inteligencia artificial que recopile datos del trabajador y vaya continuamente adaptándose a sus preferencias según vaya aprendiendo. 

Para ello, recomienda ser muy transparente con los empleados y dejar muy claro para qué se van a usar los datos. "Las personas aceptarán mejor que se utilicen sus datos si les explicas que será para mejorar su trabajo y si notan los resultados en su día a día", insiste. 

Leer más: 5 ideas de multinacionales, startups y activistas climáticos para convertir cuanto antes el mundo en un lugar más sostenible

Capacitar, contratar y buscar socios: las habilidades, el mayor desafío para CBRE

Una de los desafíos con los que se encontró CBRE fue la necesidad de contar con perfiles más tecnológicos que la empresa no tenía. Gracias a una encuesta que realiza la compañía, descubrió los tres perfiles más necesarios que tuvieron que contratar, según cuenta Mike Gedye: 

  1. Head of user experience: un perfil encargado de crear y monitorizar la experiencia del consumidor. 
  2. Digital transformation officer: es una persona que coge las antiguas formas de trabajar y permite su transición a las maneras digitales. 
  3. Data scientist: una persona con la capacidad para coger una cantidad de datos inmensa, analizarlos y extraer valor de ello.

Sin embargo, además de contratar, CBRE capacita a su propio talento para que puedan irse adaptando a las nuevas demandas de perfiles desde dentro de la empresa. 

"Básicamente, nuestra filosofía es: capacitar, contratar y buscar socios", explica. Esto último es necesario porque muchas veces "simplemente no puedes atraer al talento de ese tipo a nuestro sector así que te alías con socios que sí tienen las habilidades que necesitas", reconoce. 

Y además