Pasar al contenido principal

La ola de ventas puede estar empezando en el mercado: estas son las recomendaciones de los analistas para refugiarte

Trader atento a las pantallas de Wall Street
Reuters
  • Los analistas apuntan que hay diferentes activos que pueden servir como refugio en el caso de que las caídas en los mercados sigan produciéndose en el corto plazo.
  • Julian Emanuel, director de estrategia de derivados de BTIG, explica que en el pasado hemos visto que "hay muchos fondos cotizados (ETF) que suelen batir a la bolsa"
  • Tom Esayye, fundador de The Sevens Report, apunta en una nota que la falta de acuerdo comercial pone en entredicho “el crecimiento global”, por lo que habría que "volver a mirar las carteras". 

Con el mercado entre Washington y Pekín, los inversores se esfuerzan por averiguar dónde colocar el dinero en tiempos de volatilidad. El miedo siempre suele ser el peor enemigo para la operativa, tanto en Europa como en Estados Unidos.

En este sentido, la historia muestra que el oro y los bonos suelen batir a los índices cuando esta tendencia de un temor desmedido comienza a extenderse en Wall Street y otros selectivos de mercados desarrollados.

¿Dónde se puede invertir en este escenario? ¿Cómo nos podemos proteger de los vaivenes de los mercados?

Muchos analistas e inversores creen que las ventas en las bolsas aún no han terminado. Los operadores a menudo miran el Índice de Volatilidad de Cboe, conocido como el "VIX" y considerado uno de los mejores medidores del miedo en la renta variable, para indicar que la capitulación está aquí y que las ventas han terminado.

En este sentido, este indicador ha llegado a escalar hasta el 21, desde el 13 de principios de mes. Justo coincide con las declaraciones realizadas por Donald Trump en las que anunciaba el aumento de los aranceles a los productos procedentes de China. La relación causa-efecto se ha hecho notar desde entonces.

En opinión de Julian Emanuel, director de estrategia de derivados de BTIG, lo que realmente queremos ver es “un grado de miedo” en el entorno bursátil. Ese grado de temor este momento estaría representado “por la evolución del VIX hasta niveles de 30”. Algo que considera que “sucederá en algún momento en el corto y medio plazo” repercutiendo directamente sobre el comportamiento de los mercados. 

En el caso de que el VIX se consolide sobre esa cota, tal y como predice Emanuel, el pasado nos indica que “hay muchos fondos cotizados (ETF) que suelen batir a la bolsa”. Por eso, hay que estar muy atento a esta dinámica para posicionarnos en el momento adecuado, según su punto de vista. 

Leer más: 4 estrategias para evitar que tu cartera pierda valor ante la temida subida de la volatilidad en los mercados

Opciones en un entorno volátil

A través de un análisis de Kensho se identifica que el ETF de bonos de Estados Unidos a más de 20 años de iShares suele plasmar una media del 2,3% en momentos en los que el VIX tiene oscilaciones de más de 10 puntos al alza.

Este estudio también encuentra que tanto el SPDR Gold Trust como el iShares Gold Trust tienen rentabilidades superiores al 0,9% en promedio durante esos repuntes bruscos del índice del miedo. 

Tom Esayye, fundador de The Sevens Report explica que la volatilidad aumentó a máximos de varios meses la semana pasada “cuando el drama de la guerra comercial entre Estados Unidos y China se intensificó inesperadamente”.

De este modo la falta de acuerdo comercial pone en entredicho “el crecimiento global”, por lo que habría que “volver a mirar las carteras” y asegurarse de que estén “aisladas de la volatilidad, lo cual se traduce en salir de los sectores cíclicos hacia sectores más defensivos”.

Además, el aumento en el precio del oro a menudo acompaña al pesimismo del mercado, ya que los inversores prefieren los metales y la seguridad de la deuda gubernamental por sus rendimientos estables cuando las turbulencias afecta a la renta variable.

Essaye añade que las rentabilidades descienden como se esperaría después del repunte de la volatilidad y los datos sobre la inflación decepcionantes, por lo que es momento “de mirar hacia los bonos”