Pasar al contenido principal

Un grupo de arqueólogos descubre una antigua ciudad enterrada a 50 kilómetros de Roma sin cavar un solo metro

Los arqueólogos descubrieron una antigua ciudad enterrada a 30 millas de Roma sin haberla desenterrado nunca
Antiquity Publications Ltd/L. Verdonck

Antiquity Publications Ltd/Lieven Verdonck, Alessandro Launaro, Frank Vermeulen, Martin Millett

  • Los arqueólogos utilizaron tecnología de radar para trazar el mapa de Falerii Novi, una ciudad romana habitada por última vez hace más de 1.300 años, y la encontraron sin cavar una sola onza.
  • Descubrieron nuevas estructuras, como un monumento público sin semejantes directos en la arqueología romana que conocemos.
  • Un nuevo estudio ofrece una ventana a vislumbrar la vida en la antigua Roma, donde la gente disfrutaba de ir de compras, bañarse e ir al teatro.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los arqueólogos ya no tienen que excavar ciudades enterradas para descubrir cómo son en realidad.

Un grupo de investigadores belgas y británicos han cartografiado toda la antigua ciudad de Falerii Novi, a unos 50 kilómetros de Roma, utilizando la tecnología de radar que escanea bajo el suelo. Cuando las ondas electromagnéticas de un radar alcanzan una estructura subterránea, rebotan como una medida que puede ser usada para producir una imagen 3D de lo que fuera la urbe.

Por primera vez, los investigadores pudieron identificar nuevas estructuras sin información previa, como una elaborada casa de baños y un gran monumento público sin semejantes conocidos. También pudieron determinar cómo estaba organizada la ciudad en comparación con otras urbes romanas.

Leer más: Los 10 idiomas más antiguos del mundo que todavía se usan

Aunque Falerii Novi no era tan grande como Pompeya —una ciudad rica enterrada bajo cenizas volcánicas en el 79 d.C.—, tenía sus propias características únicas. Su acueducto, por ejemplo, corría por debajo de las manzanas de la ciudad, así como a lo largo de las calles (el diseño más común para ese período). Los investigadores también encontraron templos en el borde de la ciudad, lo que sugiere un uso sagrado de la tierra.

"Aunque todavía no entendemos cómo funcionaba este paisaje sagrado, el estudio proporciona nuevos conocimientos sobre la variedad de conceptos de planificación que subyacen a lo que a veces se considera incorrectamente como planes urbanísticos romanos 'estandarizados'", escribieron los investigadores. "Al proporcionar un contraste con ciudades más familiares como Pompeya, este trabajo también plantea importantes cuestiones sobre la planificación de las ciudades romanas en general".

Falerii Novi tenía tiendas, baños y templos ocultos

Falerii Novi fue construida alrededor del 241 a.C, pero en menos de 300 años ya era una de las 2.000 ciudades de la antigua Roma. Muchas de ellas fueron enterradas con el tiempo a medida que el nivel del suelo comenzó a subir, o enterradas intencionalmente para que los romanos pudieran construir nuevos asentamientos en la cima.

Los arqueólogos descubrieron una antigua ciudad enterrada a 30 millas de Roma sin haberla desenterrado nunca
Antiquity Publications Ltd/L. Verdonck

Los últimos habitantes humanos de la ciudad se fueron durante el período medieval temprano, alrededor del año 700 d.C. Los descubrimientos de los investigadores belgas y británicos, publicados el pasado martes en la revista científica Antiquity, representan el primer uso de un radar de penetración terrestre para trazar un mapa de toda una ciudad bajo tierra.

Los investigadores determinaron que Falerii Novi tiene la mitad del tamaño de Pompeya: alrededor de 75 acres (unos 300 km cuadrados). Documentar cada uno de estos acres tomó alrededor de 8 horas, dejándolos con más de 28.000 millones de referencias al final del estudio.

Aunque el equipo no fue capaz de analizar cada una de estas referencias, sí lograron enfocar los lugares principales de la villa, que se muestran en la imagen de abajo. El mapa pinta un retrato de la vida hace más de 1.300 años, llena de representaciones teatrales, compras, lugares de culto, ejercicio y baños públicos.

Los arqueólogos descubrieron una antigua ciudad enterrada a 30 millas de Roma sin haberla desenterrado nunca
Antiquity Publications Ltd/L. Verdonck

Antiquity Publications Ltd/Lieven Verdonck, Alessandro Launaro, Frank Vermeulen, Martin Millett

Lo que más llama la atención es un enorme monumento público cerca de la puerta norte, rodeado por un pasillo de columnas. Los investigadores estimaron que este pasadizo tiene más de 160 metros de largo y se abre a la calle. En el interior del monumento, un par de estructuras (cada una con su propia alcoba) se enfrentan entre sí.

"No conocemos ningún edificio similar a esta estructura", escribieron los investigadores sobre el monumento.

Al sureste hay un edificio destinado al mercado y un baño público. Ambos son también nuevos descubrimientos. "Aunque estos edificios entran dentro del repertorio esperado de una ciudad romana, algunos son arquitectónicamente sofisticados, más elaborados de lo que normalmente se esperaría en una ciudad pequeña", escribieron los investigadores.

Leer más: La tumba de Jesucristo es más antigua de lo que se pensaba, según la ciencia

Un templo directamente al sur de la casa de baños se extiende a ambos lados de la ciudad. Al oeste se encuentra un complejo de viviendas, que consiste en dos o tres casas con atrios que, según revelaron los investigadores, habían sido remodeladas varias veces por ladrones de piedras. El complejo también incluye un baño de inmersión, habitaciones abovedadas con calefacción central y un área en forma de U que probablemente sirvió como sala de ejercicios.

Un segundo complejo de viviendas, situado al sur al pie de una ladera, está revestido de pasadizos decorativos. Las tuberías de agua que están debajo de este edificio conectan con el acueducto de la ciudad.

Estos detallados descubrimientos, a menudo oscurecidos por los escombros, "anteriormente sólo eran posibles a través de la excavación", según los investigadores. Su nuevo método de estudio, añadieron, "tiene el potencial de revolucionar los estudios arqueológicos de los sitios urbanos".

Y además