Pasar al contenido principal

Las arrugas en la frente pueden indicar un mayor riesgo de morir por enfermedad cardíaca, según un estudio biomédico

El actor Tom Hardy, durante un evento [RE]
Shutterstock
  • Según un nuevo estudio, las arrugas en la frente pueden ser un síntoma de algo más siniestro que deja atrás la juventud.
  • Un estudio llevado a cabo por la investigadora biomédica Yolande Esquirol sugiere que las arrugas de la frente podrían ser el primer síntoma de una enfermedad cardíaca.
  • El estudio llega a concluir que aquellos con los surcos más marcados en la frente tienen un mayor riesgo de morir de una enfermedad cardíaca que los demás.

No escasean los consejos en internet sobre cómo evitar corregir las arrugas. La mayor parte del tiempo, en cualquier caso, se trata de parecer lo más joven posible: hay más preocupación entre quienes tienen surcos más marcados en la frente que los usuales a su edad, lo cual puede indicar un serio problema de salud.

Es de sobra conocido que el riesgo de una enfermedad cardíaca aumenta con la edad pero, según la investigadora biomédica Yolande Esquirol, las arrugas en la frente podrían ser el primer signo de una enfermedad del corazón.

Las intervenciones médicas y los cambios en el estilo de vida pueden reducir significativamente el riesgo, pero la parte más difícil es la detección precoz de los pacientes de alto riesgo.

Una frente con arrugas puede ser un signo temprano de una enfermedad cardíaca

"No puedes ver o sentir los factores de riesgo como el colesterol alto o la hipertensión", explica Esquirol en una nota de prensa de la Sociedad Europea de Cardiología. "Hemos explorado las arrugas de la frente como un posible marcador porque es simple y visible. Simplemente mirando a la cara de una persona puede saltar la alarma y podríamos darle consejo para reducir el riesgo".

Estudios previos ya habían investigado el alcance de que las características de la edad puedan ser consideradas como indicadores de una enfermedad cardíaca. Por ejemplo, las patas de gallo no han mostrado hasta ahora relación con un mayor riesgo de una enfermedad del corazón.

En los hombres, la pérdida de pelo, las arrugas en los lóbulos de la orejas y el xantelasma (depósitos amarillos o rojos de colesterol bajo la piel), tienen una correlación con un incremento del riesgo de enfermedad cardíaca.

Leer más: 6 sencillas maneras con las que puedes ganar un dinero extra con tu cuerpo gracias a la ciencia

En el último estudio, los investigadores han examinado a 3.200 adultos entre 32 y 62 años a lo largo de 20 años.

Concluyen que la gente con arrugas en la frente tenían un ligero incremento en el riesgo de morir de una enfermedad cardíaca, algo mayor que aquellos sin arrugas. Los participantes con unas arrugas muy pronunciadas también tenían un riesgo de muerte casi 10 veces mayor que el de aquellos sin arrugas.

"Cuanto más arrugas tengas, más incrementa el riesgo de mortalidad por causas cardiovasculares", según Esquirol. Los investigadores no saben exactamente si este es el caso, pero sospechan que puede estar relacionado con la aterosclerosis, una de las causas de ataques cardíacos y otras enfermedades del corazón. "Las arrugas en la frente pueden ser un síntoma de aterosclerosis", añade.

Si bien las arrugas de la frente no son ciertamente un método seguro de detectar el riesgo cardiovascular en comparación con los métodos existentes, podrían ser una señal precoz.

"Es la primera vez que se establece una relación entre el riesgo cardiovascular y las arrugas de la frente, por lo que este descubrimiento debe ser confirmado en futuros estudios, pero está práctica ya puede ser utilizada por las clínicas médicas", según Esquirol.

Te puede interesar