Pasar al contenido principal

Los asesores del consejo de Dia desacreditan el precio de la OPA

Junta General de Accionistas de Dia 2019
Dia
  • Mikhail Fridman cada vez tiene más a su favor la opa lanzada sobre la cadena de supermercados DIA por 0,67 euros por acción. 

  • Rothschild señala en su carta que el precio de la oferta no sería adecuado si la compañía se encontrara en una situación saludable.

  • Fridman siempre se ha mostrado contrario a subir el precio de la opa porque cree que ya ha invertido suficiente dinero en la compañía.

Mikhail Fridman cada vez tiene más a su favor la opa lanzada sobre la cadena de supermercados DIA por 0,67 euros por acción. Ayer, martes, con el visto bueno del consejo de administración, el empresario ruso dio un paso más, aunque algunos de los asesores contratados por el equipo de Borja de la Cierva no desaprovecharon la oportunidad para criticar su hoja de ruta. El punto de discrepancia señalado de nuevo fue el precio que está dispuesto a pagar.

Rothschild, uno de los dos asesores que trabajó para que el consejo emitiera su opinión sobre la opa, quiso señalar que “en circunstancias ordinarias, la contraprestación en efectivo propuesta que se ofrecerá a los accionistas de la sociedad […] no debe considerarse adecuada desde un punto de vista financiero”.

No obstante, las condiciones en las que se encuentra inmersa la compañía  — tiene fondos propios negativos por valor de 98 millones de euros y se enfrenta en mayo a vencimientos de deuda por valor de 912 millones— obligan a considerar la oferta de Letterone, la única que está sobre la mesa, como una opción válida. 

Rothschild también se mostró cauto sobre la evolución del plan de Letterone. La opa está condicionada a varios acontecimientos que deben desencadenarse uno detrás de otro. El primero es que Fridman sume un 35,6% de acciones al 29% que posee; el siguiente es un acuerdo con la banca acreedora, compuesta por 12 entidades financieras que quieren que Letterone pague los compromisos de DIA antes de 2023. 

El último de los pasos, que se daría solo si se han dado los otros dos anteriores, es una inyección de capital de 500 millones, que se podrá adelantar a través de un préstamo participativo que cubrirá íntegramente Letterone. Sobre todos los puntos mencionados, Rothschild es tajante: "Según nuestro leal saber y entender, no se ha cumplido ninguna de estas condiciones".

Fridman no quiere subir el precio

El magnate ruso, por su parte, siempre se ha mostrado contrario a subir el precio de la opa porque cree que ya ha invertido suficiente dinero en la compañía. Considera que los 0,67 euros por acción suponen un desembolso de 296 millones de euros, que deben sumarse a la inversión que ya ha hecho para convertirse en accionista mayoritario y al dinero que invertirá en su plan a cinco años.

Fuentes cercanas al fondo con base en Luxemburgo defienden, además, que el precio de la opa es el que la ley le permite fijar. De hecho, tal y como ya destacó Letterone en el folleto, los 0,67 euros por acción suponen una prima de, aproximadamente, un 56,1% respecto del precio de cotización de las acciones de la sociedad al cierre de mercado del 4 de febrero de 2019 (0,43 euros por acción), última sesión bursátil antes de la publicación del anuncio previo de la oferta.

Los hombres de Fridman, Stephan Ducharme y Sergio Dias, se mostraron confiados ante los analistas la semana pasada, cuando anunciaron la puesta en marcha de un road show para atar ese 35,6% de capital que necesitan. Creen que pueden recabar los apoyos suficientes porque muchos de los titulares de las acciones son inversores institucionales que han entrado recientemente en DIA y no perderían dinero con la opa. 

Con todo, Fridman puede jugar tres cartas más si detecta que durante el periodo de aceptación no consigue el apoyo de suficientes de accionistas. La ley le permite subir el precio de la opa hasta cinco días antes de que finalice el plazo de aceptación (23 de abril), ver casi a tiempo real qué grado de adhesión tiene la propuesta y pedir hasta el día 20 una prórroga de 47 días. 

Los próximos días son importantes. Los hombres de Fridman se reúnen nuevamente con las entidades acreedoras y el jueves, como es habitual, tienen consejo en Londres, donde se encuentra la base de operaciones de Letterone en Europa y desde donde trazarán la nueva estrategia que el grupo debe emprender a partir de la próxima semana, en la que solo quedarán nueve días para que finalice la opa. 

   

Artículo Original de Economía Digital

Y además