Pasar al contenido principal

Así combate Japón el 'karoshi', la muerte por exceso de trabajo

Japon, kiroshi, trabajo
Trabajar horas extra es una forma de vida en Japón, pero algunas compañías están intentando cambiarlo Issel Kato/Reuters
  • En Japón, que los trabajadores mueran por exceso de trabajo es tan común que hay hasta una palabra para este fenómeno: karoshi
  • Después de que una trabajadora de 24 años de la mayor compañía de publicidad de Japón se suicidara en 2015, el gobierno y las grandes organizaciones han empezado a implantar políticas para conciliar la vida laboral y personal. 
  • Algunas políticas son estrafalarias, como obligar a los empleados que trabajan hasta tarde a usar "capas de la vergüenza" moradas y volar drones por la oficina que tocan música cuando es hora de irse.

En Japón, la vida corporativa es tan intensa que hay una palabra para referirse a las personas que mueren por exceso de trabajo: karoshi, que literalmente se traduce como "muerte por exceso de trabajo". 

Miwa Sado, una periodista de 31 años, registró 159 horas extra en un mes en la cadena de noticias NHK, antes de morir de insuficiencia cardíaca en julio de 2013. Dos años después, una empleada de 24 años del gigante publicitario japonés Dentsu saltó desde el balcón de un dormitorio de la compañía, donde vivía, después de trabajar más de 100 horas extra el mes anterior, informa el USA Today.

Esta intensa cultura es producto de la era de posguerra de Japón, donde, en un esfuerzo por hacer funcionar la economía del país, el primer ministro Shigeru Yoshida solicitó a las grandes empresas que ofrecieran seguridad laboral a sus empleados, pidiendo los trabajadores que correspondieran con su lealtad.

Los empleados que pasaban más tiempo en el trabajo fueron recompensados ​​durante décadas hasta que los trabajadores comenzaron a sufrir efectos en la salud y, en casos excepcionales, a morir.

Dentsu
Una trabajadora de Dentsu se suicidó después de trabajar 105 horas extra en un mes Issel Kato/Reuters

Según Nippon, una agencia de noticias japonesa, las compañías tratan de eludir las restricciones que el gobierno japonés ha impuesto a las horas de trabajo en los últimos años, animando a los empleados a falsificar la cantidad de horas extras que trabajan.

Más del 20% de las personas de una encuesta de 10.000 trabajadores dijeron que trabajaban al menos 80 horas extra al mes, según informe de 2016 que examina casos de karoshi y sus causas de muerte. 

Mientras que las grandes corporaciones se ven obligadas a pagar (pequeñas) multas cuando las muertes de sus empleados se califican como karoshi, hay un movimiento más amplio en el país para atacar la raíz del problema: una cultura de trabajo opresiva y autoritaria.

Leer más: Cuando el exceso de trabajo se vuelve un problema de salud

En primer lugar, la dirección de la empresa y los propios compañeros presionan a los empleados para que regularmente trabajen off the clock, es decir, trabajo del que no informan como parte de sus horas extraordinarias, por temor a un retraso en los objetivos. Además, a través de una parte oculta de la Ley de Normas Laborales, las compañías son libres de negociar directamente con los empleados para que trabajen más de ocho horas diarias. 

japón
Los empleados trabajan más de 100 horas extra de manera rutinaria en Japón

Toru Hanal/ Reuters

Pero algunas compañías, incluida una empresa de tecnología de la información con sede en Tokio, están recurriendo a nuevas estrategias para combatir el exceso de trabajo. Según la NBC, la firma obliga a los empleados a usar "capas de la vergüenza" moradas si trabajan hasta tarde el tercer miércoles de cada mes.

La táctica redujo la cantidad de horas extras que los empleados trabajaban a la mitad, afirmó a NBC Yoshie Komuro, director de Work-Life Balance, una empresa que ayuda a las compañías a reducir el trabajo de horas extras.

Otra solución estrafalaria que algunas compañías japonesas han implementado parece sacada de una película de ciencia ficción. Tres compañías le dijeron a NBC que estaban desarrollando un dron para volara alrededor de sus oficinas y tocase música a cualquier empleado que permaneciera por la noche, en un esfuerzo por sacarlos de la oficina.

El primer ministro Shinzo Abe prometió en 2017 instituir reformas para promover un equilibrio entre la vida laboral y social, incluyendo la limitación del número de horas extras que los empleados pueden trabajar y la mejora de los salarios de los trabajadores a tiempo parcial, según Reuters.

Los empleados aún son escépticos.

"Mi compañía dice que está promoviendo la reforma laboral, pero estoy haciendo tanto tiempo extra como antes. Incluso trabajo los sábados", dijo un empleado del banco a Reuters.

Después de todo, este es un lugar donde la firma publicitaria Dentsu solo tuvo que pagar el equivalente a una multa de 5.000 dólares (unos 4.030 euros) después de que un empleado se suicidara por exceso de trabajo.

Te puede interesar

Lo más popular