Pasar al contenido principal

Así se come en ‘el restaurante de Rajoy’

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Europa Press

Durante ocho horas Mariano Rajoy desapareció de los radares mientras el Congreso debatía la moción de censura que impulsaba el PSOE. El presidente de Gobierno se encontraba en un reservado del restaurante Arahy, un elegante establecimiento de la calle Alcalá que brilla con su carta de pescados.

Arahy fue fundado por el chef cubano José Ynglada, más conocido como Mundy en el ambiente, y el restaurante lleva el nombre de su esposa, propietaria del establecimiento. Hijo de españoles, dio una nueva vida al local que antes ocupaba el legendario Club 31, epicentro de la elegancia del fin del siglo XX en Madrid.

A pocos pasos de la Milla de Oro, la puerta de Alcalá que vigila la entrada también es uno de los motivos de decoración del interior que resume intimidad y distinción.

 

Enamorado de tu Restaurante, que pasada.

Una publicación compartida de ARAHY Restaurante (@arahyrestaurante) el

En la entrada se despliega una barra con taburetes, ideal para probar raciones o apostar por el clásico de ostras y champagne, o un postre como la tarta fina de manzana o el coulant de chocolate con sorbete de mango.

Esta opción es recomendada para los días hábiles, ya que el Arahy suele estar lleno, con una importante clientela de políticos y empresarios. Una de las razones, además de su ubicación estratégica, es que presenta un menú entrante y segundo a 29,50 euros más IVA.

Los entrantes del Arahy

Si es por elegir entrantes, las opciones más populares son algunas de las croquetas (como las cremosas de jamón ibérico o las de boletus y trufa blanca), las alcachofas a la brasa en flor, la terrina de foie de pato casero o el canelón de boletus y amanita con foie, trufa y huevo de codorniz.

Las porciones no son para agobiar, porque la idea es descubrir sabores y prepararse para los segundos, donde el atún rojo, comprado a la marca Balfegó, es la estrella.

El protagonismo del atún rojo

Este pescado se presenta cocinado bajo recetas tradicionales españolas, japonesas o latinas. La fusión es la clave. Así el atún rojo se presenta como dados picantes con wakame y chiplote, o sashimi de atún rojo, pétalo de sal y soja trufada; en un tartar con trufa, lima y soja; o como cebiche sorprendente.

 

Atún rojo Balfego en todas sus variantes .

Una publicación compartida de ARAHY Restaurante (@arahyrestaurante) el

Pero no todo es atún en la carta del Arahy. Otros pescados para descubrir son la merluza (nacional a la brasa con su refrito o como medallones rebozados), o el lomo de bacalao, tomate y espinacas.

Y si hay algún carnívoro en la sala, que no deje pasar el solomillo de vaca rubia gallega en brasas, el tataki de lomo bajo con salsa de cebolla asada y parmesano y los callos guisados a la forma tradicional.

Vinos de edición limitada

También hay otras opciones de menús para grupos, entre 55 y 60 euros (más IVA), con un abanico de cinco entrantes y el solomillo de vaca como principal.

Arahy cuenta con una bodega en la que llama la atención la presencia de vinos españoles de ediciones limitadas, que no por ello tienen que ser lo más caros, y de uvas poco conocidas.

Pese a su popularidad, en sus 130 metros cuadrados la distribución de la sala permite que haya una importante cuota de intimidad entre los comensales. También cuenta con un par de salones reservados, en uno de los cuales Mariano Rajoy estuvo encerrado la tarde del 31 de mayo a la espera de su destino.


 Artículo original de Cerodosbé.

Te puede interesar