Pasar al contenido principal

Así debes invertir tu dinero si te toca la lotería (u otro premio) y te conviertes en millonario

Sorteo Loteria Navidad
Pablo Blazquez/Getty Images

La Lotería de Navidad de 2017 premiará con 400.000 euros a cada décimo de El Gordo. En el improbable caso de que hayas sido uno de los agraciados, probablemente hayas empezado a soñar con yates, jets privados o coches superdeportivos. Pero espera un segundo. Antes de gastarte los euros como si no hubiera un mañana deberías pararte a leer nuestros consejos sobre cómo invertir el dinero de El Gordo de la Lotería de Navidad o de cualquier otro premio si te acabas de convertir en millonario.

La primera regla de oro no tiene que ver con el premio en sí sino con el sentido común: no hagas absolutamente nada. No digas en público que has sido agraciado con El Gordo o con un premio económico importante y, si eres capaz de resistir la tentación, no le digas a nadie que acabas de convertirte en millonario. A nadie. Ni siquiera a tu jefe para decirle que no irás el lunes a la oficina. El anonimato no siempre es posible, especialmente si acabas de ganar 1,16 millones de euros en Pasapalabra.

Hecho. ¿Y ahora cómo invertir lo ganado? Lo más importante es mantener los pies en el suelo ya que, según explican desde la Asociación Europea de Asesoría y Planificación Financiera (EFPA), tres de cada cuatro ganadores tienen mucho menos dinero cinco años después de haber ganado el premio.

Si no quieres acabar de la misma manera deberías coger papel y boli para calcular, antes de nada, qué es lo que realmente te va a quedar después del mordisco de Hacienda. En el caso de que hayas ganado dinero en la Lotería de Navidad y el premio supera los 2.500 euros tendrás que pagar un 20% de impuestos, por lo que si llevas un décimo de El Gordo te quedarán unos 320.500 euros.

Pero ojo porque si te has convertido en millonario con otro tipo de premio como un concurso de televisión la retención y la tributación del próximo año a través del IRPF es mucho mayor, superando incluso el 50% del total del premio.

 

Contrata un abogado (y un asesor financiero)

El mejor consejo si te toca El Gordo: contrata un abogado

Tras recuperar la compostura lo más sensato que puedes hacer es contratar a un abogado. Quizás te preguntes para qué. Muy sencillo: vas a necesitar a alguien que te ayude a esquivar todas las "trampas" que te encontrarás en el camino para poder sacarle el máximo partido a los 400.000 euros del primer premio de la Lotería de Navidad si has comprado un décimo con el primer premio. El abogado te ayudará además a mantenerte en el anonimato, lo que siempre viene bien a la hora de conservar tu dinero a salvo.

Un asesor financiero te ayudará a establecer objetivos de rentabilidad y planificar tus inversiones. Si decides no hacer nada con tu dinero te enfrentas a un gran riesgo como es no llegar a cubrir la inflación. Si recibimos 320.000 euros y no obtenemos ninguna rentabilidad por ellos, pasados 20 años y contando con una inflación media anual del 2% (objetivo que persigue el Banco Central Europeo), nuestro dinero equivaldrá a menos de 220.00 euros.

En el caso de que hayas ganado una cantidad importante de dinero probablemente tengas unas ganas locas de salir a celebrarlo, pero lo más urgente (y racional) será eliminar todos los créditos que tengas a corto plazo. El primer objetivo debe ser eliminar las deudas que arrastren intereses muy altos, como tarjetas de crédito o préstamos rápidos, para cumplir con el tópico de "tapar agujeros"

Invierte en ti mismo

Masaje relajante

Cumplidas las obligaciones toca darse un pequeño capricho. Y es que desde la EFPA explican que es bueno destinar parte de lo ganado en nosotros mismos. Por aquello de mens sana in corpore sano. Eso sí, con alrededor de un 10% de lo ganado sería más que suficiente.

Clásicos de ayer y hoy

Comprar una casa, una inversión inmobiliaria

A partir de aquí tenemos que decidir cómo invertir el dinero que acabas de conseguir, ya sea con la Lotería o con cualquier otro gran premio. Por supuesto seguimos la máxima de que concentrar todo el dinero en el mismo sitio (sea el banco, fondos de inversión, bienes inmuebles o un yate) entraña más riesgos que ventajas

Dicho lo cual muchos se deciden a opciones de rentabilidad a largo plazo como los depósitos bancarios. Aquí deberemos negociar (y mucho) con los bancos, ya que a día de hoy la rentabilidad de estos productos en la práctica es escasa. De hecho podemos sacar más partido si invertimos en bonos del Estado a 10 años, que garantizan una rentabilidad anual cercana al 1,5% aunque esa cifra bajará significativamente si necesitamos retirar el dinero antes de cumplir el plazo.

Si queremos más dinero tendremos que acudir a opciones algo más "arriesgadas". Así llegamos a otro de los clásicos a la hora de invertir el dinero ganado con El Gordo de la Lotería de Navidad: comprar una casa. En este caso lo importante es no precipitarse, por mucho que el mercado esté en horas bajas respecto a una década atrás; hay que tener cuidado porque los bienes inmuebles pueden perder valor y no ofrecen liquidez inmediata. Por eso cada vez son más los que compran una casa para alquilar y así sacarle partido desde lo antes posible.

En cualquier caso el ladrillo tiene sus pros y sus contras. "A lo mejor, desde un punto de vista fiscal y financiero no es lo más conveniente. Primero, habría que evaluar si la rentabilidad que nos da el dinero invertido es mayor que el coste de financiación porque, en ese caso, no interesaría amortizar la hipoteca", sostienen desde Abante Asesores.

Piensa en tu futuro

Los planes de pensiones, una inversión a futuro

Otra buena alternativa para invertir son los fondos de pensiones, un concepto que a algunos premiados les puede sonar demasiado lejano pero que resulta recomendable para todos aquellos que han superado la treintena. De hecho, los más jóvenes tienen beneficios fiscales al contratar estos productos. A cambio ese dinero invertido se quedará congelado hasta la jubilación.

Más rentabilidad significa un riesgo más elevado

Bitcoins moneda dinero

Los fondos de inversión pueden ofrecernos una rentabilidad superior a todas las opciones anteriores, pero aquí resulta fundamental rodearse de buenos asesores y, en la medida de lo posible, aprender de economía y finanzas para que no nos hagan el tocomocho. El abanico de opciones es bastante amplio: desde fondos de renta variable a fondos cotizados, de renta fija o fondos monetarios. Una buena opción para adentrarse en este mundo es dividir entre varios de estas opciones con el objetivo de repartir el dinero entre productos más conservadores y otros con mayor riesgo.

La rentabilidad a corto plazo puede ser alta, pero si vamos a realizar una inversión importante lo más inteligente es atenuarlo a corto plazo y optar por opciones un poco más atrevidas en el largo plazo. Recuerda esa máxima si te sientes tentado en invertir el dinero en bitcoins u otras criptomonedas, productos de altísima volatilidad que pueden darte alegrías y pesadillas a partes iguales.

Conviértete en un mecenas

Crowdfunding
Rocío Lara / Flickr

Las opciones no acaban ni mucho menos ahí. Por supuesto habrá quien utilice el dinero de El Gordo para montar su propio negocio, pero otra posibilidad que casi nadie piensa pasa por convertirse en mecenas e invertir en proyectos de otros, sea mediante modalidades de crowdfunding o como business angel.

Comparte con los demás

Símbolo de solidaridad y amor
Pixabay

Y aunque suene a tópico no estaría mal invertir el dinero (o al menos parte) de el Gordo de la Lotería de Navidad en solidaridad, ya sea a través de iniciativas solidarias que ayuden al desarrollo de los más desfavorecidos o a la sostenibilidad de nuestro planeta. Gastar el dinero de una manera ética tiene además doble premio, ya que las desgravaciones por donaciones pueden llegar hasta el 75 por ciento.

Te puede interesar