Pasar al contenido principal

Así es como Yanjaa se convirtió en campeona mundial de memoria

yanjaa

La primera vez que Yanjaa Wintersoul, más conocida como Yanjaa a secas, decidió empezar a mejorar su memoria fue en 2014. Cuando esta sueca de origen mongol estaba estudiando una carrera de negocios en la Universidad de Estocolmo, se planteó terminar la carrera de cuatro años en dos y lo consiguió ¿Cómo lo logró? Mejorando su capacidad memorística. Se leyó un libro de reglas mnemotécnicas llamado Moonwalking with Einstein y empezó a aplicar la técnica a sus estudios. Ahora busca editor para su propio libro sobre memoria: Don't forget to remember.

Al conseguir aprender tan rápido, comenzó a tener tanto tiempo libre que no sabía qué hacer con el. "Por eso empecé a presentarme a campeonatos de memoria", cuenta Yanjaa desde su apartamento de Austin, en donde vive hace dos años. El primer año de entrenamiento ganó la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Memoria por recordar nombres y caras y el primer puesto de grupo con el equipo sueco. Pronto se convirtió en la campeona femenina de memoria número uno del mundo con el ranking más alto. 

Un día recibió un mail en su bandeja de spam de la productora del programa televisivo Sweden's got Talent en el que terminó llegando a la final, demostrando su increíble capacidad para recordar nombres, caras y números. "Al estar en un escenario con miles de personas mirándome, era mucho más difícil concentrarme", cuenta Yanjaa. La campeona de memoria explica que habría preferido cantar que memorizar en público: "Demostrar mi memoria era mucho más personal que interpretar una canción", dice. Aún así, logró recordar veinte nombres en un minuto y medio. 

Meses más tarde, recibió otro correo inesperado: Ikea quería contratarla para una campaña publicitaria. Tenía que memorizar las 321 páginas del catálogo de 2018. Lo hizo. "Tardé una semana, incluidas las 30 horas de vuelo desde Estados Unidos a Singapur, donde estaba la agencia", cuenta. Durante esa semana, la joven de 23 años dedicó todo su tiempo a memorizar el catálogo. "Para algunas páginas, me descargué el programa de diseño y reconstruí las habitaciones para recordar mejor los nombres de los muebles", explica. Pensaba en los modelos mientras comía, salía a correr o se duchaba. "Para el final de la semana no podía parar de hablar de muebles", dice entre risas. 

Hoy en día Yanjaa está orgullosa de decir que la memoria es su profesión. Da charlas, cursos y participa en programas televisivos en distintos países. "Me encantaría reencontrarme con una profesora de instituto que me dijo que vivir de recordar cosas no era posible", dice. Para ella, ejercitar la memoria no se trata de recordar datos a secas sino de "crear una red de información en tu cabeza que genere conexiones entre las distintas áreas de conocimiento".

Esas conexiones, explica, no tienen por qué ser conscientes. "Un matemático puede mejorar su técnica al aprender teatro", ejemplifica. Para la campeona de memoria, en el futuro se valorará a aquellas personas que puedan mantener la concentración durante largos periodos de tiempo. "Hoy en día casi nadie es capaz de concentrarse por mucho tiempo en una sola cosa", dice. Y continúa: "Tener memoria es una capacidad discreta, pero poderosa porque te ayuda a estar más presente y a concentrarte". El entrenamiento de la memoria sirve para evitar atajos y centrarse.

Te puede interesar

Lo más popular