Pasar al contenido principal

Así es el Mercedes EQC, el rompedor eléctrico nacido para desafiar a Tesla

Asistimos al exclusivo evento de presentación internacional del Mercedes EQC, en Estocolmo, donde la centenaria marca que construyó el primer automóvil hace 130 años inicia un nuevo capítulo en su historia. Aunque Mercedes ha lanzado modelos 100% eléctricos con anterioridad, el EQC inaugura una nueva marca a la que irán llegando nuevos modelos —tendrá 10 ya en 2022—, hasta copar el 25% de las ventas globales del grupo de aquí a 2025. 

El EQC de Mercedes es un coche de diseño equilibrado, ondulado y sin estridencias, ni grandes contrastes, casi resulta conservador si se lo compara con el prototipo que se ha dado a conocer y que rodó por España el este verano. Tras contemplarlo en directo, si tuviera que definir con una palabra la forma del EQC diría que es aplanalaragado

Mercedes EQC

Como otros modelos recientes como el Kia Niro, por un lado parece un crossover, pero también recuerda a un coche de carrocería familiar. El frontal del EQC pierde en su versión final la gran superficie plástica del prototipo, pero aunque ahora sea menos rompedor, también es más equilibrado e incorpora el diseño orgánico que ha dado a Mercedes el éxito cosechado en los últimos años. 

Los modelos que se han dado a conocer durante la presentación es el Mercedes EQC 400 4Matic, uno de los tres preseries llevaba además el acabado AMG. Tanto apellido parece contradecir la versión dada por la marca de que este coche no tendrá variantes con mayor capacidad en sus baterías. 

El interior del Mercedes EQC 400 4Matic es una mezcla de soluciones y componentes habituales de Mercedes: el volante de la Clase S con algunas pequeñas mejoras, el touch pad y la pantalla del salpicadero del Mercedes Clase A y algunas novedades, como la gran cantidad de materiales con sensación y tacto plástico, pero de alta calidad, que parecen ropa deportiva en algunos casos. 

 mercedes EQC

No es un habitáculo especialmente amplio el del Mercedes EQC, las plazas traseras tienen espacio de sobra, pero las de la segunda fila, aunque pueden acoger a tres personas, como las que vayan sentadas delante sean altas, tendrán que ir con las piernas recogidas. El acceso a la segunda fila es, seguro, el peor aspecto de este coche, dado que se ve penalizado por un escalón interior exageradamente alto. El maletero tiene exactamente 500 litros y bajo el doble fondo habrá toda clase de huecos para alojar los cables de recarga. 

En cuanto a las especificaciones técnicas del Mercedes EQC, lo más llamativo es que es su escasa altura: mide 4.761 mm de largo, 1.884 de ancho y 1.624 mm de alto. Mercedes ha conseguido que el primer coche de su marca eléctrica tampoco sea demasiado pesado: 2.400 kg, a pesar de que tiene baterías compuestas por 348 células de ión-litio con un peso total de 650 kg, repartidas en seis módulos a lo largo de todo el suelo.

Leer más: Así es trabajar en la gigafábrica de Tesla, según sus empleados

Gracias a la nueva cadena cinemática compacta eATS desarrollada por Mercedes para el EQC y sobre la que se asentarán todos los modelos de la nueva marca eléctrica la potencia del EQC es de 300 kW (405 CV) con un par de 765 Nm. Esto permite al crossover eléctrico alcanzar los 100 km/h en 5,1 segundos y llegar a 180 km/h de velocidad máxima limitada electrónicamente. La autonomía del EQC es del 400 km en ciclo WLTP.

Mercedes EQC

A continuación todos los detalles del Mercedes EQC que se han mostrado en los diferentes talleres durante su presentación internacional.

La seguridad del Mercedes EQC

Mercedes es una marca que ha introducido algunos de los mayores avances de seguridad de la historia, como el ABS o el airbag. El EQC lleva los mismos sistemas de seguridad que el último Mercedes Clase S, con novedades de conducción autónoma y colaborativa como que es capaz de salir por sí mismo del carril cuando un vehículo de emergencia se aproxima en un atasco. 

Leer más: Los planes para hacer coches eléctricos de 29 fabricantes

El bastidor que acoge toda la cadena de tracción eléctrica se ha reforzado especialmente para conseguir no solo cumplir con los estándares de los coches de combustión, sino además proteger la batería de manera adicional. Tanto en los laterales, como en el frontal del Mercedes EQC, hay escudos de protección reforzados contra impactos

Sobre el equipamiento de seguridad para el paquete eléctrico, hay mecanismos de cierre y sistemas de seguridad redundantes que logran un bloqueo automático del alto voltaje del EQC. Este último tiene dos modos: reversible (choques leves) e irreversible (coches severos, que impedirá volver a arrancar el coche). El bloqueo del alto voltaje es rápido y asegura que se eliminen todas las cargas residuales que queden por partes del coche. 

Mercedes EQC

El EQC además de una hoja de rescate electrónica tiene pegatinas con su configuración en el pilar B y en otras partes del vehículo que facilitan el trabajo de los equipos de emergencia. 

Las baterías llevan una protección adicional ya que cada pocos módulos se separan en diferentes carcasas, que preservan este componente no solo del polvo o la humedad, sino que también lo aíslan en caso de que se produzca algún problema, por ejemplo, de sobrecalentamiento. 

La batería tiene seis módulos, ubicados en los lugares más seguros del vehículo: dos delante, dos en el centro y dos debajo del maletero. El sistema de gestión de la batería (BMS) controla el voltaje, la temperatura y asegura el bloqueo instantáneo de la corriente en caso de cualquier incidencia. 

Más de 150 baterías completas fueron sometidas a toda clase de pruebas durante el desarrollo del EQC. Estas pasaron pruebas en túneles climáticos, golpes con penetración y todos los eventos que puedan sucederle a este componente. 

El desarrollo del Mercedes EQC

Confort, bienestar, seguridad y dinámica han sido los grandes parámetros de Mercedes con los que el EQC también se ha desarrollado. Toda la gama eléctrica del fabricante lleva acumulados 40 millones de km en pruebas desde 2012. La batería y su peso eran el mayor impedimento para conseguir una dinámica aceptable. 

Para el EQC se ha introducido un nuevo proceso de desarrollo de vehículos en Mercedes, con equipos más dinámicos que anteriormente en Mercedes. El equilibrio entre las diferentes ideas y elementos es lo que ha preponderado en este coche. Esto se ha visto facilitado por el hecho de que este modelo tenga una arquitectura de SUV. 

Se puede pedir el EQC con asientos recubiertos con materiales 100% reciclados, el motor delantero está optimizado para la eficiencia y el trasero, para la dinámica. Ambos pueden girar hasta a 30.000 rpm, así que tienen varios sistemas de desacoplamiento. Hasta 200 prototipos del EQC han recorrido 4,5 millones de km por cuatro continentes en la fase de desarrollo del primer modelo de la marca eléctrica de Daimler

Mercedes EQC

En estas pruebas del EQC se han reproducido los diferentes sistemas de suministro eléctrico de todos los países del mundo, que se han simulado en Stuttgart. Mercedes ha decidido no incorporar carga a más capacidad de 100 kW, porque la vida de la batería se acortaría en exceso

Tampoco habrá versiones con mayor o menor capacidad de batería, todos los EQC a la venta tendrán una autonomía de 450 km en ciclo WLTP. Sí habrá más adelante versiones con diferentes potencias. La garantía de Mercedes sobre la batería del EQC es de 160.000 km u 8 años.

Estrategia de conducción del Mercedes EQC

En el desarrollo del EQC, Mercedes se ha centrado en la forma de interacción con el usuario del coche centrándose de manera especial en que este tenga siempre toda la información para llegar a su destino. De esta manera, la MBUX —experiencia de usuario de este coche— se centra de manera muy fuerte en ofrecer información sobre puntos de recarga, recarga rápida y la gestión de la batería.

A la hora de desarrollar el EQC se tuvo en cuenta cómo mantener el máximo de energía dentro del vehículo y mantener un equilibrio, al mismo tiempo cómo se puede apoyar al conductor en el uso de todos estos sistemas. Este coche puede recargarse hasta a 110 kW que permiten pasar del 10 al 80% de la batería en 40 minutos. 

El motor trasero se desacopla salvo que se pise a fondo o el eje delantero esté patinando, aunque se pueden usar ambos a la vez según cada programa de conducción. Además, entre ambos ejes hay un intercambiador de par que permite optimizar la tracción en cualquier escenario. 

Leer más: China produce más coches eléctricos que el resto del mundo

El EQC tiene cinco modos de conducción D AUTO, D+, D, D- y D-- según cuánta energía quiera recuperarse, el máximo es el D--, aunque en D Auto es el coche el que escoge cuál es la mejor configuración e irá a vela todo el tiempo que pueda. Todo esto funciona en combinación con los asistentes electrónicos que tienen en cuenta a los vehículos precedentes, las señales de tráfico, etc. 

El interfaz del EQC es capaz de comprender casi todas las órdenes introducidas en lenguaje natural en 24 idiomas sobre sus parámetros habituales, navegación, etc. Incluso, si un pasajero dice que tiene frío, el coche será capaz de detectar desde qué plaza recibe esa información y ajustará la climatización para esa zona del vehículo. Esta es una tecnología que hasta ahora solo existía en la Clase S. 

El Mercedes EQC empezará a fabricarse en serie a comienzos de año en Alemania y, poco después, también en China. Pero 2019 será un año en el que llegarán numerosos modelos a este mercado de los coches eléctricos, en el que empezarán a pelearse marcas de toda la vida que hasta ahora no tenían propuestas. Además, la mayoría de las novedades llegarán en formato de crossover o SUV de lujo.

Te puede interesar