Pasar al contenido principal

La industria de los videojuegos vive una auténtica revolución (y nadie está a salvo)

Cuando Epic llevó Fortnite a Android, comenzó la discusión sobre los beneficios económicos de la tienda de aplicaciones. [RE]
Getty Images/Mike Coppola
  • Los creadores de FortniteEpic Games, se han pasado 2018 buscando el modo de competir con el modelo de negocio de Google, Apple o el líder del mercado de tienda de juegos, Steam.
  • Es una señal de lo que está por venir, ya que tanto Epic Games Store como Discord cuestionan el dominio de Steam en una batalla que podría tener ramificaciones para toda la industria de las tiendas de aplicaciones.
  • Mientras tanto, Microsoft, Google y Electronic Arts están trabajando en la transmisión de juegos en directo, algo que podría terminar con la noción de la consola de videojuegos.
  • Y Microsoft está impulsando Xbox Game Pass, un servicio de 10 dólares al mes que tiene el potencial de cambiar los aspectos económicos del negocio de los videojuegos: un punto medio entre las compras de juegos gratuitos y tradicionales.
  • En última instancia, todo esto se suma a un punto clave: en la industria de los videojuegos, nada es seguro y todo parece estar cada vez más en juego.

De lejos, el videojuego más grande del año ha sido Fortnite, que se ha convertido en una pieza importante de la cultura popular, y en un gigantesco generador de ingresos, por derecho propio.

Sin embargo, un aspecto subestimado del fenómeno Fortnite son todas las formas en que su desarrollador, Epic Games, ha estado utilizando su éxito como una palanca para cambiar sutil pero firmemente la dinámica de poder de la industria de los videojuegos.

Cuando Epic decidió obviar a Google Play y ofrecer Fortnite directamente a los usuarios de Android, enviaba un mensaje claro acerca de lo que piensa del hecho de que Google consiga el 30% de cada transacción, un modelo que ha sido el estándar para todas las plataformas. Más o menos, desde que Apple lanzó por primera vez la App Store en 2009.

Leer más: Este es el videojuego más vendido de cada año, desde 1995 hasta hoy

Y, al parecer, Epic está siguiendo al pie de la letra sus principios: recientemente ha lanzado Epic Games Store, una tienda para PC que ofrece a los desarrolladores el 90% de sus ingresos. Discord, un popular servicio de chat de voz para juegos, también se ha unido a esta iniciativa con un modelo similar, lo que en última instancia ejerce presión sobre la tienda líder de juegos de PC, Steam, para cambiar su modelo de ingresos.

Todo esto está ocurriendo en el contexto de un gran impulso de I+D en las grandes empresas de tecnología para revolucionar totalmente la dinámica de la industria de los videojuegos desde abajo. Este año, Project Stream de Google, actualmente en pruebas beta, pretende llevar juegos con calidad de consola a cualquier teléfono o computadora a través del navegador web; Microsoft tiene su propio Project xCloud, con objetivos similares. Mientras, Electronic Arts también tiene sus propios y ambiciosos proyectos de transmisión de videojuegos.

Google usó gráficos de alta calidad en Assassin's Creed Odyssey para probar en fase beta su servicio de Project Stream. [RE]
Ubisoft

Hablando de Microsoft, este año se duplicó con el Xbox Game Pass, un bufé libre de juegos de Xbox al estilo de todo lo que puedas comer por 10 dólares al mes. La idea, según explicó Phil Spencer, de Microsoft, a Business Insider EEUU este año, es avanzar hacia un nuevo modelo de negocio para los videojuegos, a caballo entre títulos gratuitos como Fortnite y el precio tradicional de 50 y 60 dólares para un juego a estrenar.

Individualmente, estos son desarrollos interesantes. En conjunto, muestran una imagen sorprendente: literalmente, cada faceta del negocio de los videojuegos se enfrenta a una gran agitación. Y cada plataforma predominante, desde las tiendas de juegos digitales hasta la humilde consola de videojuegos, de repente parece mucho más vulnerable que hace un año.

Guerra de tiendas

Steam, lanzada originalmente en 2003, es la tienda de juegos para PC más popular del planeta y, probablemente, la mayor tienda de juegos digitales. El éxito de Steam ha convertido a su propietario, Valve Software, más conocido por ser el desarrollador de la serie Half-Life y de e-sports como Dota2, posiblemente en la compañía más importante del sector.

Recientemente, sin embargo, Steam ha estado bajo la lupa. El año pasado, se criticó a Steam por tener tal vez demasiado poder en la industria, logrando algo que los críticos declararon como cercano a un monopolio: esencialmente, acotar los ingresos de los desarrolladores.

A principios de este año, Steam también se vio envuelto en polémicas, después de que un juego en el que se encarna a un tirador en una escuela fuese aprobado para su venta en su tienda digital. A raíz del alboroto, Valve tomó una medida drásticamente inesperada: decidió que abriría las compuertas y permitiría que literalmente cualquier juego se vendiera en Steam, a menos que contuviera contenido ilegal o, en sus palabras, fuera un 'troleo directo'". Los críticos se lo tomaron como una abdicación de su responsabilidad por parte de la plataforma.

Gabe 'gaben' Newell, presidente y cofundador de Valve Software, en 2013. [RE]
Gabe 'gaben' Newell, presidente y cofundador de Valve Software, en 2013. Isaac Brekken/Invision/AP

Todo esto acaba de echar más leña al fuego en un debate que ha llegado hasta Silicon Valley y más allá durante un tiempo: algunos de ellos se han preguntado si los desarrolladores deberían aceptar que las principales tiendas, incluidas las de Apple y Google, se lleven el 30%, cuando no siempre parece que esas mismas tiendas tengan en cuenta los intereses de los desarrolladores en su mente.

Así que no es de extrañar que Epic Games, con mucho capital de inversores detrás y aún en la cresta de la ola de Fortnite, decidiera que era el momento adecuado para atacar a Steam, incluso mientras lidiaba con Google en Android. Por su parte, Discord, recientemente valorada en más de 2.000 millones de dólares, tuvo un gran éxito en el desarrollo de un servicio de chat de voz y texto que a muchos jugadores les gustó más que las herramientas integradas de Steam, lo que le otorga a la startup su propia influencia en el mercado de juegos.

Leer más: Las 5 mejores adaptaciones del videojuego al cine

Seguramente, ambas empresas tienen mucho trabajo por hacer: atraer a los desarrolladores del poderoso Steam no será una tarea fácil, lo que equivale a pedirles que prescindan de sus audiencias más manifiestas. Aún así, estos términos más favorables ya están resultando atractivos, ya que Epic, en particular, ha asegurado varios títulos exclusivos, como el anticipado Hades de Supergiant Games.

Si estas nuevas tiendas de juegos encuentran el éxito al darles a los desarrolladores un pedazo más grande del pastel, seguramente se escuchará una mayor difusión pública de quejas sobre Apple, Google y cualquier otro que se quede una gran parte de los ingresos en su tienda. Y, más directamente, Steam, que una vez pareció tener un dominio absoluto en la industria de los juegos de PC, y de repente parece muy vulnerable, de hecho.

La consola también es vulnerable

La consola de videojuegos ha sido un pilar de la industria durante décadas. Si bien los negocios son definitivamente cíclicos, se trata de posibles crisis —como el boom de los teléfonos inteligentes— y sigue manteniéndose como un referente.

En este momento, Sony y Microsoft están trabajando en las próximas generaciones de PlayStation y Xbox, respectivamente. Pero las estrellas se están alineando para, quizás, hacer de esta la última generación de consolas de videojuegos tradicionales.

Las señales más evidentes provienen de Google y Microsoft, que se están preparando para ofrecer sus propios servicios de juegos basados ​​en la nube. Esencialmente, estos servicios llevarían a cabo el arduo trabajo de renderizar el juego en sus propios centros de datos masivos. Después, el video se transmite a tu dispositivo. Cuando mueves el controlador, la señal vuelve a la nube y comienza el ciclo nuevamente.

El vicepresidente ejecutivo de Microsoft, Phil Spencer. [RE]
El vicepresidente ejecutivo de Microsoft, Phil Spencer. Kevork Djansezian/Getty Images

Esto tiene varias implicaciones. En primer lugar, significa que cualquier dispositivo, independientemente de su potencia, puede en teoría ejecutar cualquier juego; después de todo, es la nube de Google o de Microsoft la que necesita tener el hardware de gráficos de vanguardia, no su teléfono, tableta u ordenador. Google lo ha estado probando con Assassin's Creed Odyssey, y por lo que se sabe, funciona de maravilla. Solo tienes que abrir una ventana del navegador Google Chrome y comenzar a jugar.

Todo lo cual implica que los futuros videojuegos de éxito podrían ser jugables desde tu teléfono, en cualquier lugar y en cualquier momento. Se ha intentado antes, sin duda, especialmente con el fallido servicio OnLive y la propia PlayStation Now de Sony, pero el auge de la conexión inalámbrica a Internet de alta velocidad 5G podría hacerlo más factible, más aún cuando Fortnite demuestra que más personas, especialmente la gente más joven, abrazará el teléfono inteligente como una plataforma nueva de juegos.

Leer más: Estos son los 20 mejores videojuegos que existen para PS4

Y si bien la consola de videojuegos podría morir, también podría mutar: una consola ya no tendría que acumular una tonelada de potencia en una caja que cuesta cientos de dólares; en teoría, podría ser una caja más pequeña y más barata que se encargaría principalmente de proporcionar un enlace a la nube. Nuevamente, esto se ha intentado antes con poco efecto, especialmente con la PlayStation TV de Sony, pero los tiempos han cambiado y el mercado ha evolucionado.

Finalmente, esto nos lleva de vuelta a Microsoft y al Xbox Games Pass.

No es difícil imaginar un mundo en el que el servicio en la nube de juegos Project xCloud y el Xbox Game Pass encajen: imagina un mundo en el que pagas entre 50 y 100 dólares por una consola y 10 al mes para juegos, y obtienes todos (o, al menos, más) los grandes lanzamientos. Es un mundo que podría no estar tan lejos, dado que Microsoft ya está experimentando vendiendo la Xbox y el Game Pass por una tarifa mensual. Podría ser ese nuevo modelo que Microsoft ha estado buscando.

Así que, para recapitular...

Para exponerlo todo:

La industria de los juegos de PC está en un momento de agitación, en una batalla que busca un mejor modelo de reparto de ingresos que también podría tener ramificaciones para Apple y Google. Como resultado, Steam, que alguna vez se pensó que era intocable, está bajo una presión imprevista, ya que el desarrollador de Fortnite, Epic Games, le presiona con fuerza.

La transmisión de videojuegos parece cada vez más preparada para llegar a toda la audiencia, en un movimiento que podría llevar juegos de gran presupuesto al teléfono inteligente de tu bolsillo. Esto podría significar que la próxima generación de Xbox y PlayStation será la última en parecerse a lo que actualmente consideramos una consola de videojuegos.

Y el mismo modelo de negocio de los juegos podría estar sujeto a una reorganización, ya que el Xbox Game Pass de Microsoft señala el camino hacia una nueva forma de pagar por los videojuegos.

Todo esto significa que nada es seguro y que casi todos los aspectos del negocio cambiarán al entrar en 2019.

Y además