Pasar al contenido principal

Así fue el primer Mobile World Congress de Barcelona: todo empezó en 2006

3GSM Barcelona
Wikimedia Commons/Álvaro M

Este lunes ha comenzado el Mobile World Congress 2018 en Barcelona. El mayor acontecimiento mundial centrado en los smartphones y la telefonía, aunque también tienen cabida otros productos asociados: realidad virtual, redes, tablets, Internet de las Cosas, vehículos conectados, Inteligencia Artificial...

Son solo cuatro días al año, pero los preparativos y la infraestructura que exige un evento con 2.300 expositores, 320 conferenciantes, más de 100.000 visitantes de 28 países, incluidos 5.500 CEOs de las principales compañías de telefonía del mundo, convierten a Barcelona en la capital mundial de la telefonía móvil, generando unos ingresos que pasaron de los 100 millones de euros en 2006, a los 470 millones de euros del MWC 2017. También se crearon 13.000 puestos de trabajo eventuales. Cerca del 40% de los ingresos anuales de la Fira de Barcelona, provienen del MWC.

El Mobile World Congress se celebra en Barcelona desde 2006 pero, ¿sabías que no fue el primero que se celebró en España? Diez años antes tuvo lugar un congreso en Madrid, cuando se llamaba GSM World Congress.

Durante más de una década Barcelona ha sido sede permanente. En 2006 aún no existían el iPhone ni los móviles Android, así que podemos considerarlo casi la Prehistoria de la telefonía. ¿Qué móviles triunfaron en el MWC de 2006? ¿Había vida antes de Apple y Google?

Así empezó todo

Cuando la telefonía móvil dejó de ser un privilegio de los militares, los ejecutivos de las grandes empresas y los ricos, las compañías cayeron en la cuenta de que era necesario acordar un estándar a nivel mundial, para que las llamadas telefónicas tuviesen una cobertura planetaria.

Por eso los principales operadores y fabricantes mundiales se unieron para crear la Asociación GSM (GSMA), en 1982. Así nació el estándar GSM de telefonía, que hoy en día se usa en 220 países y está presente en el 90% de las redes telefónicas.

Mobile Congress 2006
3GSM World Congress Barcelona 2006. NTT DoCoMo

La telefonía móvil crecía año a año, por eso la GSMA decidió crear un evento mundial para dar a conocer las novedades. En 1987 se celebró el primer congreso mundial de móviles, que se llamó GSM World Congress.

Años más tarde, cuando se adoptó la tecnología 3G, se cambió a 3GSM World Congress. Era obvio que no podían cambiar el nombre cada vez que se inventase una nueva tecnología, así que en 2008 decidieron bautizarlo con el nombre de Mobile World Congress, y así se ha mantenido hasta ahora.

Es un congreso en el sentido de que todos los años acuden personalidades de la tecnología, la ciencia y la cultura a ofrecer conferencias, pero al mismo tiempo es una exhibición en donde cientos de compañías muestran sus productos.

3GSM World Congress 2003, en Cannes
3GSM World Congress 2003, en Cannes. 3GSM

En las primeras ediciones del GSM World Congress, la sede cambiaba cada año. Berlín, Lisboa, Atenas... y en 1995 se celebró en Madrid. Fue un año importante porque en este congreso se presentaron los primeros smartphones capaces de enviar mensajes SMS. Es el inicio del intercambio de datos y textos a través de la telefonía.

En 1996 le tocó el turno a Cannes, que se mantuvo como sede durante una década. Pero a medida que pasaban los años, la ciudad se quedaba pequeña. Era necesario buscar una sede más grande. No tuvieron que buscar muy lejos.

El primer 3GSM Congress de 2006 de Barcelona

En 2006 Cannes cedió el testigo a Barcelona. El 3GSM Congress fue un éxito de público (asistieron más de 55.000 personas), lo que unido a la enorme capacidad de la capital catalana para organizar grandes eventos y acoger a un gran número de visitantes, convenció a la GSMA para designar a Barcelona como sede permanente del MWC, que se ha prorrogado hasta 2023

En 2006 el iPhone aún no existía, ni tampoco los móviles Android. El mercado estaba dominado por marcas como Nokia, Sony Ericsson, Samsung y Motorola. Así se repartían el pastel los principales fabricantes en el segundo cuatrimestre de 2006 según datos de IDC:

Fabricantes Unidades vendidas (millones) Porcentaje de mercado
Nokia 9 46,9%
Motorola 1.7 8,9%
RIM (BlackBerry) 1.3 6.7%
Panasonic 1.2 6.4%
Sharp 1 5.1%
Otros 5 25,9%
TOTAL 19.3 100%

Los teléfonos con teclado era lo que más se llevaba por aquella época, ya que aún no existían las pantallas táctiles y los mensajes de texto eran la principal forma de comunicación. Internet ya había llegado a los hogares, pero en los móviles aún no se usaba mucho.

El Nokia 8800 fue elegido el mejor móvil GSM del 3GSM World Congress 2006. Era un móvil de lujo dotado de una pantalla TFT de 208x208 pulgadas. Con 64 MB de memoria y una única cámara trasera SVGA con una resolución de 800x600 píxeles. Y por aquel entonces ya venía con Bluetooth.

 

Nokia 8800
Nokia

El Nokia 8800 poseía dos baterías de 600 mAh, que aseguraban una autonomía de entre 1.5 y 3 horas de llamadas, y 8 días en reposo. Pero en la práctica era mucho menor y había que recargarlo varias veces al día.

Una elegante carcasa deslizante de acero inoxidable dejaba al descubierto el teclado. Por supuesto contaba con todos los lujos imprescindibles en aquellos tiempos: reproductor MP3 y radio FM. Se puso a la venta a un precio de unos 500 euros de la época, lo que por aquel entonces era un precio casi equivalente el actual iPhone X.

Pero el Nokia 8800 no era el móvil más avanzado. Por aquel entonces las redes 3G ya comenzaban a extenderse. El mejor teléfono 3G del 3GSM Congress 2006 de Barcelona fue el mítico Motorola RAZR V3x. Presumía de diseño en forma de concha, que causaba sensación aquellos años, ya que reducía el tamaño del móvil en el bolsillo sin perder el teclado:

Motorola RAZR 3x
Motorola

Como se ve en la imagen, una de las innovaciones tecnológicas del Motorola RAZR V3x era una segunda pantalla externa en la propia carcasa que permitía ver quien llamaba, o los mensajes de texto, sin abrir el teléfono.

Poseía una pantalla TFT de 2.2 pulgadas con una resolución de 320x240 píxeles, y 64 MB de almacenamiento. Y aceptaba tarjetas micro SD de hasta 2 GB.

Por aquel entonces pocos móviles tenían una cámara frontal, algo así se consideraba absurdamente narcisista y sin una utilidad práctica. Eran tiempos más sabios y coherentes... Sin embargo, gracias a la conexión 3G el Motorola RAZR V3x ya era capaz de hacer videollamadas, así que se incluyó una cámara frontal con resolución VGA para esta tarea.

La cámara trasera alcanzaba unos meritorios 2 MP. También podía enviar emails y mensajes SMS y MMS y poseía un navegador para acceder a páginas web. Su batería de 840 mAh ofrecía 5 horas de llamadas y 10 días en reposo. Su precio rondaba los 400 euros.

Samsung, por su parte, era una compañía dinámica que arriesgaba con originales diseños como este Samsung Serene, que tenía el teclado, esférico, en la parte superior:

Samsung Serene
Samsung

O el Samsung P900, con una pantalla que se usaba en vertical porque disponía de un sintonizador de televisión, y se podían ver los canales de la tele. ¿Cómo podíamos vivir sin Netflix ni HBO?

Este año también se presentaron las primeras pantallas móviles VGA, con una resolución de 640x480 píxeles que doblaba la que se usaba entonces. En pantallas de 2.4 pulgadas, ofrecían una definición cercana a los móviles actuales, vital para cierto tipo de apps como el GPS y los mapas:

Sharp Prototipo
Sharp

También se estrenaron los primeros móviles HSDPA con GSM y WiFi. Mientras, Nokia presentaba su primer móvil con 3G y WiFi, anticipándose al futuro.

Durante un evento mundial de este tipo, no pueden faltar las curiosidades. Siemens organizaba sus conferencias en un enorme transatlántico anclado en el puerto de Barcelona:

Barco Siemens Barcelona
Medium

En 2006 Google ya había comprado Android, pero el primer smartphone con Android, el HTC Dream, no se lanzó hasta 2008. Sin embargo ya había empezado a comprender la importancia del naciente mercado móvil: este año se presentaron los primeros teléfonos Motorola con el buscador de Google preinstalado.

El primer iPhone llegaría en 2007, pero en 2006 se presentó el el 3GSM World Congress de Barcelona el Motorola ROKR, que llevaba unos meses a la venta. Fue el primer móvil que incorporaba iTunes, y el primer contacto de Apple, y de Steve Jobs, con la telefonía:

Apple iTunes
Apple

Apple aprendió mucho de Motorola, a la hora de integrar sofware y aplicaciones en un smartphone. Experiencia que aplicó en su primer iPhone. Cuántas vueltas da la vida, ¿verdad?

Cómo hemos cambiado... El MWC en el año 2018

El MWC es un evento único porque no se trata únicamente de la mayor exposición de tecnología móvil del mundo, con más de 2.300 expositores. Es también un congreso al que acuden 5.500 CEOs y presidentes de grandes empresas, y 320 conferenciantes.

En el MWC 2018 participarán personalidades de la talla de Jeff Zucker, presidente de la CNN, Cher Wang, presidenta de HTC, Hirosi Mikitani, fundador de Rakuten, Kin Yong Kin, presidente del Banco Mundial, o Fernando Alonso, doble campeón del mundo de la Fórmula 1.

En el MWC se hacen negocios y se cierran pactos al más alto nivel, acuerdos que van mucho más allá del congreso y repercuten en la economía global de Barcelona y del resto del país. 

El evento ha crecido año tras año, en ingresos y visitantes (de las 55.000 personas en 2006 a las 108.000 en 2017) y sus organizadores están cómodos en Barcelona. Pero la inestablidad política de los últimos meses ha puesto en entredicho la sede, y ha movilizado a ciudades como París, Milán o Dubai, que sueñan con un negocio de 500 millones de euros y, aún más importante, con la influencia y el prestigio que supone ser la sede mundial de la telefonía.

Junto con el CES e IFA, el MWC es la tercera gran feria tecnológica mundial.

No es solo un problema catalán. Cerca de 100 empresas españolas (56 de ellas en el pabellón de España) tienen stand propio en la exhibición, mientras que otras acuden en calidad de participantes, y para muchas de ellas los negocios que se cierran en el MWC suponen la mayor parte de la facturación anual.

De momento el contrato garantiza que Barcelona seguirá siendo la sede del MWC, al menos, hasta 2023. Pero también hay cláusulas que exigen estabilidad para celebrar el congreso sin influencias externas.

Te puede interesar