Pasar al contenido principal

Así funciona el VAR que la FIFA estrena en el Mundial de Rusia 2018

VAR en Italia
Árbitro consultado en VAR GettyImages

Un Mundial de fútbol siempre es un evento interesante, incluso para aquellos que no gustan de este deporte. En el de este año además hay un aliciente histórico: por primera vez la FIFA ha autorizado el uso de la tecnología en el fútbol, el llamado VAR que se estrena en el Mundial de Rusia 2018.

Esta tecnología consiste en utilizar repeticiones para tomar decisiones en tiempo real, es decir, que el árbitro puede parar el partido para comprobar si un gol fantasma ha entrado o no. Ya se ha probado en competiciones como la FA Cup inglesa, pero este es el evento de mayor nivel en el que lo veremos.

Es un hecho histórico porque hasta ahora la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) se ha mostrado siempre reticente a arbitrar los partidos utilizando la tecnología. Sin duda el funcionamiento del VAR tiene sus inconvenientes y críticos, pero ayudará a hacer que este deporte sea más justo.

Leer más: Guía Mundial Rusia 2018: todo lo que debes saber de las 32 selecciones participantes

Qué significa VAR

Empecemos la casa por el tejado: las siglas del VAR proceden del inglés y significan Video Assistant Referee, que en español se traducen como Árbitro Asistente de Vídeo. El nombre no es insignificante, ya que no es una tecnología automática sino que implica que los humanos deben revisar el vídeo.

Es parecido al ojo de halcón que funciona en el tenis desde hace años, aunque con algunas diferencias clave a la hora de tomar las decisiones. En fútbol no es tan sencillo ya que pese al VAR hay decisiones que son subjetivas.

Quién lo puede pedir y cuántas veces

La primera diferencia con respecto al ojo de halcón es que los jugadores no pueden pedir que se vea el vídeo de la jugada. El funcionamiento del VAR en Rusia 2018 no contempla repetir la jugada a petición de los equipos, sino del árbitro. Así ha sido hasta ahora allá donde se ha aplicado porque es la normativa de la FIFA.

Por lo tanto, sólo el árbitro puede decidir unilateralmente videoarbitrar una jugada, y lo puede hacer cuantas veces quiera.

En qué casos se aplica

Hay cuatro casos en los que el colegiado del encuentro podrá pedir la repetición en vídeo de la jugada. Hay quien puede pensar que son limitados, pero la verdad es que cubren la mayor parte de la problemática que se puede producir en un partido.

No se han incluido más para no ralentizar el curso del partido en exceso. Estos son los casos en los que se podrá utilizar el VAR:

  • Goles
  • Penaltis
  • Rojas
  • Confusión de identidad

¿Se para mucho el partido?

Una de las principales preocupaciones de los más puristas del fútbol es que el funcionamiento del VAR en el Mundial de Rusia 2018 ralentice mucho los partidos e introduzca demasiados parones.

La verdad es que puede ocurrir, ya que al poder utilizarlo infinitas veces el árbitro puede parar el partido cuantas veces sea necesario. Digamos que en un minuto puede haber tres acciones merecedoras de la repetición en vídeo.

Al solicitarlo pueden ocurrir dos cosas:

  • Que los asistentes comuniquen al árbitro qué ha ocurrido y el árbitro lo dé por bueno
  • Que el colegiado tenga que ir a la banda a ver el vídeo

El primer caso es bastante rápido. En unos segundos el problema está finiquitado. En el segundo la cosa es mucho más lenta, como se pudo comprobar en el Liverpool - West Bromwich Albion de FA Cup el pasado mes de enero.

Si tienes más dudas, puedes resolverlas en la web oficial de la FIFA.

Te puede interesar