Pasar al contenido principal

Así funcionan las mafias dedicadas al robo y tráfico de vehículos

Robo coches policia
Policía Nacional
  • Qué coches se roban más y qué hacen con ellos las mafias son las dos preguntas más importantes en el tráfico ilícito de vehículos. 
  • La mayoría de los coches que se sustraen se roban por encargo para ser desguazados y venderse a piezas. 
  • Cuando su destino es ser vendido en otro país, el coche robado comienza un viaje en un barrio solitario o un polígono industrial. 

La foto de arriba es una imagen publicada por la Policía tras una operación que terminó con la desarticulación de un grupo criminal que se dedicaba al robo de todoterrenos para venderlos a narcotraficantes.

Esta práctica es muy común en los últimos meses. Nos lo ha contado José Manuel Orges Soto, Inspector Jefe del Grupo de Tráfico Ilícito de Vehículos de la Policía Nacional. "Ahora se roban muchos Toyota Land Cruiser por el tema del alijeo del hachís en la playa", explica Orge. Al parecer la tracción del Land Cruiser es de las mejores para salir a toda velocidad de la arena de la playa. "Los roban y quitan los asientos para dejar el mayor espacio de carga disponible", afirma el policía.

En la operación se detuvo a tres personas y se recuperaron un total de 15 coches robados. Al parecer, los ladrones entraban en las casas de los propietarios y cogían las copias de las llaves sin que ellos se dieran cuenta. Después, volvían y se llevaban el coche. El objetivo era vender los vehículos a narcotraficantes asentados en el Campo de Gibraltar (Cádiz).

En el vídeo de abajo puedes ver el momento en que registran uno de los coches y la cantidad de llaves que esconde en su interior:

Por lo que hemos sabido este modus operandi es algo puntual que se está viendo en los últimos tiempos por el aumento del tráfico de drogas en la zona sur de la península. Del negocio participan mafias internacionales dedicadas al robo de coches, pero lo de entrar a quitar las llaves para robar todoterrenos no es su forma de trabajo ni su objetivo habitual.

Los coches preferidos por las mafias internacionales de robos de coches

Tras hablar largo y tendido con José Manuel Orges hemos sabido que, en España, las mafias internacionales de coches operan en cuatro zonas fundamentales: Madrid, Costa del sol, Levante  y Cataluña.

El por qué de esta especialización geográfica tiene una doble explicación: porque son zonas adineradas donde es más fácil encontrar coches de media y alta gama y, sobre todo, porque son "zonas con alta densidad de población de nacionalidad búlgara, rumana, polaca... ya que así les resulta más sencillo pasar desapercibidos".

Lo que no es cierto es el mito de que las mafias de robos de coches solo buscan modelos de alta gama —de BMW X5 para arriba, se suele decir—. Por su experiencia como jefe de la Brigada de Tráfico Ilícito de Vehículos, Orges asegura que se roban más coches de gama media que del segmento premium. ¿La razón? Que al ser más vendidos, sus piezas tienen mejor salida en el mercado negro del recambio.

Un ranking basado en su experiencia coloca a los Seat León y Seat Ibiza como los coches preferidos por los ladrones; también los Dacia, Renault, Peugeot y Citroën "porque tienen mucha salida en Africa; y los BMW, que se demandan mucho en Europa.

El modus operandi de las mafias

De los tres tipos de robos de coches más habituales —sin fuerza, al descuido o estafas— las mafias internacionales se decantan por el robo sin fuerza. "Saben que en caso de ser detenidos las penas son mucho menores", explica Orge.

Los ladrones eligen el coche en función del beneficio que esperan sacar por él: piezas, venta del coche completo en mercado negro o por pedido del comprador... 

Una vez seleccionada la marca, el modelo y la unidad en concreto lo abren sin producir daño alguno. El aparato que usan para robar coches se puede comprar legalmente en Internet y les permite acceder al interior para con un segundo dispositivo que la Policía conoce como cajita acceder al ordenador y poder arrancarlo.

  1. Antes de llevarse el coche, los ladrones hacen una primera inspección visual para ver si lleva GPS o algún dispositivo de rastreo. Si lo encuentran lo desactivan y, si no es posible, renuncian al robo.
  2. Si no lo encuentran, pasan a la segunda fase del robo, la que llaman enfriar el coche. Lo que hacen es dejarlo estacionado en la vía pública durante un par de días, en una zona donde no llame la atención —pero con las placas dobladas—. "Si en 48-72 horas no lo han localizado, entienden que no lleva GPS", explica Orges.
  3. El coche robado comienza su andadura a su destino final. Esto abre dos posibilidades: 

    Si el vehículo ha sido robado para su venta intacto, la banda inicia el proceso de falsificación de documentos.
    Si el objetivo es sacar beneficio de las piezas, lo llevan a una zona apartada —normalmente polígonos industriales o naves en mitad del campo— donde extraen las piezas que necesitan. El resto lo venden a desguace.

  4. El último paso es el traslado. Las bandas organizadas cuentan con conductores que se dedican a llevar los coches robados —con la documentación ya falsificada— o las piezas a los países de destino. Habitualmente, estos son los del este de Europa y del norte de África.

 

Todo robo tiene un por qué

José Manuel nos desmonta otro mito sobre los robos de coches. Los modelos de alta gama no son los preferidos por los ladrones, ahora lo que buscan son gama media, de los más vendidos, porque esos son los que alcanzan el mayor valor en el mercado de negro de recambios. "De ahí la alta demanda de los modelos del grupo VAG", nos dice.

"Un coche por piezas vale más que uno completo", explica el jefe de la Brigada de Tráfico Ilícito de Vehículos. Y como muestra, nos da un ejemplo: un Seat León en el mercado de segunda mano se vende por unos 4.000 o 5.000 euros; por piezas, su valor asciende supera los 10.000 euros. 

Quién es quién en las bandas organizadas

José Manuel Orges nos desvela el organigrama típico de una banda dedicada al robo y tráfico ilícito de vehículos.

  • El jefe de la banda. Es el que encarga el trabajo y se lleva la mayor parte de los beneficios. El objetivo de la Policía siempre es llegar al máximo responsable.
  • El falsificador.
  • El robacoches. Se lleva el coche que le han indicado y lo deja enfriar; también es el encargado de trasladarlo al punto donde será falsificado o despiezado.
  • El conductor. Es el que mueve el vehículo ya falsificado hasta el país donde le espera su comprador (lo mismo si se trata de piezas). "Cobran entre 500 y 1.000 euros por cada viaje", nos cuenta Orges.
  • Los colaboradores. Diferentes perfiles necesarios para el negocio del robo y la venta. Aquí entran los que hablan con los transportistas, consiguen papeles... y todo lo que sea necesario. 

Te puede interesar