Pasar al contenido principal

Así son los bonos verdes de Repsol: 500 millones de euros para reducir 1,2 toneladas de emisiones de CO2

Una imagen del Campus Repsol.
Repsol
  • La emisión de bonos verdes de Repsol por un valor de 500 millones de euros alcanzó una demanda de 3.000 millones de euros a las dos horas.
  • La mayor parte del capital inversor procede de Reino Unido, España y Francia y se destinará a un total de 300 proyectos en el área de refino y química y de tecnologías de bajas emisiones

Repsol intenta mostrar una cara más verde. Así es que, en mayo del año pasado, la petrolera cerró la emisión de bonos verdes a cinco años por un valor de 500 millones de euros. Los bonos se emitieron a un precio del 99,6% y un cupón del 0,5% que, en menos de dos horas, alcanzaron una demanda de cerca de 3.000 millones de euros. 

Desde la compañía señalan que la emisión ha tenido buena acogida en el mercado "con un volumen de órdenes superior a cinco veces la cantidad emitida", apunta el director de Financiación de Repsol, Mariano Benito. El bono ha interesado a gestoras de fondos, bancos, aseguradoras, planes de pensión y organismos públicos. Además, la mayor parte del capital procede de Reino Unido, un 26%, España, un 19%, y de Francia, un 18%.

No sólo es la primera emisión de bonos verdes de Repsol sino que se trata de la primera compañía petrolera y de gas del mundo en emitir un bono verde. La principal singularidad de instrumento financiero de deuda es que los ingresos obtenidos se destinan a financiar o refinanciar proyectos sostenibles. 

Desde la petrolera han señalado que el capital irá a parar  a un total de 300 proyectos con impacto medioambiental con los que la empresa espera reducir 1,2 millones de toneladas de emisiones de CO2 al año. 

Se trata de proyectos de eficiencia energética en el área de refino y química (que supondrán el grueso de la inversión) y también de tecnologías de bajas emisiones "que abren la puerta a futuros proyectos de Exploración y Producción", señalan desde la empresa.

El 55% de los fondos se destinarán a refinanciar proyectos que la compañía tiene ya en marcha desde 2014 y el resto a proyectos que deben iniciarse hasta tres años después de la emisión. 

Lo cierto es que el mercado de bonos verde atraviesa un periodo de bonanza y es que en 2017 se movieron 132.000 millones de euros en todo el mundo, un 78% más que el año anterior según Climate Bonds Initiative. El bono verde tiene como particularidad que los ingresos deben destinarse a proyectos con impacto medioambiental.

La iniciativa del bono verde se enmarca en el Plan de Energía y Carbono 2014-2020  por el que Repsol quiere evitar hasta 2,1 millones de toneladas de gases de efecto invernadero  al año hasta 2020.
 

Te puede interesar