AstraZeneca admite que los mejores resultados que han obtenido en los ensayos de su vacuna contra el COVID-19 provienen de un error en la dosificación, lo que genera dudas a los expertos

Steve Parsons-WPA Pool/Getty Images

  • AstraZeneca y la Universidad de Oxford han reconocido que los resultados que arrojan un mayor efectividad en su vacuna provienen de un "error" en la dosificación.
  • La vacuna aumenta hasta un 90% su efectividad en el caso de aquellos que recibieron solo la mitad de la primera dosis de la inyección.
  • Según los expertos, esto supone una pérdida de confianza en la compañía y en dicha vacuna. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

AstraZeneca y la Universidad de Oxford reconocieron el miércoles pasado un error de dosificación en los ensayos de su vacuna contra el COVID-19. Este hecho ha provocado que muchos expertos afirmen que se ha producido una pérdida de confianza en su inyección.

Según los últimos resultados del ensayo a gran escala anunciados el lunes, la vacuna de AstraZeneca tiene una efectividad media del 70% Sin embargo, las últimas averiguaciones apuntan hacia un porcentaje cercano al 62% en aquellos que recibieron dos dosis completas y del 90% en los que recibieron la mitad de la dosis en su primera inyección.

El pasado lunes AstraZeneca admitió que la media dosis fue inicialmente un "error", según informó Reuters. El plan era que los pacientes del ensayo británico recibieran dos dosis completas con un mes de diferencia, pero algunos recibieron media en su primera inyección. 

La media dosis pareció aumentar la eficacia de la vacuna, lo que el doctor Mene Pangalos, ejecutivo de AstraZeneca, describió como "serendipia". Los ensayos incluyeron a más de 20.000 voluntarios en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

9 preguntas y respuestas sobre la vacuna de Pfizer y Moderna

En un comunicado de prensa, AstraZeneca explicó que menos de 2.800 pacientes recibieron la dosis más pequeña, en comparación con casi 8.900 pacientes a los que se les administró dos dosis completas. 

En este contexto, algunos expertos han expresado su preocupación por el error. El martes, Moncef Slaoui, jefe del programa de vacunas de EE.UU, apuntó que los participantes que recibieron media dosis tenían menos de 55 años. 

Así, si la mitad de la dosis no se ha probado en pacientes mayores, esto plantea dudas sobre la eficacia de la vacuna, ya que las personas más jóvenes generalmente tienen una respuesta inmune más fuerte.

Además, los resultados de eficacia se combinaron a partir de ensayos clínicos en Gran Bretaña y Brasil que fueron diseñados de manera diferente, según recoge el New York Times. 

John LaMattina, expresidente de la unidad global de investigación y desarrollo de Pfizer, tuiteó que era "difícil de creer" que la Food and Drug Administration emitiese una aprobación de emergencia para una vacuna cuya dosis más eficaz solo se ha administrado a 2.300 personas. 

John Moore, profesor de microbiología e inmunología en Weill Cornell Medical College, afirmó al Times que "el comunicado de prensa planteó más preguntas de las que respondió". 

Por su parte, Natalie Dean, bioestadística especializada en diseño de estudios de vacunas en la Universidad de Florida, publicó en Twitter lo siguiente: "Astrazeneca / Oxford obtienen una mala calificación en transparencia y rigor cuando se trata de los resultados de los ensayos de vacunas". 

AstraZeneca no respondió a la solicitud de Business Insider para aportar su visión de los hechos, pero una portavoz explicó al Times que los ensayos "se llevaron a cabo con los más altos estándares".

Asimismo, Pangalos declaró al Wall Street Journal el miércoles que el error era "irrelevante". 

"Independientemente de la forma en que mire los datos, incluso si solo se fija en los datos de dosis completa, tenemos una eficacia que cumple con los umbrales de aprobación de una vacuna que tiene una efectividad superior al 60%", recalcó.  

Por qué la vacuna Pfizer-BioNTech todavía plantea muchas dudas

Este no es el primer obstáculo que han enfrentado AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Sus ensayos de vacunas se detuvieron después de una "enfermedad inexplicable" en un participante del ensayo del Reino Unido el pasado mes de septiembre. No obstante, poco tiempo después se les dio luz verde para continuar

En noviembre los fabricantes de medicamentos Pfizer y Moderna anunciaron los resultados del ensayo de sus respectivas vacunas, que tenían un 95% de efectividad en la prevención de COVID-19. 

LEER TAMBIÉN: España ya tiene el plan de vacunación contra el coronavirus: así se hará en otros países

LEER TAMBIÉN: Vacunar a personas con más interacciones que a los grupos de riesgo reduce un 70% el total de muertes

LEER TAMBIÉN: Surgen dudas sobre los datos de la vacuna contra el coronavirus de Oxford y AstraZeneca

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”