Pasar al contenido principal

AstraZeneca propone a Gilead la mayor fusión farmacéutica de la historia en medio de la carrera por conseguir una cura eficaz contra el coronavirus

Unas muestras etiquetadas en los laboratorios de AstraZeneca etiquetadas como 'vacuna COVID-19'
Reuters
  • AstraZeneca ha contactado con Gilead para plantear una posible fusión, según adelanta en exclusiva Bloomberg.
  • La británica AstraZeneca, una de las mayores farmacéuticas del mundo, está detrás del remdesivir, el fármaco desarrollado contra el Ébola que se ha convertido en uno de los tratamientos destacados contra el COVID-19.
  • La biotecnológica estadunidense Gilead trabaja con la Universidad de Oxford en el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 que está a punto de entrar en fase III. Esta semana ha anunciado que tiene capacidad para fabricar hasta 2.000 millones de dosis de la vacuna.
  • Por el momento no existen conversaciones formales entre ambas compañías, según explica Bloomberg, pero la fusión podría desembocar en un gigante sanitario valorado en más de 180.000 millones de euros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La farmacéutica británica AstraZeneca ha planteado a la biotecnológica estadounidense una posible fusión, según adelanta en exclusiva Bloomberg, que de confirmarse se convertiría en la mayor operación de la historia del sector farmacéutico, justo cuando ambas compañías están inmersas en la carrera por desarrollar una vacuna contra el COVID-19, la enfermedad infecciosa provocada por el coronavirus que ha desatado una pandemia mundial que suma ya más de 400.000 víctimas mortales.

Según explica Bloomberg, AstraZeneca se puso en contacto con Gilead hace un mes, aunque sin especificar ningún tipo de cifra o detalles de la posible operación. Gilead habría discutido la idea internamente, sin llegar a tomar ninguna decisión forma sobre cómo avanzar en las conversaciones que, por ahora, no existen según la información de la agencia.

AstraZeneca, valorada en más de 110.000 millones de libras (unos 124.000 millones de euros) es la farmacéutica más importante del Reino Unido —tiene más de 61.000 empleados— y la quinta a nivel mundial por ingresos. Desarrolla, manufactura y vende fármacos en más de 100 países para tratamientos de dolencias que van desde el cáncer hasta enfermedades cardiovasculares, inflamatorias, respiratorias o neurológicas.

Gilead, con sede en California y más de 11.000 empleados, ha visto cómo se ha disparado su valor bursátil a raíz de la pandemia del coronavirus hasta los 96.000 millones de dólares (unos 85.000 millones de euros). La revalorización de las acciones de Gilead se ha debido en buena medida a que uno de sus medicamentos desarrollados para tratar el virus del ébola, el remdesivir, se ha ido abriendo camino como uno de los posibles tratamientos contra el COVID-19 y actualmente existen varios ensayos clínicos para demostrar su eficacia.

Leer más: La desconocida historia de Moderna, cuya vacuna contra el coronavirus se enfrenta a un examen que podría convertirla en una de las startups más relevantes de toda la historia

El remdesivir está aprobado en algunos países como tratamiento de emergencia para pacientes infectados por SARS-COV-2, como Estados Unidos o Japón, y en España la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) también ha permitido recientemente el acceso a este fármaco a su uso compasivo en casos concretos, en pacientes que requieren oxígeno suplementario o ventilación mecánica.

El banco de inversión estadounidense SVB Leerink ha pronosticado recientemente que las ventas del remdesivir podrían alcanzar los 7.700 millones de dólares (casi 7.000 millones de euros) en 2022.

Gilead ha estado dispensando gratuitamente las primeras dosis del medicamento, lo que ha llevado a algunos inversores a preguntarse cómo planea la empresa ganar dinero con el fármaco. El CEO Daniel O'Day ha afirmado que la compañía podría gastar 1.000 millones de dólares en el tratamiento solo este año, explica Bloomberg.

Por su parte, AstraZeneca está ayudando a fabricar una vacuna contra el COVID-19 junto a la Universidad de Oxford, una de las que está en fase más avanzada en todo el mundo. Estados Unidos ha comprometido hasta 1.200 millones de euros para apoyar el desarrollo de esta vacuna, que entrará en la fase III de los ensayos clínicos este mes de junio.

Leer más: Todo lo que tiene que ocurrir antes de que la población mundial pueda recibir una dosis de la vacuna contra el coronavirus

La compañía británica anunció esta misma semana que había firmado acuerdos con la Coalición de Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI) y la Alianza de Vacunas Gavi — dos organizaciones benéficas apoyadas por la Fundación Bill y Melinda Gates y la Organización Mundial de la Salud— para aumentar sus suministros.

AstraZeneca se ha comprometido a producir en masa la vacuna antes de que se demuestre su eficacia, un paso inusual diseñado para acortar el largo plazo de producción de la vacuna. En concreto, la farmacéutica espera tener listas 400 millones de dosis preparadas a finales de 2020 y en total ya ha anunciado que su capacidad de producción le permitirá fabricar hasta 2.000 millones de dosis

Esta semana también ha anunciado un acuerdo de colaboración con el Instituto Serum de la India para suministrar dosis a países de ingresos bajos y medios.

Y además