La vacuna de Oxford y AstraZeneca contra el coronavirus que llegará a España sufre otro revés: un segundo paciente desarrolla también una mielitis transversa tras la inyección

Muestras de voluntarios de los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca en el Centro de Investigación Wits RHI Shandukani, Johannesburgo, Sudáfrica.
Muestras de voluntarios de los ensayos de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca en el Centro de Investigación Wits RHI Shandukani, Johannesburgo, Sudáfrica.
REUTERS/Siphiwe Sibeko
  • Un segundo voluntario de los ensayos de la vacuna para el COVID-19 de AstraZeneca ha sufrido una reacción neurológica adversa.
  • Al igual que el primero de ellos, por el que se suspendieron los ensayos en la fase III de la candidata, la reacción se manifiesta como un trastorno neurológico conocido como mielitis transversa. 
  • Los expertos están ahora mismo preocupados por la presencia de dichos casos, una posible falta de transparencia y la aprobación de una vacuna que no cumpla con todos los requisitos, informa The New York Times, medio que se ha hecho eco del segundo incidente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un segundo voluntario en los ensayos de la vacuna de AstraZeneca ha sufrido la misma reacción neurológica adversa de la candidata contra el COVID-19, informa The New York Times.

Dicho trastorno se conoce como mielitis transversa, una inflamación de la médula espinal que puede provocar debilidad en brazos y piernas, parálisis, dolor y problemas intestinales y de vejiga.  

La compañía encargada de desarrollar la vacuna de la Universidad de Oxford (Inglaterra, Reino Unido), asegura que "no ve evidencias" y que es "poco probable" que dichas manifestaciones estén relacionadas con la candidata contra el nuevo coronavirus. 

"Estamos comprometidos con la seguridad de nuestros participantes y los más altos estándares de conducta en nuestros estudios y continuaremos monitoreando la seguridad de cerca", comentaba el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, tras la reanudación de los procesos en Reino Unido, Brasil, India y Sudáfrica. 

Leer más: La urgencia por conseguir una vacuna contra el COVID-19 podría empeorar la situación de la pandemia, según los expertos

El primero de los afectados por la reacción adversa en los ensayos de la vacuna de AstraZeneca, se clasificaba como un sujeto que había contraído una enfermedad inexplicable. Más tarde, se asoció su caso a una esclerosis múltiple no diagnosticada. 

Para entonces, se desconocía el vínculo de la manifestación con la vacuna. Esta podría deberse a enfermedades subyacentes, características genéticas del individuo —argumentos que sostiene AstraZeneca, como se ha mencionado con anterioridad— o ser una derivada del experimento.

Pero los expertos destacan ahora que la mielitis transversa también puede deberse a una infección viral.  De hecho, el segundo caso de la enfermedad no ha podido diagnosticarse. 

"Si hay 2 casos, entonces esto empieza a parecer un patrón peligroso", dice a The New York Times Mark Slifka, experto en vacunas de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón, Estados Unidos. 

Leer más: Todo lo que debes saber sobre la vacuna del coronavirus que llegará a España antes de final de año: quién está detrás, cuándo se aprobará, ventajas e inconvenientes

Asimismo, los expertos creen que podría estarse dando una falsa sensación de seguridad y eficacia que podría no mantenerse en el tiempo —además, ninguno de los 2 casos fueron reportados inmediatamente—, y / o llevar al despliegue de una vacuna débilmente efectiva.  

"La comunicación a su alrededor ha sido horrible e inaceptable", ha dicho el doctor Peter Jay Hotez, virólogo de la Escuela de Medicina de Baylor en Houston, Texas, EEUU. 

De hecho, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha permitido que se reanuden los ensayos en el país porque "queda por ver" si la enfermedad tiene que ver, o no, con la vacuna de AstraZeneca, han informado los Institutos Nacionales de Salud de EEUU a The New York Times. Aunque aclaran que forma parte de la práctica estándar hacer una pausa para una evaluación adicional.

No obstante, la compañía se ha comprometido a establecer un objetivo de efectividad del 50% —para el que haría falta un total de 150 con COVID-19 confirmado entre los participantes—, dentro del mínimo comprendido por la Organización Mundial de la Salud y la FDA para considerarse una vacuna segura. Pudiendo solicitar el uso de emergencia con un total de 75 infectados dentro del estudio. 

LEER TAMBIÉN: La OMS rebaja el optimismo: anticipa que la vacuna del coronavirus no estará disponible para la mayoría hasta 2022

LEER TAMBIÉN: China va a empezar a probar en humanos una vacuna contra el coronavirus que se administra por vía nasal

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

VER AHORA: "Salir al mercado laboral ahora mismo no es una buena idea; los jóvenes deben seguir estudiando", aconseja este experto en Educación

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Medicina
  4. Ciencia
  5. Salud
  6. Trending
  7. Top