Desequilibrio energético alarmante: descubren que la atmósfera de la Tierra retiene el calor dos veces más rápido que hace 15 años

Calor en la atmósfera

mugi jo/Unsplash

  • La atmósfera de la Tierra retiene el calor dos veces más rápido que hace solo 15 años, un nuevo problema que se suma a la calamitosa emergencia climática de nuestros días. 
  • Un equipo de la NASA y la NOAA ha descubierto este "desequilibrio energético" de la Tierra, duplicado entre 2005 y 2019.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En pleno Antropoceno, el planeta se calienta un escalón más cada año, tanto que 2020 batió los récords de termómetro más altos jamás registrados. ¿El gran y único culpable? El ser humano, y la consecuencia, la emergencia climática como reto más urgente del siglo XXI. Otro problema potencial relacionado con este problema es un reciente descubrimiento científico: la Tierra retiene más del doble de calor al año que hace 15 años.

Un equipo de la NASA y la NOAA descubrió que el calificado como desequilibrio energético de la Tierra se duplicó entre 2005 y 2019. Este concepto aborda la diferencia entre la cantidad de energía absorbida por la Tierra y la cantidad de energía emitida por ella. Al aumentar, el sistema terrestre gana en energía y por lo tanto, se calienta. 

Tal y como explican desde Universe Today, se emplearon dos tipos de fuentes para la medición de este desequilibrio: por un lado datos de la NASA Space Place y el sistema de energía radiante de la Tierra (CERES), especializado en cuánta energía entra y sale de la Tierra, y un sistema administrado por la NOAA llamado Argo

La radiación solar es la responsable de la mayor parte de energía que llega al espacio terrestre y es absorbida por su sistema. La que sale es más variada e incluye la parte de la radiación solar que rebota en las nubes blancas

Además, según dato de Argo, los mares son los responsables máximos de absorber la energía: hasta el 90% va a parar a los océanos. Por tanto, el desequilibrio energético está intrínsecamente asociado a anomalías térmicas en los mares. A su vez, las aguas más cálidas están más acidificadas.

Gráfico de la radiación medida como parte del experimento.
Gráfico de la radiación medida como parte del experimento.

NASA/NOAAGráfico de la radiación medida como parte del experimento. (NASA / NOAA)

Ambas plataformas señalan a la misma conclusión:la cantidad anual de energía almacenada ha aumentado drásticamente en el pasado reciente. Así, la Tierra está absorbiendo mucha más energía de la que emite, un fenómeno con muchas implicaciones para el futuro climático.

Los investigadores citan dos causas principales del creciente desequilibrio energético: la primera es la reducción del hielo marino y las nubes, cuyas superficies blancas aumentan el albedo del planeta y, por lo tanto, la cantidad de energía que se refleja de regreso al espacio. Una parte de la reducción en la cobertura de nubes tiene su origen en la Oscilación Decadal del Pacífico, en concreto su fase cálida.

El segundo motivo se debe al aumento de las emisiones de efecto invernadero: los propios gases arrojados a la atmósfera hacen que sea más difícil que el calor escape de la Tierra. Esta primavera los niveles de dióxido de carbono llegaron a su punto álgido en 4 millones de años, incluso a pesar de la pandemia de coronavirus. El ser humano incorpora cada año 40.000 millones de toneladas métricas de contaminación de CO₂ a la atmósfera.

¿Qué consecuencias puede acarrear dicho desequilibrio? Aunque no está muy claro, los investigadores especulan con que el calor atrapado en el sistema terrestre contribuya a que el derretimiento de los casquetes polares se acelere todavía más. Los océanos se volverían también más ácidos, impactando en los ecosistemas cuyo frágil equilibrio depende de la química del océano.

Otros artículos interesantes:

Internet contamina más de lo que crees: una videollamada supone 1.000 gramos de dióxido de carbono

Récord de CO₂ pese a la pandemia: los niveles de dióxido de carbono alcanzan su nivel más alto en 4 millones de años

Solo el plástico que la India tiró al mar en 2020 equivale al peso de 250.000 delfines: estos son los 10 países que más contaminan el océano de estos residuos