Por qué las startups de vehículos eléctricos no conseguirán superar a Tesla ni a los grandes fabricantes de automóviles

Los expertos describen este momento para las startups de vehículos eléctricos como 'la tormenta perfecta' y no están seguros de que muchas de ellas lo consigan.
Los expertos describen este momento para las startups de vehículos eléctricos como 'la tormenta perfecta' y no están seguros de que muchas de ellas lo consigan.

Rivian; Arrival; Lucid Air; Canoo; Xos; Faraday Future; Sira Jantararungsan/EyeEm/Getty; Anna Kim/Insider

Después de que Bloomberg publicara que Rivian despediría al 6% de su plantilla, su CEO, RJ Scaringe, convocó una reunión en toda la empresa. Visiblemente conmocionado, confirmó que cientos de trabajadores iban a perder su empleo. 

"En la reunión, explicó honestamente de dónde venimos, dónde estamos ahora, por qué tiene que pasar esto y cuánto lamenta que tenga que pasar", comentó un empleado despedido.

Fue un golpe relativamente menor para Rivian, que tiene 15.000 millones de dólares en el banco, cuenta con Amazon y Ford como inversores y ha producido miles de vehículos. No obstante, la empresa sigue estando en la cuerda floja, y las condiciones que hicieron necesarios los despidos están afectando a sus rivales de formas mucho más graves. 

En empresas como Canoo, aquellos que esperaban ayudar a construir el 'próximo Tesla' se han vuelto muy pesimistas.

Las startups de vehículos eléctricos, como Rivian, Lucid, Canoo y otras, están viendo cómo la mala gestión, problemas en la cadena de suministro y la dificultad básica de la producción en masa se manifiestan con bajas cifras de ventas y la caída del precio de sus acciones. Ahora, las grandes empresas como Ford y GM, están haciendo valer su poder. Los accionistas están presentando demandas y los inversores, que antes eran optimistas, están perdiendo la paciencia. 

Los expertos del sector afirman que este conjunto de problemas hundirá a muchas de nuevas compañías que en su momento recibieron valoraciones muy positivas al prometer rehacer la industria del automóvil. 

"Es la tormenta perfecta", afirma Martin French, consultor de Berylls.

Dentro de estas startups, el ambiente no es mucho mejor, según los empleados y exempleados. Muchos de los que han hablado con Business Insider para este reportaje han querido mantener el anonimato, ya que no están autorizados a hablar públicamente de sus empresas. Este medio ha comprobado, no obstante, sus identidades.

Para muchos de esos trabajadores, las esperanzas de formar parte de la "próxima Tesla" han dado paso al pesimismo

"Tesla se ha hecho con su mercado y estará aquí para siempre", dice un directivo que ha trabajado en varias empresas de vehículos eléctricos. "Lo demás, es un juego de azar total", añade.

Electrificación, coches autónomos y conectividad 5G: los grandes cambios que nos traerá esta década, según los CEO de Audi, BMW, Hyundai, Lexus, Porsche, Toyota y Volvo

Una situación sombría

Hace apenas un año, el futuro parecía brillante para empresas como Rivian, Lucid, Canoo, Faraday Future, Xos Trucks, Arrival y otras que pretendían recrear el éxito de Tesla. Muchas de ellas salieron a bolsa en 2020 o 2021. Entusiasmaron a los inversores con sus declaraciones sobre planes de productos, plazos y futura cuota de mercado. Contrataron a veteranos de la automoción y jóvenes trabajadores del sector tecnológico.

Para la mayoría de estas empresas emergentes, 2022 era el año en que planeaban dar el gran salto. Sin embargo, la mayoría se ha quedado muy lejos de sus objetivos de producción, incluso los que han reducido ante las limitaciones de la cadena de suministro.

Misiones fallidas: las metas de producción se han quedado muy lejos de las cifras reales de vehículos fabricados

tabla 1
El proyecto de Lucid es de 6.000 a 7.000 coches, mientras que Canoo hablaba originalmente de hacer entre 3.000 y 6.000 coches.

Así ha sido la evolución del precio de las acciones de estas startups:

Los datos son desde la fecha de la salida a bolsa hasta el lunes 22 de agosto de 2022

Nada de Elon Musks

Parte de la culpa de la caída de las cifras se debe a la mala suerte, en parte por la pandemia que sigue atascando las cadenas de suministro y las condiciones macroeconómicas que mantienen actualmente un ciclo bajista. Pero los expertos del sector defienden que la mala gestión ha empeorado las cosas mucho más de lo necesario. 

Nikola, Lordstown y Faraday Future han cambiado a su equipo de ejecutivos por una u otra razón.

Lucid ha tenido problemas para controlar la logística y la producción. "Cuando diseñas un vehículo, es de una manera, pero cuando vas a fabricarlo, es una cosa totalmente diferente", explica un antiguo ingeniero de la empresa. El CEO de Lucid, Peter Rawlinson, ha reorganizado recientemente la dirección y ha contratado a un nuevo líder con la esperanza de poner en marcha la producción.

Por su parte, los responsables de Xos afirman que los ejecutivos de la startup están haciendo malabares con demasiados productos a la vez, lo que es un signo de inexperiencia, y por ello han tenido que despedir a empleados. 

17 startups de baterías a punto de ofrecer el avance que necesitan los fabricantes de automóviles para ganar la batalla del coche eléctrico

Exempleados de Canoo afirman que los objetivos del CEO, Tony Aquila, son poco realistas (al final del segundo trimestre, la empresa aún no había producido ninguno de los 3.000 a 6.000 vehículos que prometió para el año). 

Electric Last Mile Solutions ha visto cómo sus dirigentes estaban más interesados en comprar acciones de la empresa que en llevarla a la producción, según los comunicados de la empresa sobre una investigación interna acerca de los ejecutivos que obtenían acciones con descuentos sobre el valor de mercado antes de su SPAC.

Todos quieren ser el próximo Elon Musk, pero pocos siguen su modelo.

"Tesla ha demostrado ser muy resistente en parte debido a la fortaleza y determinación de Elon Musk.  Los recién llegados pueden tener grandes ideas pero no necesariamente tienen a alguien con ese increíble nivel de fortaleza y experiencia financiera para ser capaz de llegar a los mercados", afirma un ejecutivo de una startup.

Aunque se enfrentan a retos en el ámbito eléctrico, los fabricantes de coches tradicionales, como Ford, tienen una serie de ventajas sobre las nuevas empresas.

El juego de los veteranos

Los gigantes de la industria, como Ford y GM, entraron en el sector de los vehículos eléctricos más tarde y con más lentitud que las nuevas empresas, pero han podido recuperar el tiempo perdido. Junto con Volkswagen, Stellantis y Toyota, los actores de Detroit están invirtiendo miles de millones de dólares en el sector eléctrico. Las nuevas empresas "no tienen la misma resistencia", según afirma un directivo que ha trabajado en varias de ellas.

No obstante, no es una transición fácil. Ford ha subido los precios del F-150 Lightning debido a los continuos problemas en la cadena de suministros, mientras que GM, Toyota, Subaru y BMW han tenido que retirar grandes cantidades de vehículos eléctricos. Pero, gracias a las relaciones establecidas con los proveedores, los sólidos balances y los vehículos de gasolina que siguen vendiéndose, las grandes compañías resisten.

Están empezando a dominar el mercado, mientras los recién llegados luchan por poner en marcha sus fábricas y conseguir el reconocimiento de la marca. Ford, por ejemplo, lanzó el exitoso Lightning en una pequeña parte del tiempo que le llevó a Rivian empezar a construir su pick-up R1T. Además de esto, puede que Lucid no sea el pionero de los SUV eléctricos de lujo que una vez pensó que sería, ya que los rivales de Mercedes, BMW y Cadillac han irrumpido con fuerza.

 

"La historia de la producción en Rivian es muy importante. Especialmente porque 2023 está programado para ser un año de inflexión importante para el mercado de furgonetas eléctricas con el F-150 Lightning, o el Cybertruck", escribía el analista de Wedbush Dan Ives en una nota del 10 de agosto.

Incluso si las startups no estuvieran desperdiciando sus ventajas, la presencia de las empresas tradicionales les hace aún más difícil conseguir acuerdos con los proveedores. Estos tienen que elegir entre clientes de larga duración con grandes reservas de efectivo y un negocio garantizado de gran volumen, y las nuevas compañías que quizá nunca puedan pagar sus piezas.

"Ford, GM y Tesla van a ser capaces de superar a las nuevas empresas", opina Bill Diehl, analista de automóviles.

Puede que Rivian esté en buena forma para sobrevivir, pero el fracaso de otras startups 'es casi inevitable', dice un experto.

La ventana de la oportunidad se cierra

A medida que los despidos y la reducción de costes ponen de manifiesto la dificultad de recrear el éxito de Tesla en las condiciones actuales, los inversores comienzan a perder la fe.

"Se sienten un poco menos seguros de que las startups sean capaces de cruzar ese abismo hacia la rentabilidad. Con ese menor acceso al capital, hay un aumento del riesgo existencial para cada una de esas empresas", comenta Quin García, gerente de AutoTech Ventures, a Business Insider.

El consenso entre la gente del sector es que el respaldo de Rivian y su mercado objetivo le dan la mejor oportunidad de éxito en su clase. Las amplias finanzas de Lucid pueden ayudar en su camino, pero tendrá que moverse más rápido y expandirse más allá del sedán eléctrico de lujo para superar a sus rivales. Para los demás, que se esfuerzan por ofrecer un producto lo suficientemente único y que no disponen de dinero para ampliarlo, el panorama es sombrío.

Otros artículos interesantes:

El fabricante chino de coches eléctricos que ya vende más que Tesla y al que respalda Warren Buffett desembarcará en España en 2023: por qué es importante

Así ha evolucionado el tráfico de Madrid y Barcelona: de los atascos diarios al rechazo al coche

Las cámaras de vigilancia de los conductores van a dispararse un 500%: estas 4 empresas desconocidas ya están conquistando el mercado

Te recomendamos