Cómo el negocio del "paga ahora y compra después" ha pasado de ser el favorito de la tecnología financiera a caer en la incertidumbre en 18 meses

Las fintech de buy now pay later (compra ahora y paga después) viven momentos complicados.

Getty Images

Cuando hablamos de tecnología financiera, es innegable que el sector con mayor movimiento a comienzos de 2021 fue el del "compra ahora y paga después" (lo que se conoce en el sector como buy now, pay later, que en inglés se agrupa bajo las siglas BNPL). Sin embargo, 18 meses después todo ha cambiado. 

En marzo de 2021, la fintech sueca Klarna anunció una ronda de financiación de 1.000 millones de dólares (algo más de 980 millones de euros) y en verano alcanzó una valoración de unos 45.600 millones de dólares (unos 44.800 millones de euros), convirtiéndose en la segunda fintech más valorada del mundo. 

Mientras eso ocurría, otro de los grandes jugadores del sector Affirm decidió salir a bolsa en enero de 2021, en parte su crecimiento se había visto impulsado por una asociación con Peloton, la empresa de bicicletas estáticas que vivió su particular auge en la pandemia del COVID-19 cuando los gimnasios tuvieron que cerrar y los salones se convirtieron en salas de spinning

Pero algo más de un año después, el escenario es bien distinto. El negocio se ha complicado. Una vez que las restricciones de la pandemia han acabado, las fintech del "compra ahora y paga después" se están enfrentando a unas mayores dudas sobre cómo afrontar su camino a largo plazo para lograr el éxito. 

Pagos cada vez más digitales, 'superapps' con multitud de servicios y una banca abierta en auge: así ven los directivos de las 'fintech' el futuro del sector

En mayo, Klarna hizo saltar las alarmas. En un vídeo, el cofundador y CEO de la compañía, Sebastian Siemiatkowski, anunció que alrededor de un 10% de la plantilla de la firma, unos 700 empleados, serían despedidos. 

El directivo hacía referencia al cambio de escenario macro con la guerra de Ucrania, el fuerte repunte de la inflación, la incertidumbre en los mercados y la posible recesión como catalizadores de esta decisión. 

"Cuando establecimos nuestros planes de negocio para 2022 en el otoño pasado, estábamos ante un mundo muy diferente del que tenemos ahora", señaló Siemiatkowski en un comunicado a los empleados. "Es crucial permanecer calmados en tiempos de tempestad, pero es también crucial no cerrar los ojos a la realidad", añadía. 

Las malas noticias han continuado para Klarna en estas últimas semanas. The Wall Street Journal publicó hace unos días que la valoración de Klarna podría caer en picado, con una nueva cifra tan baja como los 6.500 millones de dólares. 

Las valoraciones de las 'fintech' alcanzan cifras astronómicas en su batalla con los bancos, aunque los expertos no ven, por el momento, una burbuja y destacan su carácter global y su potencial

En este contexto, también Affirm vive tiempos turbulentos. Sus acciones han caído más de un 80% desde que comenzó el año en paralelo al descenso de las ventas de mayor precio como equipamiento deportivo o accesorios de lujo en medio de las preocupaciones de los consumidores por un aumento de la inflación y una caída del mercado de valores. 

El mal momento para el mercado del BNPL no es resultado de un único factor, pero sí de una serie de cambios más amplios en el escenario general. 

Los volúmenes de comercio electrónico han caído tras su auge durante la pandemia, el levantamiento de las restricciones ha llevado a los consumidores de nuevo a las tiendas y a hacer un gasto más cuidadoso. A esto se suma que otros grandes jugadores del negocio financiero están empezando a entrar en el mercado del BNPL. Y para acabar, las dudas sobre la regulación de este segmento tampoco ayudan a que las empresas vivan un momento dulce. 

La entrada de los grandes bancos en el BNPL 

En España, Santander dio un golpe sobre la mesa cuando a comienzos de año anunció la creación de su plataforma Zinia. Este nuevo servicio se había probado en Alemania, y que se espera poco a poco vaya llegando al resto de mercados en los que opera el grupo financiero, incluido España donde se espera que aterrice en septiembre. 

La entrada de un gran banco con presencia en varios mercados, entre ellos Estados Unidos, supuso la escenificación más clara de que las grandes entidades no querían dejar pasar esta oportunidad de sumar comisiones en un momento complicado para el negocio

Zinia se convirtió así en el primer producto lanzado por su división Digital Consumer Bank. Un año antes, Santander había reorganizado su negocio agrupando bajo este nombre la tecnología de su filial digital, Openbank, y Santander Consumer Finance. 

"Es un día importante para la industria porque es la primera vez que un banco con el tamaño de Santander tiene la tecnología para jugar en un campo de igual a igual con las fintech estando regulado", decía Ezequiel Szafir, CEO de Openbank, a Business Insider España, en una entrevista en el momento del lanzamiento.

La entrada de Santander en este nicho del negocio financiero no ha sido la única. CaixaBank anunció tras la presentación de su plan estratégico, el lanzamiento de iZZinow, un servicio de dentro del segmento del compra ahora y paga después. 

Un servicio que irá de la mano de la tarjeta MyCard, ya que es necesario contar con este plástico para poder activar el servicio. La entidad espera que, antes del verano, el servicio esté disponible para el 100% de los clientes que cuentan con este medio de pago, con 7,2 millones de tarjetas emitidas en España. 

CaixaBank ofrecerá la posibilidad de fraccionar el pago en 2 meses de forma totalmente gratuita, sin intereses ni comisiones, o ampliarlo hasta 12 meses con intereses.

Por su parte, Bankinter anunció también su servicio Paga Cómodo, con el que permitirá a sus clientes decidir cómo pagar cualquier gasto o movimiento de un importe superior a 90 euros cargado en cuenta corriente en los últimos 3 meses. 

En el terreno internacional, los bancos también se mueven 

La tendencia a ampliar su negocio en el terreno de los pagos está siendo internacional. Barclays anunció una alianza con la fintech Amount para ofrecer servicios de marca blanca BNPL a los comercios en abril de 2021. Por su parte, JPMorgan Chase anunciaba el lanzamiento de Chase Pay en 4 en un evento con motivo de la celebración del día del inversor en mayo. 

Goldman Sachs también habían anunciado que sigue trabajando en su parte de de financiación al consumo, MarcusPay. Por el momento, el banco ha anunciado una alianza con la aerolínea estadounidenes JetBLue, que permite a los pasajeros dividir el pago del billete. 

Compra ahora y paga en dos meses: los bancos entran en el negocio del pago aplazado y presionan a unas 'fintech' en horas bajas

Deutsche Bank adquirió en septiembre de 2021 a la empresa proveedora de pagos Better Payment. Con esta compra, el banco explicaba en un comunicado que querían ganar cuota de mercado en el terreno de los pagos. En la misma nota, Deutsche Bank explicaba que integrará las soluciones técnicas de la compañía en su cartera de servicios a lo largo de los siguientes 12 meses. 

Quizá la mayor disrupción que ha supuesto el nacimiento de estas grandes fintech de BNPL para los bancos, que siempre han tenido opciones de pago aplazado, ha sido la forma de prestar los servicios. Mientras que en el caso de las entidades tradicionales, el negocio estaba más enfocado en un crédito al consumo para grandes compras con unos tipos de interés que se irían pagando durante años; la entrada de estos nuevos jugadores les ha permitido ver que hay negocio también en las pequeñas compras. 

En este caso, el cliente no paga una comisión, sino que es el propio comercio el que financia este aplazamiento de pagos con la esperanza de que al permitirlo el ticket de compra sea mayor y la recurrencia del cliente aumente. 

La entrada de otros grandes jugadores 

No solamente los grandes bancos suponen una amenaza para las fintech de BNPL, también otros grandes jugadores de los servicios financieros y la tecnología están empezando hacer incursiones en el sector. 

Algunos jugadores de los pagos ya han mostrado su intención de convertirse en "super apps" que permitan a los consumidores gestionar una multitud de servicios financieros y de funcionalidades relacionadas con las compras desde la misma aplicación. 

PayPal anunció en junio que lanzaba PayPal Pay Monthly, un servicio que por ahora solo está disponible en Estados Unidos, con el objetivo de permitir a sus usuarios dividir las compras de entre 199 dólares y 10.000 dólares en pagos mensuales que podrían ir en una horquilla temporal entre los 6 y los 24 meses con una tasa de interés de entre el 0% y el 29,99%. 

El gigante de los pagos también ofrece en el mercado estadounidense el servicio que denomina "pago en 4", una herramienta que permite aplazar el pago sin intereses en compras de hasta 1.500 dólares en cuatro pagos que se realizan cada dos semanas. Asimismo, ofrece una línea de crédito revolving con el nombre de PayPal Credit. 

La primera vez que PayPal relanzó su app fue en septiembre de 2021 y ha continuado añadiendo características que ofrecen servicios relacionados con el BNPL, las compras de criptos, el comercio electrónico y las recompensas, todo en un mismo lugar. 

En el sector bancario hay más temor a la llegada de las grandes tecnológicas al terreno financiero que a las pequeñas fintech. Este temor se ha visto materializado en el anuncio de Apple Cash, que la gran tecnológica lanzó en su evento para inversores en mayo. 

Las fintech de BNPL aumentan servicios y se acercan al punto físico 

El objetivo de muchas fintech es convertirse en super app. En este camino, las empresas de BNPL están desarrollando sus propias marca y programas de fidelidad con el objetivo de atrapar al cliente. 

Klarna lanzó su programa de fidelidad en junio de 2020, permitiendo a los clientes ganar puntos en función del dinero gastado. Klarna ha ido conforme pasaba el tiempo añadiendo nuevas funcionalidades como la gestión de tarjetas o una herramienta de presupuestos. 

Afterpay lo hizo en 2020 con el objetivo de premiar los pagos en tiempo, mientras que Affirm lanzó un programa de devolución de dinero para los clientes que pagaran a tiempo. 

A la par que las empresas de BNPL han ido estrechando lazos con los clientes, también lo han ido haciendo con comercios y cadenas de productos. 

Quizá el caso más claro haya sido la alianza entre Affirm y Peloton, que supuso una gran parte de sus ingresos, y posteriormente su acuerdo con Amazon en Estados Unidos en 2021. Algunos analistas señala que Amazon reemplazará a Peloton como la principal fuente de ingresos de esta fintech

A medida que los compradores han ido volviendo a las tiendas físicas frente al comercio electrónico, muchas de estas fintech han ido también apostando en su estrategia por los comercios físicos. 

Tras la compra de Afterpay por Square (la fintech de Jack Dorsey), que se cerró a finales de enero, la compañía anunció que las funcionalidades de BNPL estarían disponibles en los negocios que estén utilizando los terminales de punto de venta de Square. 

Otras compañías sin conexiones tan claras con los puntos físicos lo que están haciendo es un sistema de alianzas con algunos retailers y centros comerciales. 

Si esto ha pasado en 18 meses, ahora lo que falta por ver es dónde acabará su camino el BNPL. Si serán las fintech sus protagonistas o acabará su trono arrebatado por los bancos tradicionales o las grandes tecnológicas. 

Otros artículos interesantes:

Compra ahora y paga en dos meses: los bancos entran en el negocio del pago aplazado y presionan a unas 'fintech' en horas bajas

El gigante sueco 'fintech' Klarna despedirá a 700 trabajadores, un 10% de la plantilla de la empresa de compra ahora y paga después porque cuando anunciaron sus planes "era otro mundo diferente"

El CEO de Openbank revela por qué es tan importante su entrada en el 'compra ahora y paga después': "Es la primera vez que un banco con el tamaño de Santander tiene la tecnología para competir de igual a igual con las 'fintech'"

Te recomendamos