Un verano "como los de antes": el auge de la campaña turística que hay detrás de los buenos datos de empleo

Pareja pasea por la playa.

REUTERS/Enrique Calvo

El turismo está que se viaja encima. Todavía es mayo, pero las costas españolas ya reciben a los bañistas, y las terrazas están a rebosar. 

Los turistas no han querido esperar al arranque oficial del verano. En abril, España recibió 6,1 millones de visitantes, a sólo un millón de recuperar los niveles de un 2019 récord para el sector, cuando en abril llegaron 7,1 millones de turistas. 

Llegaron algo menos de turistas, pero gastaron más. Los extranjeros se dejaron en España 6.900 millones de euros, sólo un 2% menos de lo que se gastó en total en abril de 2019 (7.056 millones) a pesar de que entonces hubo un millón más de visitas. Y estos datos ya empiezan a dejar huella en el empleo.

El número de parados cayó en mayo en 99.512 personas, y bajó de los 3 millones de parados por primera vez desde 2008, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo. 

De esta cifra, un 11% de la bajada se concentró en Canarias y Baleares, 2 comunidades hasta ahora rezagadas en cuanto a creación de empleo, debido a su elevada dependencia de un turismo que no terminaba de levantar cabeza tras el varapalo del COVID-19.

Baleares y Canarias se han convertido en las comunidades que lideran la caída del desempleo en mayo, y con bastante diferencia.

"Teníamos 2 territorios rezagados, al verse más afectados por la pandemia, que en el último mes han mostrado un aumento del empleo muy fuerte", destacó ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, sobre los dos archipiélagos.

En cuestión de meses, el turismo ha pasado de ser el sector más golpeado por la pandemia a resurgir de sus cenizas. 

En febrero de este año, había 52.500 parados en Baleares. 3 meses después, hay 36.200, un tercio menos. El paro en Baleares se ha desplomado un 52%, más del doble que la media nacional (22,7%). Le sigue Canarias, con una reducción del 30,2% respecto a mayo del año pasado.

,

La subida de las temperaturas, más el fin de las restricciones, más las ganas de verano acumuladas después de dos años de pandemia, han sido el caldo de cultivo para un boom del turismo en 2022. Y la demanda ha salido en tromba antes incluso del pistoletazo de salida del verano.

"Hay un cambio de tendencia como consecuencia de la recuperación poscovid. Había una demanda embalsada, y a medida que se han ido liberando las restricciones hemos ido viendo una mejora. Antes igual no se notaba tanto, pero a partir del segundo trimestre el empleo lo va a notar mucho más", anticipa Marta Martínez-Matute, doctora en Economía y profesora del Departamento de Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Madrid.

El efecto 'Ave Fénix' del turismo en España: cómo el sector más golpeado por la pandemia sobrevivió a ómicron y renace más fuerte en 2022

"Los datos de ocupación hotelera en abril son prácticamente los que tuvimos en 2019. Somos muy positivos en cuanto a las ganas de viajar de los turistas, tanto nacionales como extranjeros, este verano. Después de 2 años sin viajar, la gente tiene muchas ganas de salir", señala el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal.

La reactivación del sector se observa también en el número de contratos de trabajo firmados en mayo. Las islas son, de nuevo, las que adelantan a toda velocidad al resto de comunidades.

El número de contratos firmados en Baleares se disparó en mayo un 106% respecto a mayo de 2021, y un 49,6% en Canarias. De media, en España, el aumento estuvo muy por debajo, en el 6,2%.

,

"Los datos reflejan que se han incorporado muchas tareas preparatorias de lo que veremos en verano", anticipó también ayer el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.

El sector ya empezó a dar sorpresas a finales de 2021, cuando el consumo de los turistas en España estuvo a punto de alcanzar los niveles de 2019. En el último trimestre del año, el consumo de los extranjeros recuperó el 86% de lo que representaba antes de la pandemia.

"El sector tiene buena capacidad instalada y hay ganas de disfrutar", explica Francisco Vidal, economista jefe de Intermoney.

La segunda sorpresa llegó en Semana Santa, cuando, a pesar de las implicaciones económicas de la guerra en Ucrania y del descontrol de la inflación y su impacto en el bolsillo de los hogares, el sector levantó cabeza

Según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, junto a ForwardKeys, Baleares se convirtió en el destino favorito para los viajeros en Semana Santa, con un crecimiento del 14%, teniendo a Ibiza como la ciudad favorita (34%), aunque seguida por Palma (12%) y Tenerife (7%). 

Es más. En abril, el turismo superó por primera vez el nivel de empleo que tenía antes de la pandemia de covid gracias al empuje de una buena Semana Santa, con 2,55 millones de afiliados más a la Seguridad Social.

La reactivación del sector también deja huella en los buenos datos que registra el empleo en hostelería. En mayo, hostelería y actividades recreativas fueron los sectores que más crearon empleo, con incrementos interanuales del 30,8% y del 21%, respectivamente. 

,

"Cuando eres puntero y tienes una ventaja competitiva natural y estructural podemos ver cómo uno de los sectores que se había convertido en la debilidad de la economía pasa a ser una fortaleza en 2022", augura Vidal.

Otros artículos interesantes:

El drama de los 'millennials': 11 gráficos que ilustran la temporalidad y el desempleo de los jóvenes en España

Indefinido, pero a medias: el 51% de los contratos fijos firmados en 2022 son discontinuos o a tiempo parcial

El efecto 'Ave Fénix' del turismo en España: cómo el sector más golpeado por la pandemia sobrevivió a ómicron y renace más fuerte en 2022

Te recomendamos