Qué significa el aumento de la presencia de coronavirus en las aguas residuales de Madrid

Vigilancia de las aguas residuales para detección del COVID-19

Reuters

  • La presencia de coronavirus en las aguas residuales de la Comunidad de Madrid está aumentando, según el sistema de detección implementado. 
  • Los expertos aseguran que esto es un indicativo adelantado de los rebrotes y advierten de las consecuencias que puede acarrear de cara a Semana Santa. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La vigilancia epidemiológica de las aguas residuales para anticipar posibles rebrotes de coronavirus se ha consolidado como un sistema eficaz de prevención desde casi el principio de la pandemia. 

En la Comunidad de Madrid, el sistema VIGÍA se encarga del testado de las aguas residuales de alcantarillas y depuradoras para detectar la presencia del coronavirus en las distintas zonas geográficas. 

El gobierno regional utiliza esta información para confinar o abrir las zonas básicas de salud en las que se divide la ciudad y que han marcado la estrategia de contención en la Comunidad, según explicaba Antonio Zapatero, el viceconsejero de Salud Pública, a El Independiente

Aunque los datos de las últimas semanas revelaban un descenso, el último informe del 2 de marzo anuncia un aumento de la presencia de coronavirus en las aguas residuales, lo que despierta la alarma de cara a Semana Santa. 

Coordinar a los 27, garantizar la privacidad de datos sanitarios y asegurar la confianza de los ciudadanos: los desafíos de Europa para implantar los pasaportes inmunitarios

Gloria Sánchez, investigadora del IATA-CSIC, experta en análisis de aguas residuales señala a El Independiente, sobre los datos de VIGÍA, que "hay un ligero repunte en los niveles, esto marca tendencias, así que habrá que ir viendo cómo evoluciona. También es normal, ya van dos semana en Madrid de desescalada y es normal que empiecen a subir los números".

El aumento de la presencia de coronavirus en las aguas residuales suele anunciar la llegada de rebrotes aún no detectados, por lo que habrá que mantenerse pendientes de la tendencia las próximas semanas. 

Para qué sirve la vigilancia de las aguas residuales

"En el fondo, estamos detectando el virus de la misma manera que funciona una PCR", explicaba Arnau Casanovas, un microbiólogo catalán que realiza investigaciones epidemiológicas en la Universidad de Yale, durante una entrevista con Business Insider España. 

Esta técnica ya se ha utilizado anteriormente como vigilancia para controlar los brotes de polio, hepatitis A e incluso cepas de bacterias resistentes a los antibióticos.

El equipo de Casanovas realizó una investigación sobre el potencial de las aguas residuales para predecir rebrotes, ya que gracias a sus investigaciones anteriores contaba con un gran de sistema de almacenamiento de muestras y de datos que ha hecho que ahora se conviertan en un repositorio de muestras de pacientes del COVID-19 del Yale New Haven Hospital, el más grande del Estado de Connecticut.  

Los resultados del estudio confirmaron la eficacia de la vigilancia de las aguas residuales. En general, el sistema de control del agua detectaba la presencia del COVID-19 en una comunidad una semana antes de los casos reportados y 3 días antes de los casos que necesitaban ingresos. 

Sanidad anuncia que llegarán a España 4,8 millones de vacunas de Pfizer en abril

Mediante los sistemas de control en el agua, "unos días antes podrías saber que está habiendo un rebrote y hacer saltar a las alarmas", estimaba Casanovas. 

Desde el inicio de la pandemia y, especialmente en un momento en el que los test de diagnóstico individuales eran escasos,  los científicos han abogado por un sistema de análisis de las aguas residuales que permita localizar zonas geográficas en las que hay casos sin diagnosticar. 

Esto permite aplicar restricciones de la movilidad y distribuir los recursos de forma más eficiente, han asegurado.

El sistema que analiza las aguas en Madrid: 289 puntos de los que se toman muestras y actualización de datos semanal 

El sistema VIGÍA es el mayor sistema de vigilancia temprana de la COVID-19 mediante el análisis de aguas residuales que se está desarrollando en España, asegura la Comunidad de Madrid. 

La iniciativa cubre los 179 municipios de la región y recoge muestras de 289 puntos de alcantarillado y depuradoras. 

La consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, asegura que VIGÍA "se ha convertido en una herramienta muy valiosa para la toma de decisiones de las autoridades sanitarias y ha logrado adelantar las dos últimas olas del COVID en la Comunidad".

Recientemente, la iniciativa ha empezado a publicar un mapa para que se puedan visualizar los datos, que actualiza semanalmente. 

Los expertos aseguran que los datos están anticipando un aumento de los brotes 

"Los datos del agua residual permiten adelantarse unos días a los datos sanitarios", explica Antonio Lastra, coordinador de Innovación en Red del Canal de Isabel II a Redacción Médica. 

Esto es posible "porque cuando alguien está infectado, pero todavía no ha desarrollado los síntomas, desde el punto de vista sanitario aún esa persona no está catalogada como enferma, pero nosotros ya lo detectamos en el agua residual". 

Sin embargo, es importante destacar que VIGÍA no puede establecer una relación causal entre el agua residual y el número de infectados, por lo que solo revela tendencias y no valores absolutos. 

"El análisis de estos resultados sin tener en cuenta el resto de información epidemiológica no es adecuado", advierte el propio sistema.

Aun así, el doctor César Carballo, médico de Urgencias del Hospital Ramón y Cajal, ha advertido de que el mapa "aconseja prudencia y cautela", según recoge La Sexta. 

Una vacuna española de ARN mensajero podría llegar el año que viene

Las advertencias cobran una importancia mayor esta semana, que es cuando las comunidades autónomas empezarán a anunciar las restricciones de movilidad y de actividades que impondrán de cara a la Semana Santa. 

La Comisión de Salud Pública, en la que están representadas todas las comunidades autónomas, ya ha llegado a un acuerdo de cara a las medidas para la Semana Santa.

El documento en el que se recogen las medidas, que ha contado con el voto en contra de la Comunidad de Madrid, está pendiente de ser ratificado el próximo 10 de marzo por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. 

La propuesta establece el cierre perimetral de todas las regiones, toque de queda a partir de las 22:00, limitación de reuniones a 4 personas y prohibición de eventos masivos.

Otros artículos interesantes:

13 españolas que están aportando soluciones contra la pandemia del coronavirus

Las 6 características que tienen en común las 18 mujeres españolas al mando de las grandes empresas tecnológicas

Te recomendamos

Y además