Pasar al contenido principal

Aumentan los recelos de los conductores hacia el coche autónomo a consecuencia de los accidentes

Aumentan los recelos hacia el coche autónomo a consecuencia de los accidentes
Coche autónomo de GM, una marca que no ha sufrido ningún percance grave conocido con sus prototipos. GM.
  • Los recelos de los conductores hacia el coche autónomo aumentan a causa de los últimos accidentes en los que se han visto envueltos varios prototipos recientemente. 
  • El 73% de los conductores de EE.UU. están asustados frente a la llegada del coche autónomo, según una encuesta. 
  • En España, solo el 25% de los conductores se declara totalmente a favor del coche autónomo. 

Recientemente, se ha sabido que un Tesla Model S que se accidentó contra un camión de bomberos en Utah, mientras iba en modo Autopilot, aceleró justo antes de la colisión; también se ha conocido que el coche autónomo de Uber que atropelló mortalmente a una mujer en Arizona no disponía del software para efectuar una frenada de emergencia en esa situación. 

Aunque parece que algunos conductores de los coches de Tesla de EE.UU. tienen dificultades en entender que el Autopilot no es un modo de conducción autónoma total, de confirmarse se trataría de dos fallos terribles para la credibilidad del estado de desarrollo de la tecnología en ambas compañías. 

Si la encuesta que han publicado Mashable y llevada a cabo entre 1.000 conductores de EE.UU. se hubiera hecho después de conocer estas dos noticias, quizá habría arrojado un dato todavía peor. Y es que el 73% de los conductores preguntados dicen que tendrían miedo de subirse a un coche autónomo

Leer más Los negocios que traerá el coche autónomo

Quizá más llamativo resulta que la población millennial es la más afectada por este miedo creciente al coche autónomo, ya que el 64% de este grupo de edad afirmó sentir demasiado miedo como para subirse a uno. Por otro lado, según otro estudio de Cargurus, el 84% de los conductores de EE.UU dicen que no tienen intención de comprar un coche autónomo en los próximos cinco años. 

En España, la aceptación del coche autónomo es baja

Aunque en España no haya tenido lugar ningún sonado accidente con un coche autónomo, la aceptación de los conductores por el coche robot parece ser escasa. Según un sondeo de Ipsos, solo el 25% de los conductores ibéricos aceptaría utilizar un coche autónomo sin pensárselo, con un 13% totalmente en contra. 

Infografía: La idea de un coche sin conductor todavía no convence a los consumidores  | Statista Más infografías en Statista

En el gráfico de arriba, se aprecia en qué países hay más miedo por el coche autónomo y el grupo que pesa más en España es el de conductores que tienen dudas, pero lo encuentran interesante —un 63%—. 

En abril, la Confederación Nacional de Autoescuelas —CNAE— publicó estudio "Vehículo autónomo: opinión de los conductores españoles", que realizó junto con el INTRAS — Instituto Universitario de Investigación en Tráfico y Seguridad Vial, de la Universidad de Valencia. 

Llevado a cabo con 1.205 conductores de entre 18 y 65 años, resultó que el 87,1% de los españoles no está dispuesto a comprar un coche autónomo. Hasta el 57,9% de quienes dieron esta respuesta aludieron al placer de conducir como la principal causa de las reticencias hacia comprar algún día un coche autónomo

Sorprende que hasta el 30,2% de los preguntados por INTRAS y CNAE respondiera no encontrar ninguna utilidad en esta tecnología y casi tanto llama la atención que solo el 43,5% de los encuestados encuentre claras las ventajas de la movilidad autónoma

Infografía: ¿Confiaremos alguna vez en que nuestro coche conduzca por nosotros?  | Statista Más infografías en Statista

El gráfico de arriba, pertenece a otra encuesta de Boston Consulting Group sobre los recelos de los conductores al coche autónomo.

Estos resultados parecen ir en consonancia con los de otra encuesta llevada a cabo en febrero por Ducit —Observatorio Español de Conductores— para Race, en el que el 83% de los preguntados entre los 25 y 36 años y que se ponen al volante todos los días les gusta conducir por encima de todo. 

Los expertos señalan —y por mi experiencia puedo decir que es así— que una vez se ha subido a un coche autónomo en autopista, la desconfianza hacia la tecnología baja.

La inmensa mayoría de los prototipos de coche autónomo que hoy están circulando por todo el planeta lo hacen con un técnico sentado tras el volante o con un kit de control por joystick sobre las rodillas, preparados para tomar los mandos en cualquier momento. 

En el vídeo de la prueba del Renault Symbioz que se puede ver sobre este párrafo se aprecia perfectamente que hay un ingeniero a mi lado con un kit de control. Aunque el coche autónomo de Renault funcionaba perfectamente, en los 20 kilómetros de recorrido dio algunas sacudidas y el copiloto algunos saltitos en su asiento. 

Dejar la conducción en manos de máquinas está muy cerca, pero pasarán todavía unos años hasta que alguien se pueda echar una siesta despreocupadamente en un coche autónomo. Lo próximo serán los asistentes de atascos, el nuevo Audi A8 ya dispone de uno que no puede comercializar porque la legislación europea no lo permite. Y cuando lo haga, el sistema deberá obligar al conductor a mantener la atención de alguna manera. 

Te puede interesar