El aumento de costes en los envíos por mar subirá el precio de productos de todo tipo: desde café o azúcar a muebles o electrónica

Un barco de carga en el mar

Reuters

  • La escasez de contenedores, los atascos o la reducción de transporte en todas las rutas de carga marítima podrían impactar a corto plazo en tu bolsillo en productos de todo tipo. 
  • HSBC Holdings estima que un aumento del 205% en los costos de transporte podría elevar los precios al producto de la zona euro hasta en un 2%. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La escasez de contenedores, puertos saturados y la reducción de transporte en todas las rutas de carga podría traer un impacto casi inmediato a tu bolsillo con subidas de precios en cientos de productos de uso diario como el café que te tomas todas las mañanas o artículos de otro tipo como juguetes o electrónica. 

Tal y como explica Bloomberg, en la actualidad, transportar un contenedor de acero de 12 metros por mar desde Shangai a Rotterdam cuesta ahora 10.522 dólares (unos 9.000 euros) un 547% más caro que el promedio estacional  de los últimos 5 años, según Drewry Shipping. 

Ahora mismo, el 80% de todo el comercio de bienes se transporta por mar y esos costos podrían tener un impacto directo en los precios de cualquier cosa. Desde juguetes, muebles y repuestos de automóviles hasta café o azúcar. 

Los mercados se están preparando para una inflación acelerada. 

"En 40 años en la venta al por menor de juguetes, nunca había conocido condiciones tan desafiantes desde el punto de vista de los precios", explica Gary Grant, fundador y presidente ejecutivo de la tienda de juguetes del Reino Unido The Entertainer, en una entrevista. Ahora ha dejado de importar osos de peluche gigantes de China porque su precio se ha duplicado. "¿Tendrá esto un impacto en los precios minoristas? Mi respuesta tiene que ser sí".

Además, los recientes casos de COVID en centros de exportación asiáticos como China han empeorado todavía más las cosas y sobre todo han impactado en las rutas de mayor distancia. Para que te hagas una idea, el envío de Shangai a Rotterdam es un 67% más caro que a la costa oeste de Estados Unidos

Habitualmente, los costes de envío eran insignificantes, pero ahora se está convirtiendo en un problema grave. HSBC Holdings estima que un aumento del 205% en los costos de transporte podría elevar los precios al producto de la zona euro hasta en un 2%. 

En este sentido, los minoristas tienen tres opciones: detener el comercio, subir los precios o hacer frente al aumento del coste, lo que se traduciría en bienes de todo tipo más caros. 

Jordi Espin, gerente de relaciones estratégicas del Consejo Europeo de Transportistas lo tiene claro: “Estos costos ya se están transfiriendo a los consumidores”, dijo.

Es algo que se está reflejando en cientos de productos. 

Las anchoas de Perú, por ejemplo, ya no se importan a Europa porque los costos son muy altos, explica Espin. Los atascos de los envíos y el coste también ha perjudicado al café arábico que utiliza Starbucks. 

Además, los expertos no creen que sea una medida que se suavice en el corto plazo y lo achacan a que "no hay holgura en el sistema", según Lars Jensen, director ejecutivo de la consultora Vespucci Maritime en Copenhague. 

Las compañías más afectadas están siendo las que ofrecen artículos grandes y de bajo valor, como juguetes y muebles. "Si son productos voluminosos, significa que no puede obtener muchos en el contenedor y eso tendrá un impacto significativo en el precio de desembarque de los productos", apunta The Entertainer's Grant.

Ahora mismo, para los fabricantes de muebles el flete representa ahora el 62% del valor minorista, según Alan Murphy, director ejecutivo de la consultora Sea-Intelligence en Copenhague. 

"Simplemente no puedes sobrevivir con esto", asegura. "Alguien está sangrando mucho".

Para tratar de sortear el problema, muchas compañías han dejado de importar ciertos bienes o buscan materias primas en ubicaciones más cercanas, como está haciendo en Drewry Supply Chain Advisors, según su fundador Philip Damas. 

“Cuanto más duren estas tarifas extremas de flete marítimo, más empresas tomarán medidas estructurales para acortar sus cadenas de suministro”, argumenta Damas. "Pocas empresas pueden absorber un aumento del 15% en los costos totales de entrega de productos comercializados internacionalmente".

Eso sí, por parte de los bancos la visión es optimista. Christine Lagarde aseguró el pasado 10 de junio que espera que se suban los precios de los productos, pero que en la segunda mitad de este año, el efecto se desvanecerá

Otros artículos interesantes:

El aumento de los gastos de envío se prolongará durante todo 2021 y está comenzando a encarecer los precios a los consumidores

El barco volador, la nueva revolución en los transportes marítimos para comunicar zonas costeras e islas

Este buque de carga impulsado por velas gigantescas quiere reducir las emisiones en un 90%