Pasar al contenido principal

He pasado dos semanas con los nuevos auriculares inalámbricos con cancelación de ruido de Sony: por qué creo que son casi perfectos

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez

He probado durante dos semanas la segunda generación de los auriculares inalámbricos con cancelación de ruido WF1000X que Sony lanzó hace dos años y que no salieron muy bien (aunque en su momento fueron mejor valorados que los AirPods de Apple), pero ahora sí que sí: los WF-1000XM3 son alucinantes, independientemente de que su nombre sea impronunciable.

Pero no pierdas de vista que jamás vas a conseguir un nivel de cancelación de ruido como el de los famosísimos auriculares de diadema de la marca, aunque sí consiguen quitar bastante más de lo que conseguirías subiendo el volumen a tope en unos corrientes.

Vamos con un resumen rápido.

Lo mejor:

  • la cancelación de ruido es real, y muy efectiva (sin llegar a conseguir un efecto tan perfecto como el de sus hermanos mayores, los de diadema WH-1000XM3B, que valen 325 euros).
  • en dos semanas no he tenido que cargarlos ni una vez.
  • vienen con una funda de carga que repone la batería al completo 3 veces.
  • la música suena muy bien (y no lo digo yo, lo dice la web especializada en sonido What Hi Fi).
  • se puede llamar a través de ellos gracias a los micros que incorporan y que se dirigen a la boca.

Lo peor:

  • valen 250 euros en Amazon.
  • podrías perderlos, especialmente si no aprendes a encajarlos bien, tienes el pelo largo o llevas accesorios en la cabeza que puedan hacerlos caer.
  • no te permiten escuchar la radio analógicamente, como todos los auriculares inalámbricos.
  • ni tampoco enviar notas de voz por WhatsApp.
  • no puedes regular el volumen desde los auriculares.

Sin duda son los hijos de uno de los mejores cascos dentro de su categoría, destacando por su nivel de detalles, lo refinado que suenan los tonos altos, la potencia en los más bajos y, sobre todo por su impresionante cancelación de ruido... y eso se nota.

Sony los vende como la solución perfecta a las molestas conversaciones telefónicas, los llantos infantiles u otro tipo de ruidos frecuentes que interrumpen, sobre todo, tus viajes ─tanto largos como diarios─ y que puedes evitar que te distraigan de tu película o música gracias a la cancelación de ruido.

Leer más: He probado la Honor Band 5, que es más barata que la pulsera de Xiaomi y me ha ayudado a ser menos sedentaria, aunque no es perfecta

Te cuento mi experiencia más en profundidad tras dos semanas de uso: 

Cancelación de ruido: conseguida

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez

¿Consiguen el mismísimo efecto que los de diadema, los WH-1000XM3B? Si tu pregunta es esa, la respuesta es rotunda: no.

¿Consiguen un efecto parecido? Sí, dentro de sus posibilidades. Entre canción y canción, los ruidos se cuelan, especialmente si son muy fuertes y se producen cerca de ti.

En mi caso, soy capaz de escuchar con nitidez cómo se cierra la puerta de mi portal o las del metro, su pitido al avisar de que sale de la estación o un fuerte motor de un vehículo cercano, pero apenas los escucho cuando la música está sonando (¿un poco? Sí, eso sí).

Sin embargo, incluso sin reproducir música consiguen quitar bastante parte del ruido exterior.

Y en otras situaciones más tranquilas, sin llevar el volumen al máximo, no soy capaz de escuchar ningún ruido alrededor, así que creo que cumplen con su objetivo.

Además, en ocasiones son perfectos: si estás en interiores tranquilos no escucharás nada de nada, de lo que pasa a tu alrededor. Así, pueden servirte muy bien para aislarte en la oficina, viajar en avión mientras ves una película o disfrutar de música o series en casa si tienes vecinos ruidosos.

Sony afirma que con los nuevos WF-1000XM3B ha conseguido un 40% de más cancelación de ruido que sus predecesores con este sistema mejorado que envía ondas al exterior que combaten a las del ruido.

Se adaptan y puedes personalizar a casi todo lo que necesites

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez

Si usas los auriculares mientras caminas por la calle, la cancelación de ruido se desactiva. Si viajas en metro, o permaneces quieto durante unos minutos, se activa sola. Esta es una de las múltiples opciones que funcionará por defecto en los WF-1000XM3, pero que puedes desactivar, o modificar, cuando quieras a través de su app

Así, puedes seleccionar que la cancelación de ruido quede activada por defecto, te muevas o no, o al revés, que siempre escuches el ruido de ambiente.

Son opciones que no solo puedes cambiar en la aplicación de los auriculares: si das un toque en el panel táctil del auricular izquierdo, puedes pasar de un modo a otro.

En la aplicación también puedes regular si prefieres controlar esta y el resto de opciones desde uno u otro auricular, algo útil para zurdos.

Igualmente puedes contestar llamadas tocando cualquiera de los dos.

Como ves, una de las cosas que más me ha llamado la atención de estos auriculares inalámbricos de Sony es su versatilidad para adaptarse a lo que tú les pidas.

Otro ejemplo: por defecto, si pulsas una vez el panel del auricular derecho, se activará el asistente de voz de Google y podrás preguntarle lo que necesitas. Si das dos toques, pasarás a la siguiente canción y si das tres, retrocederás a la anterior, pero todo lo puedes cambiar a tu gusto desde la app.

Leer más: Un instituto catalán está usando reconocimiento facial para controlar la asistencia a clase, algo por lo que ha sido multado con 19.000 euros un colegio sueco

Además, los modos cancelación de ruido y sonido de ambiente no son estancos, así que en la aplicación puedes regular cuánto ruido de fondo quieres que se escuche (en la imagen).

Otra opción permite que baje la música y puedas escuchar lo que pasa alrededor si mantienes pulsado el panel de uno de los auriculares, como ya pasaba con los de diadema WH-1000XM3B: si alguien te habla mientras los estás usando, así no es necesario ni que te los quites ni que pares la música para escucharle.

Y una más: los auriculares pueden detectar inteligentemente cuando te quitas uno, y parar la música si lo haces, pero, de nuevo, solo si quieres. Si no, cambiándolo desde la app podrás escuchar solo por uno, si te parece.

Lo único raro, y no personalizable (aunque podría llegar con actualizaciones del software) es no poder controlar el volumen desde los paneles de los auriculares.

Son cómodos y, definitivamente, son muy bonitos

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez
Almohadillas WF-1000XM3
A. A.

Una vez he conseguido aprender a ponérmelos adecuadamente los WF-1000XM3 me han resultado muy cómodos.

Pero el derecho va en la oreja derecha y el izquierdo en la izquierda, y debes introducirlos y torcer el auricular para que apunte hacia tu boca: sin todo eso, no funcionarán como deben.

Puede llevar un tiempo lograr llevarlos sin miedo a que se caigan.

Colores WF-1000XM3
A. A.

Ahora no tengo miedo a que se me caigan por sí solos, pero sí a que mi pelo, un gorro o un manotazo pueda acabar con ellos en el suelo, o al fondo del andén en el peor de los casos. 

Para evitarlo, los Sony vienen con un buen pack de almohadillas de recambio de distintos tamaños y materiales (muchas más de las que consigues con casi cualquier fabricante) (en la foto).

Por lo demás, me parecen grandes pero discretos, bien diseñados, ligeros y bonitos, aunque desconfío del modelo blanco por lo que se pueda ensuciar. Son de plástico brillante, y el panel táctil circular brilla, como se aprecia en las fotos.

La batería es espectacular: no tiene rival

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez

10 minutos de carga permiten utilizarlos durante 90 minutos. Los nuevos Sony están pensados para que viajes y para situaciones en las que el tiempo es escaso, así que facilidades como esta te van a gustar.

Por otro lado, los auriculares vienen con una funda de carga, es decir, que para cargar los auriculares solo deberás guardarlos en la carcasa, y para recargar esta tienes que conectarla a un cargador USB-C.

Una vez sacas los auriculares de su funda, tienen batería para utilizarse durante 6 horas ininterrumpidamente, y la caja contiene energía suficiente como para otras tres cargas completas antes de que tengas que volver a conectarla a la corriente: en total, 24 horas de uso. Si los utilizamos sin cancelación de ruido, esas horas se convierten en 32. Nada mal.

En la práctica, no tienes que pensar cuándo cargas los auriculares: siempre que no los utilices, los guardas en su funda y automáticamente recuperarán toda la batería que hayas gastado, y siempre que vuelvas a ponértelos volverán a estar cargados al máximo (si la funda estaba cargada).

Leer más: He probado el Mi 9T Pro, el móvil con el que Xiaomi realmente se acerca al Olimpo de Android, y me ha enamorado por completo

Sorprendentemente, a mí no se me ha agotado la batería en las casi dos semanas que llevo utilizándolos, y siguen estando al máximo cada vez que los saco de la caja (los auriculares te "cuentan" a qué nivel está cada vez que te los pones).

La funda ha recibido algunas críticas por ser bastante mayor que la de los AirPods de Apple, pero creo que la batería lo justifica. Por otro lado, también es bonita: la tapa es dorada, lo que la hace muy llamativa ante el negro, que resulta bastante elegante.

La calidad del sonido sobresale

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez

A mí me ha parecido que estos auriculares inalámbricos de Sony suenan muy bien, siempre y cuando, claro, no los compares con sus hermanos mayores.

Pero voy a dejar paso a la publicación especializada What Hi Fi: "El nuevo modelo suena más claro, más abierto, más dinámico y detallado", describen. 

Estos compañeros los prueban con diferentes canciones y en todos los casos apuntan (desde su experiencia en este terreno) a que los instrumentos suenan bien, incluso "impresionantes", a que nada suena más de lo que debería, a que se percibe como natural e incluso maravillosamente.

En parte, la buena calidad del sonido tiene que ver con la cancelación de ruido.

Sony también destaca que ha conseguido mejorar el sonido gracias a un nuevo chip Bluetooth que ha cambiado cómo se comunican los auriculares con tu móvil: ahora los dos están en contacto con el otro auricular y con la fuente de la música, y no solo uno con el otro y uno con la fuente de la música, como pasaba antes. Esto también reduce cualquier posible retraso, asegura la empresa.

Yo no he experimentado ningún problema de este tipo.

What Hi Fi recomienda asegurarse de que se prioriza la calidad del sonido por encima de la conexión Bluetooth en la app para una mejor reproducción de música.

El único fallo que veo a los auriculares es que no recojan la voz tan bien como emiten sonido: no te permiten grabar notas de voz con ellos y la calidad de tus voz en las llamadas no es buenísima, por lo que te será difícil que te escuchen en lugares especialmente ruidosos como el metro.

A mí me han encantado: solo deberás estar dispuesto a pagar lo que valen

Sony WF-1000XM3
Víctor Pérez

Si estás acostumbrado a los de diadema, no los vas a querer cambiar. Si no es el caso, estos Sony pueden enamorarte por su increíble batería, su sonido excelente y por ser uno de los pocos auriculares inalámbricos de este tipo de todo el mercado que incluyen cancelación de ruido y que funcionen tan bien. 

Los WF-1000XM3 no se dirigen específicamente para deportistas, entiendo que porque podrían caerse si la actividad es intensa, pero creo que serán útiles para escuchar música mientras te ejercitas un poco o haces máquinas en el gimnasio, incluso para correr, sin cables que te estorben, si eres de los que prefiere hacerlo aislado del mundo.

La única pega: tener Bluetooth encendido todo el día (o durante todo el tiempo que los estoy usando) hace bajar rápidamente la batería de mi móvil.

Puedes comprar los auriculares inalámbricos WF-1000XM3 por 249,00 euros en Amazon.

Aviso: En Business Insider trabajamos para ofrecerte recomendaciones que te resulten interesantes y útiles. En ciertos casos, gracias a nuestros acuerdos con distintos socios, percibimos un porcentaje por las compras que realices, sin un coste adicional para ti.

Y además