Pasar al contenido principal

Un juez australiano acaba de cambiar las reglas de juego entre Facebook y los medios de comunicación, que serán responsables de los posibles comentarios difamatorios de sus lectores

Mark Zuckerberg
Reuters/Rick Wilking
  • Un juez acaba de revolucionar la relación de poder entre los medios de comunicación y Facebook en Australia.
  • Dylan Voller, el protagonista del caso ha denunciado a dos medios, News Corp Australia y Nine Entertainment por una serie de comentarios realizados en la red social. 
  • Los periodistas y las compañías para las que trabajan podrán ser considerados como editores de los comentarios y como tal demandados en caso de difamación.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

Los medios de comunicación australianos deben tener cuidado con la sentencia dictaminada el pasado martes 24 de junio por el juez Stephen Rothman, que ha declarado responsables a los editores y periodistas de los comentarios vertidos por los usuarios en sus publicaciones de Facebook.

Para entender la historia hay que remontarse al 2016 con el caso de Dyllan Voller, el causante de la denuncia y que ha provocado una lucha de poder entre los medios y Facebook.

Todo comienza con la denuncia del joven Dyllan Voller contra News Corp Australia y Nine Entertainment, entre otros medios, por los comentarios realizados por diferentes usuarios en torno a su figura en diez publicaciones de Facebook realizadas entre el 2016 y el 2017.

Los comentarios de la gente aseguraban que el denunciante realizó una serie de delitos, entre los que destacan el asalto y ataque a un oficial del Ejército de salvación, la violación de una anciana y robos de coches. Según el medio ABC, Voller alegó que las publicaciones eran falsas y difamatorias contra su persona.

El juez ha creído a Dyllan Voller, que fue víctima de un caso sobre el maltrato infantil en los centros de detención de menores de Australia. En julio del 2016, el medio ABC Four Corners sacó a la luz las perturbadoras prácticas que se llevaban a cabo en los centros juveniles y de detención.

Leer más: Facebook promete más privacidad: apostará por el encriptado y borrado automático de mensajes, aunque algunos países puedan prohibir la red social

Voller fue protagonista del informe ya que salió grabado en una de las imágenes en una silla de seguridad con una capucha y una cinta adhesiva tapándole la cara. Esta polémica saltó a la los medios que durante un tiempo publicaron historias sobre la vida del menor y las compartieron en Facebook.

Algunas de estas publicaciones calaron en el público que llegó a asegurar que el menor era responsable de los delitos mencionados anteriormente, además de realizar comentarios contra su persona, a menudo negativos y difamatorios. 

Todo esto causó un enorme revuelo en las redes sociales sobre la figura principal de un caso que se llamó: "La vergüenza de Australia: la brutalización de menores detrás de las rejas".

El resultado final de todo esto es un fallo histórico que determina que los medios denunciados pueden ser considerados responsables de los comentarios de Facebook en sus perfiles empresariales en caso de difamación o falsedad.

A partir de ahora los medios de comunicación deben tener cuidado con las publicaciones que hagan en las redes sociales y estarán obligadas a monitorizar los comentarios si quieren evitar problemas.

Además, la medida es retroactiva y abre la posibilidad de incluir no sólo a los medios de comunicación sino a todas aquellas empresas que tengan un perfil profesional en Facebook. 

News Corp Australia, uno de los medios implicados relató en un comunicado enviado a Business Insider Australia que la decisión estaba "fuera de sintonía" y no encaja con las leyes de difamación de otros países democráticos de habla inglesa. 

Además, el medio australiano está considerando si apelar un caso histórico que abre la polémica sobre la responsabilidad de los periodistas sobre los comentarios difamatorios en las redes sociales.

Y además