La automoción comienza a ver la luz al final del túnel de los semiconductores: algunos fabricantes admiten que el suministro de chips está mejorando

Trabajadores de SEAT en una fábrica
Reuters

Después de 2 años de sufrir con la cadena de suministro de semiconductores, el sector de la automoción comienza a vislumbrar la luz al final del túnel. Varios fabricantes europeos, como Daimler, BMW y Volkswagen, admiten una mejoría de la situación, que también se está notando en algunas fábrica españolas.

Todos los ojos estaban puestos en esta segunda mitad de año, en la cual algunos estudios auguraban el inicio de la recuperación del mercado, y aunque algunos fabricantes como Toyota siguen recortando producción por este motivo, otros comienzan a notar cierta mejoría en el suministro hasta el punto de poder comunicarlo tímidamente.

"No es la situación perfecta, pero estamos mejor que el año pasado (...) No deberíamos celebrarlo demasiado pronto, seguimos monitorizando la situación de cerca", ha asegurado recientemente Karin Radstrom, la directora de Daimler Trucks, la marca de vehículos pesados del grupo alemán Mercedes, según recoge Bloomberg.

No solo se trata de chips: la crisis de suministros afecta a un componente menos tecnológico de los vehículos que está obligando a los fabricantes a relocalizar y cambiar su forma de producir

Empleadas de una fábrica de cableado en Ciudad Juárez, México

También desde BMW hablan de una situación "un poco más estable" en la cadena de suministros y en Volkswagen reconocen mayor continuidad en el suministro, según portavoces citados por la agencia de información económica.

La percepción de la situación por parte de los fabricantes alemanes de automóviles también ha mejorado, según el barómetro del instituto alemán IFO, que reporta un aumento de la confianza en el negocio de 11,9 puntos en abril a 17,5 puntos en mayo.

 Los fabricantes con presencia en España también detectan mejoría

El sector en España acumula en lo que llevamos de año una merma de más de 260.000 vehículos producidos menos que en 2019, el último año previo a la pandemia, ya que hasta abril solo se habían producido 718.850 unidades. Esto es incluso un 15,4% menos que el año 2021, según los últimos datos disponibles de la patronal Anfac

Sin embargo, algunos fabricantes comienzan a confirmar que la situación se aproxima a la normalidad. Fuentes de Seat aseguran a Cinco Días que detectan "cierta normalidad con el suministro de piezas", que también reconocen desde Renault y Stellantis al mismo rotativo económico. Tanto es así que Martorell (Seat) trabajará en agosto y en Stellantis Vigo se baraja trabajar en fin de semana.

Una mejoría en el suministro ayudaría a un sector en el que la demanda de los usuarios ha catapultado los precios del coche usado y que en mayo vio una leve subida de matriculaciones de turismos a particulares (34.666 unidades, un 4,3% más interanual) y empresas (32.076, un 3,3% más). En el conjunto del año, se han matriculado 141.581 turismos a particulares, un 2,1% más que en 2021.

Otros artículos interesantes:

No solo se trata de chips: la crisis de suministros afecta a un componente menos tecnológico de los vehículos que está obligando a los fabricantes a relocalizar y cambiar su forma de producir

La escasez de chips podría alargarse más allá de 2023, según el CEO de una compañía neerlandesa de la que no habías oído hablar y que es clave para el sector

La falta de piezas de Ucrania y los precios de la electricidad desbancan a los semiconductores en las preocupaciones de la industria automovilística, según el presidente de Seat y de la patronal Anfac

Te recomendamos