Pasar al contenido principal

La mano blanda de los reguladores con Elon Musk y sus locuras en Twitter empieza a sembrar la discordia en el Gobierno de EEUU

Elon Musk, CEO de Tesla
El CEO de Tesla, Elon Musk Reuters
  • La semana pasada, Elon Musk llegaba a un acuerdo con la SEC por el que se iba con un simple tirón de orejas de uno de sus ya famosos anuncios falsos en Twitter.
  • La decisión suponía obviar que Musk se estaba saltando un acuerdo previo por el que debía someter sus publicaciones en redes sociales que trataran de la empresa a un filtro previo por parte de sus abogados.
  • Ahora un comisario de la propia SEC critica este trato de favor y se muestra contrario a olvidar que Elon Musk ha faltado a su propia palabra.

La semana pasada, Elon Musk alcanzaba un acuerdo con la SEC (equivalente a la Comisión del Mercado de Valores española) para evitar ir a juicio por saltarse las restricciones al uso de Twitter que había aceptado en uno de sus numerosos episodios controvertidos en la red social.

Fue en 2018 cuando Elon Musk anunció en Twitter que Tesla saldría de Bolsa y que tenía los fondos para ello. Pero la noticia resultó ser falsa y ante el efecto negativo que tuvo en los accionistas que se creyeron sus palabras, los reguladores norteamericanos le obligaron a renunciar a la presidencia de la empresa, a pagar 20 millones de dólares y a que todas sus publicaciones fueran supervisadas por un abogado.

Pero Musk no es un hombre que se deje mandar tan fácilmente y este mismo febrero, la SEC acusó a Musk de violar ese acuerdo al publicar un tuit sobre sus objetivos de producción de Tesla (de nuevo, exagerados y posteriormente rectificados por la compañía) que obviamente no había sido aprobado por los abogados de la firma. 

Leer más: Elon Musk, el último 'enfant terrible' de la industria de la automoción

Un nuevo traspiés que le podría haber costado muy caro al fundador de Tesla, pero que finalmente se saldó con un tirón de orejas, la especificación de qué tuits debían pasar el filtro previo y una advertencia sobre las millonarias y progresivas sanciones en que podría incurrir el empresario en caso de reincidir en su conducta.

Pues bien, esta mano blanda ejercida por la SEC no ha gustado a algunos de los miembros de este organismo. En concreto, al comisario Robert Jackson, quien ha mostrado públicamente su contrariedad por el acuerdo, que ha sido aprobado por un juez federal este martes.

"Dada la conducta del Sr. Musk, no puedo apoyar un acuerdo en el que no admita lo que está claro para cualquiera que haya seguido esta extraña serie de eventos", dijo Jackson en un comunicado. "Musk rompió el acuerdo que hizo el año pasado con la Comisión, y con los inversiores estadounidenses", agregó.

De esta forma se constata la división que Elon Musk está provocando en el seno de las autoridades norteamericanas y, lo que es más, deja en el aire una importante pregunta: ¿Saldrá otra vez indemne el creador de Tesla en caso de volver a las andadas una vez más? El tiempo lo dirá.

Y además