Quién es quién en la carrera por conseguir baterías útiles para los aviones eléctricos, la próxima revolución del transporte aéreo

Eviation Aircraft

Eviation

  • Aunque la tecnología actual no permite fabricar aviones que funcionen con baterías, muchos equipos trabajan ya en aeronaves de corto alcance.
  • La construcción de baterías para alimentar esos aviones podría convertirse en un mercado capaz de mover miles de millones para 2030.

El peso es el mayor enemigo de los vuelos. Y para el sector de la aviación, que se enfrenta a múltiples regulaciones y a la presión política para reducir sus desmesuradas emisiones de carbono, eso es un gran problema.

Los aviones eléctricos ayudarían a la reducción de esas emisiones, además de ahorrar en costes de energía y mantenimiento. Por ese motivo, aunque la tecnología actual no permite construir aviones de largo alcance alimentados por baterías, muchas compañías exploran este tema con aeronaves de corto y medio alcance.

Según la empresa de investigación de mercados MarketsandMarkets, se calcula que el mercado mundial de aviones eléctricos superará los 28.000 millones de euros en 2030, y la construcción de las baterías para alimentar esas aeronaves podría ser un mercado de más 1.000 millones de euros para ese mismo año.

Las compañías que se enumeran a continuación han desarrollado una infraestructura clave que incluye, no solo baterías más grandes y mejores productos químicos, sino también motores eléctricos del tamaño de la aviación y otros componentes. 

Otras son fabricantes de aviones o modificadores que demuestran el potencial de este sector en auge, construyendo aviones híbridos que funcionan o diseñando aviones eléctricos que permitan un transporte aéreo comercial de bajas emisiones. 

En definitiva, estas empresas son las que más potencial tienen para liderar el sector.

Electric Power Systems

  • CEO: Nathan Millecam
  • Sede: North Logan, Utah

El X-57 Maxwell de la NASA, destinado a probar el potencial del vuelo eléctrico, utiliza baterías Epic construidas por Electric Power Systems. EP Systems ha desarrollado 3 módulos: el más denso energéticamente, llamado Energy, tiene una densidad de potencia de 205 vatios-hora por kilogramo y está pensado para alimentar pequeños aviones. 

La empresa Bye Aerospace, con sede en Colorado, ha utilizado las baterías de EP Systems en sus pequeños aviones eléctricos destinados a tareas como el entrenamiento de vuelo. Las 2 baterías de nivel inferior contienen suficientes electrones para aviones híbridos o aviones eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL).

MagniX

  • CEO: Richard Chandler (Grupo Clermont)
  • Sede: Everett, Washington

Con sede en Washington (aunque pertenece al Grupo Clermont, ubicado en Singapur), MagniX ha adaptado pequeños aviones antiguos, como los Cessnas, con su plataforma de propulsión por baterías para startups como Harbour Air y Eviation. 

En 2021, un programa de la NASA destinado a madurar la tecnología de vuelo eléctrico a través de la investigación en tierra y en vuelo, repartió 257 millones de euros en subvenciones entre GE Aviation y MagniX.

Cuberg

  • CEO: Richard Wang
  • Sede: San Leandro, California

Propiedad del gigante energético sueco Northvolt, que fabrica baterías de iones de litio para vehículos eléctricos, Cuberg se centra en alcanzar la siguiente generación de tecnología de baterías para hacer realidad los vuelos eléctricos de larga distancia

Cuberg ha recaudado fondos del Ejército de Estados Unidos, el Departamento de Energía, Boeing y otros organismos para superar los retos necesarios para construir baterías con ánodos de silicio o metal de litio, lo que podría dar lugar a una densidad de energía que no es posible con las actuales baterías de iones de litio y sus típicos ánodos de grafito. 

En julio, afirmó que sus pruebas demostraban una capacidad de 380 vatios-hora por kilo con su tecnología de litio-metal.

El disparatado proyecto de Archer: 3.600 millones para construir un coche volador que aspira a funcionar en 2 años

Archer Aviation

Eviation

  • CEO: Gregory Davis
  • Sede: Tel Aviv, Israel

De las muchas startups que pretenden construir el elegante avión eléctrico del futuro, Eviation es quizá la que tiene más posibilidades de lograrlo. Su avión regional totalmente eléctrico, Alice, completó su primer vuelo de prueba en septiembre, alcanzando 171 mph y superando los 1.000 metros de elevación durante su breve tiempo en el aire. 

El avión, que utiliza motores de MagniX y baterías de AVL, fue uno de los favoritos del Salón Aeronáutico de París en 2019. La versión con capacidad para 9 personas que acaba de volar requiere más de 3.600 kilos de baterías. 

Esas células de iones de litio necesitan ser más eficientes, sin embargo, para que Eviation alcance su objetivo de volar cientos de kilómetros solo con energía eléctrica.

Wright Electric

  • CEO: Jeffrey Engler
  • Sede: Albany, Nueva York

Con el nombre de los hermanos pioneros del vuelo, Wright Electric aspira a algo más que a electrificar pequeños aviones. La startup, fundada en 2016, afirma estar desarrollando la plataforma necesaria para construir un avión de pasajeros de 100 plazas capaz de realizar vuelos de hasta una hora

Desde 2017, Wright colabora con la aerolínea EasyJet, interesada en pasarse a la propulsión híbrida o totalmente eléctrica para ahorrar dinero en sus numerosos vuelos de corta distancia por Europa.

Entre sus otros inversores se encuentran la NASA y la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que están interesados en aprovechar los enormes motores de Wright a escala de megavatios para construir generadores eléctricos.

Ampaire

  • CEO: Kevin Noertker
  • Sede: Hawthorne, California

La configuración híbrida permite a los coches aprovechar las ventajas de la energía eléctrica librándose a la vez de los inconvenientes de los vehículos puramente eléctricos, como los largos tiempos de recarga y la escasa autonomía. 

Lo mismo ocurre con la aviación. Ampaire se especializa en convertir aviones pequeños y antiguos en híbridos que consumen menos combustible que antes. Su Electric EEL, un Cessna 337 Skymaster reequipado con un tren de potencia híbrido paralelo, realizó un vuelo de demostración en 2019 y se ha sometido a más pruebas con pequeñas aerolíneas.

 La empresa ha conseguido contratos de la NASA relacionados con su próximo proyecto: electrificar un Twin Otter DHC6 con la esperanza de reducir el ruido hasta 32 decibelios, el combustible hasta un 50% y las emisiones hasta un 75%.

Otros artículos interesantes:

Por qué no existen aún aviones eléctricos (y cuándo estarán en el mercado)

Los aviones eléctricos son el futuro de la aviación, pero los ingenieros aún tienen que superar 2 problemas clave

Un joven de 17 años diseña un motor que podría revolucionar el futuro de los coches eléctricos

Te recomendamos