Así ayudó un grupo de 'gamers' a destruir la 'maldición de las películas de videojuegos'

'Sonic 2'.
'Sonic 2'.
SEGA

Si eres gamer, y te gusta ir al cine, seguro que te suena la llamada maldición de las películas de videojuegos. Comenzó en los años 90, cuando Hollywood decidió adaptar algunos de los juegos más populares a la gran pantalla.

Los primeros intentos fueron decepcionantes, tanto para los gamers como para la industria cinematográfica. Por ejemplo, la película de Super Mario Bros., con un irreconocible Dennis Hooper de Rey Koopa, tiene una puntuación de 29/100 por parte de la audiencia en Rotten Tomatoes. Costó 48 millones de dólares, pero solo recaudó 38,9 millones.

Wing Commander, Double Dragon, Street Fighter, BloodRayne, Final Fantasy: La Fuerza Interior... las películas de videojuegos fallidas no dejaban de desfilar. Y, cuando se estrenaba una adaptación decente (como la primera de Resident Evil), esta venía seguida de secuelas de calidad descendente.

Las 11 peores películas de videojuegos de la historia

Ante este panorama, fue lógico que se creyera que iba a ser imposible lanzar una película sobre videojuegos que gustara a la crítica, a los fans y que cosechara beneficios... hasta hace unos años.

La tendencia empezó a cambiar con el estreno de Pokémon: Detective Pikachu (78/100 de puntuación en Rotten Tomatoes y casi 500 millones recaudados). Después de este éxito, llegaron otros. No solo en la gran pantalla sino también en la pequeña: la serie basada en los juegos de The Witcher o Arcane, la serie sobre League of Legends, son grandes éxitos en Netflix.

Sony lanzó a inicios de 2022 una película basada en Uncharted con Tom Holland a la cabeza del reparto; Amazon prepara proyectos sobre God of War, Fallout, Mass Effect; y la serie de Halo de Paramount ha ayudado a su nueva plataforma por streaming a crecer.

El panorama ha cambiado, cada vez llegan más proyectos prometedores... y precisamente uno de los éxitos más recientes es Sonic 2. Detrás de las películas basadas en el mítico erizo azulado de SEGA, se encuentra una pequeña productora independiente que ha ayudado a adaptar a Sonic a la gran pantalla y, con ello, se ha convertido en una pieza clave para levantar esta maldición.

Gracias al éxito de las 2 películas sobre Sonic, la productora independiente dj2 Entertainment ha logrado aposentarse en Hollywood como pieza clave para adaptar videojuegos. El equipo es muy pequeño, pero sus ambiciones son enormes.

"En realidad, todos en dj2 somos gamers", explica Dmitri Johnson, cofundador y director ejecutivo de dj2 para Protocol

"Cuando consideramos una adaptación, no nos importa la cantidad de copias vendidas". Lo que prioriza dj2 es crear películas o series que trasciendan la fuente original, que puedan valerse por sí mismas como producto tanto artístico como comercial.

"Realizamos lo que llamamos la prueba de la mamá: si mi madre ve una de nuestras películas y luego descubre de refilón que estaba basada en un videojuego, es que hemos logrado crear algo independiente de su fuente", explica Johnson.

"Pero, como también somos fans, si no nos emociona un proyecto, sea película o serie, entonces no lo aceptamos. No tendría sentido".

El carácter independiente de dj2 como productora significa que puede elegir adentrarse en diversos proyectos, y que puede entrar en diferentes fases de los mismos. De esta forma, dj2 puede ayudar con la premisa original o bien en coordinar todos los engranajes para que una serie o película entre en fase de producción.

Como resultado, dj2 se encuentra muchas veces como puente entre los estudios de videojuegos y las compañías de Hollywood. Dj2 no solo se asegura de que el proceso creativo inicial fluye de forma correcta, sino que además de que el proyecto tenga el suficiente presupuesto como para contratar al talento necesario para que el resultado reluzca.

"Encontrar un equilibrio entre ambas partes es clave", explica Johnson. "Demasiadas personas creativas pueden crear películas confusas como Assassin's Creed, y demasiados ejecutivos de Hollywood pueden crear películas como la de Mario".

Precisamente, Johnson explica que los fracasos iniciales, que sirvieron de origen a la maldición, ocurrieron porque había demasiados hombres trajeados comprando derechos de videojuegos e impidiendo que las personas creativas hicieran su trabajo. Por eso el trabajo principal de dj2 es hacer de puente entre ambas partes.

Por ejemplo, dj2 quiere que todas las personas involucradas en adaptar un videojuego entiendan su esencia. "Así que damos a cada ejecutivo una copia del juego y les decimos que vayan a jugarlo y que luego vuelvan para tener una conversación más en condiciones".

Johnson no ve la época pasada, cuando Hollywood generaba producciones desastrosas basadas en videojuegos, con buenos ojos: "Había un estigma de que las adaptaciones de videojuegos siempre fracasarían, que nunca triunfarían. Pero si pones al talento adecuado y buscas a gente realmente comprometida con la fuente original, salen cosas geniales".

Esa es, según Johnson, la clave que explica la era dorada de las adaptaciones de videojuegos: cada vez se deja más espacio a la gente creativa adecuada. Y cada vez se toman riesgos más interesantes en lugar de seguir fórmulas tradicionales que no funcionan.

"Le debemos mucho a Netflix en este sentido. Muchos suscriptores de Netflix no ven la tele tradicional. Ven cosas desde el ordenador o el móvil. También hay subscriptores gamers. Así que crear contenido para esta gente es un movimiento astuto. Y muchas adaptaciones de videojuegos se encuentran entre el contenido de más éxito de Netflix".

Series basadas en videojuegos que lanzarán Netflix, Amazon...

El éxito de series como The Witcher o Castlevania inician un círculo virtuoso: al ser riesgos creativos que funcionan, hay más proyectos parecidos que quieren conseguir un resultado de calidad. "Se genera más intereses".

Ahora, las adaptaciones de videojuegos atraen a guionistas, actores y directores de renombre. En el caso de Detective Pikachu, el actor que ponía voz al Pokémon era Ryan Reynolds, que ha acabado protagonizando Free Guy, una película sobre videojuegos en general, sin adaptar un título en concreto.

'Free Guy'.

Y luego está el éxito de la primera película de Sonic, claro.

"El día después del estreno de Sonic nos llamaban estudios de todas partes".

Además de coproducir las películas sobre el erizo de SEGA, dj2 está trabajando con Netflix para una serie de animación de Tomb Raider; con la desarrolladora indie ZA/UM para una serie sobre Disco Elysium; o con el artista de artes marciales y actor Donnie Yen para una adaptación del juego Sleeping Dogs, entre otros.

Disco Elysium precisamente es un videojuego que ayuda a entender otro motivo por el que las adaptaciones de videojuegos están triunfando. En Disco Elysium, el jugador controla a un agente de policía con amnesia que debe lidiar con decenas de sus diferentes rasgos de personalidad, creando una trama tan compleja como variada en posibles desenlaces.

"La industria de los videojuegos ha expandido sus géneros con respecto a hace 2 décadas. Las historias también han madurado", explica Stephan Bugaj, productor de dj2. "Muchos de los mejores guionistas del mundo escriben historias para videojuegos".

Estas historias más diversas y profundas ayudan a crear series o películas más sofisticadas, y a su vez atraen a creativos de calidad que inicialmente no tienen nada que ver con los videojuegos. Por ejemplo, Craig Mazin, guionista de la galardonada serie Chernobyl, está trabajando como coguionista en la adaptación del videojuego The Last of Us.

"Llevábamos años diciéndolo", remata Johnson. "El problema no eran los videojuegos, sino el cómo se estaban adaptando estos a otros medios. Pero ahora la cosa ha cambiado. Hollywood está escuchando".

Otros artículos interesantes:

Todas las películas de James Bond, ordenadas de peor a mejor según la crítica

Microsoft está creando un programa de publicidad que permitirá a las marcas anunciarse en los videojuegos de Xbox

Netflix podrá emitir las películas de Sony, incluidas las de 'Spider-man', 'Uncharted' y 'Jumanji'

Te recomendamos