Pasar al contenido principal

Baidu empieza a probar sus coches autónomos en Pekín

Baidu coches autónomos en Pekín
Coches autónomos de Baidu. Thomson Reuters
  • El gigante tecnológico Baidu ha recibido las primeras licencias de Pekín para probar coches autónomos en la capital de China.
  • Los automóviles tienen permitido viajar en 33 vías con 105 kilómetros de recorrido en total y realizaron su primer viaje por Pekín este jueves.
  • A principios de este mes, un Uber estuvo involucrado en un choque fatal en Arizona, que genera dudas sobre la seguridad de esta tecnología.
  • Si bien Uber y Toyota suspendieron temporalmente las pruebas de conducción autónoma, Baidu está avanzando a medida que China trata de posicionarse como líder en este sector.


El gobierno chino ha dado luz verde al gigante tecnológico Baidu Inc para probar coches autónomos en Pekín, solo días después de que un vehículo autónomo Uber matara a una mujer en Arizona.

Pekín ha dado a Baidu, más conocido como la versión china del motor de búsqueda Google, un permiso para probar sus vehículos autónomos en 33 carreteras que abarcan alrededor de 105 kilómetros en los suburbios menos poblados de la ciudad, dijo la empresa en un comunicado. Es la primera compañía en recibir licencias para realizar pruebas de carretera abiertas en Pekín, y cinco coches ya se han aventurado en las vías públicas del distrito de Daxing este jueves. 

"Con políticas de apoyo, creemos que Pekín se convertirá en un centro creciente para la industria de conducción autónoma", dijo en el comunicado el vicepresidente de Baidu, Zhao Cheng. "Esperamos trabajar con más socios para allanar el camino para el desarrollo completo de la conducción autónoma".

Leer más Los cinco coches autónomos del Salón de Ginebra que llegarán pronto a la carretera

Existe un creciente escrutinio sobre la seguridad a nivel de los coches autónomos en todo el mundo después de un accidente fatal que involucró a uno de los prototipos en pruebas de Uber en Tempe, Arizona. El Uber autónomo, que circulaba a unos 64 km/h, no disminuyó la velocidad ante un peatón que fue golpeado y luego murió.

Se cree que es la primera vez que un vehículo autónomo mata a un peatón. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE.UU. está investigando el accidente, aunque el jefe de la policía local dijo que "Uber probablemente no tenga la culpa en este incidente". A pesar de esto, la compañía paró todas las operaciones de conducción autónoma en Tempe, San Francisco y Toronto, y varias otras compañías, incluida Toyota, hicieron lo mismo.

"Debido a que el Instituto de Investigación Toyota (TRI) piensa que el incidente puede tener un efecto emocional en sus conductores, han decidido detener temporalmente su propias pruebas en vías públicas", dijo Toyota a Business Insider.

También se ha pedido a las empresas que sean más transparentes con respecto al uso de la tecnología de conducción autónoma con el público. Pero en China, Baidu está liderando el impulso de la tecnología sin conductor, con Pekín dispuesto a mantenerse al día con rivales globales como Waymo, el brazo autónomo de los padres de Google, Alphabet y Tesla.

China emitió licencias a fabricantes de automóviles para permitir que los vehículos autónomos sean probados en carretera en Shanghái a principios de este mes, que incluyó a SAIC Motor Corp Ltd. con base en Shanghái y NIO, empresa emergente de vehículos eléctricos. 

Sin embargo, las reglamentaciones en el sector aún se están poniendo al día ante la rápida evolución y el creciente número de empresas que desean realizar pruebas en la vía pública. El presidente ejecutivo de Baidu, Robin Li, probó el coche sin conductor de su empresa en las carreteras de Pekín en julio pasado, lo que generó controversia, ya que no había reglas para tal prueba en ese momento.

La firma espera tener coches sin conductor en las carreteras de China para 2019. En septiembre del año pasado, Baidu anunció un fondo para conducción autónoma de 1.200 millones de euros, con planes para invertir en 100 proyectos de conducción autónoma en los próximos tres años.

Te puede interesar